Por un rato, aparcamos el ruso, y dejamos paso al inglés. Merece la pena… Vean este vídeo, en el que se explica cómo se preparó la acción pacifista (y pacífica) que envió a cuatro ecologistas -uno de ellos el director de Greenpeace España, Juan López de Uralde- a oscuros presidios daneses, con una petición de hasta seis años de cárcel, mientras que los verdaderos criminales, los que realmente tenían que estar encarcelados, por no haber sido capaces de poner los intereses particulares de las grandes corporaciones por detrás del interés general, después de su cena de gala, volvieron desvergonzados e indecentes a sus palacios de invierno…

¿Qué democracia es la democracia danesa que encarcela a pacifistas y se ensaña con ellos intentándo concenarles a seis años de prisión?

Por si sirve de algo, me vuelvo a cagar en la Reina de Dinamarca…

Venga... meta ruido por ahí