Hny0454A mí, la verdad es que ni la Navidad, ni el solsticio ese de los cursis me mueven ni me dicen demasiado. Estos días se come, y yo -fiel al refrán aquel que se preguntaba a dónde iba Vicente- como. Supongo que me van a regalar cosas, así que -como soy muy bien educado- preparo regalos para aquellos que supongo que me van a regalar cosas. Participio, llevado por la corriente, pero no celebro nada. Tampoco soy desgraciado, como muchos agonías, que eligen las Navidades para acordarse de que no está papá, o no está mamá, o no están ninguno de los dos, y recordar lo mucho que sufren, y la cantidad de gente que se juntaba antes en Nochebuena. Yo -que no tengo ni papá ni mamá- sufro poco. Más bien soy féliz, porque me parece de muy mala educación no serlo, y lo soy siempre: en Navidad, cuando nace Dios, y en Semana Santa, cuando le dan su merecido. Incluso el Domingo de Resurección, cuando después de tres día de libertad, resucita: también ese día soy feliz. Por eso, no encuentro nada especial que escribir sobre la Navidad. Me gusta el personaje literario de Mister Scrooge, pero me parecen patéticos esos emuladores modernos -que lo mismo ni le conocen- que estos días despotrican contra la Navidad, celebran otras tonterías, o presumen de sufrir…

Así que me quedo con tres de las entradas que se han escrito estos días en I Love IU sobre la Navidad: la de mi querido amigo, el habitualmente desenfocado don Bolche, el de don Javi Bustos, y el video que nos trae don Rafa Hortaleza.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →