AminatuA mí nunca me ha gustado esa manía que tenemos los españoles de reirnos del ministro de Asuntos Exteriores de turno, pero es que a veces dan mucha risa. Resulta que Moratibos va a llamar a Aminatu Haidar- la activista saharahui en huelga de hambre porque no puede volver a su país, a causa de que el Gobierno español ha decidido colaborar con la monarquía absoluta marroquí en lo que se refiere a la violación de los derechos humanos-  y le va a felicitar la Fiesta del Cordero. Los musulmanes conmemoran con esta fiesta la contraorden recibida por Abraham de parte nada menos que del mismísimo Dios Nuestro Señor de sacrificar a su hijo. En su lugar, el Supremo Hacedor le pidió que sacrificase un cordero, con lo que se mataron dos pájaros (y un cordero) de un tiro: el ansia de sangre del Todopoderoso quedó satisfecha, y los pobres mortales -después del susto que pasaron-  tuvieron manduca para entreterse esa tarde. Con este acuerdo entre Dios y los hombres se puso fin al sacrificio humano en las religiones del Libro. El caso es que ahora, los musulmanes conmemoran este asuntillo cuando han pasado 70 días del fin del Ramadan, sacrificando un cordero después de la oración de la mañana, y dando buena buena cuenta de él en la cena. No parece, por lo tanto, razonable, ni diplomático, sino más bien morboso, que por muy musulmana que sea la activista saharahui en huelga de hambre, el jefe de nuestra diplomadioa, la felicite, precisamente, por una fiesta que se celebra comiendo. En fin, son cosas que pasan.

Como pasa que este domingo, a las 12 del mediodía, en el Auditorio Pilar Bardem de Rivas Vaciamadrid, se celebrará un gran concierto en solidaridad con la activista saharahui secuestrada por el gobierno español. Si pueden van, y si no van, lo pueden seguir por la web del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, que lo transmitirá en directo.

Tagged with →