Quizá PRISA quiera jugar al desánimo. Con el PSOE bien jodido por la crisis, la salida natural de parte de sus votantes es IU, cuyo crecimiento significativo podría mantener a ZP en el Gobierno otros cuatro años.  La mejor manera de acabar con esa posibilidad es dirigir a la abstención esos hipotéticos nuevos votos de Izquierda Unida. Para eso cuentan con la colaboración activa de Barceló y Centella. Si el enemigo quiere estrellarse, tú dale pista.

Lean completa esta brillante entrada en El Rato Tonto. Y comenten allí.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →