¡Condeno energéticamente que le hayan dado su merecido a Berlusconi! ¡Hasta pongo admiraciones, en señal y representación de mi energía condenatoria!

¡Hombre, ya, con lo que le costó a este hombre, que vive de su trabajo, la cirugía estética!

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →