…no acierto a entender el Manifiesto con motivo del 25-N del PCE que, a través de su circulación en la red, he leído esta mañana, junto a unas declaraciones de su flamante secretario general José Luis Centella. Soy consciente de que escribir estas líneas me puede llevar a ser tildado por algunos compañeros y compañeras de IU de anticomunista, mccarthysta o aprendiz de dictador digno de gulag, por eso quiero aclarar que no tengo ánimo de polémica ninguna, sino simplemente de opinar sobre un aspecto concreto que me parece alarmante.

Resulta que en este año en el que, a 31 de octubre, ya se contabilizaban 49 mujeres muertas a manos de sus parejas o ex parejas por violencia de género –dato ya superior-; en este 2009 en el que hemos confirmado que la edad de agresores y víctimas es cada vez más joven; en estos tiempos de crisis en que la feminización de la precariedad y exclusión social hacen que muchas mujeres víctimas de violencia de género tengan una dependencia económica mucho más acusada que les impide tomar la decisión de empezar una nueva vida lejos de su agresor; en este 25 de noviembre precedido por una polémica sentencia que ha considerado que una mujer asesinada por su novio no era un caso de violencia de género al tratarse de un agresor “demasiado joven”; hoy, en definitiva, que sabemos que el sistema de protección construido en torno a la Ley de Medidas de Protección Integral contra la violencia de género tiene fallos y lagunas legales, asistenciales, educativas y preventivas, el PCE ha decidido centrar su Manifiesto con motivo del 25 de noviembre en la prostitución como, según denuncia, una de las “manifestaciones más violentas del patriarcado”.

Lean esta acertadísima entrada de don Curro, que se prodiga poco, pero cuando se prodiga, se prodiga. Insultos y comentarios, allí.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →