Me han dedicado un soneto, en mi calidad de tirano. No quepo en mí de gozo:

Si mis palabras apuntan, que disparen
Si mis ideas ofenden, toma asiento
Pues no hay mordaza que calle mi argumento
Ni juicios que culpable me declaren.

Solo en tu trono, dominas el teclado
Sueña el tirano con alzar barrote,
Y en su censura ya renace el brote
Que hará quebrar la furia del candado.

La historia me absolverá, ¿sientes miedo?
Oh, no tiembles, solo son argumentos
El Gulag para los dictadores

De tu caspa, sería un jardín de flores
Larga vida para toda la escoria
Para que pueda ver nuestras victorias.

Visto en el blog del pobre y oprimido Yurrita.

Venga... meta ruido por ahí