Vaya mierda de jueces y juezas que tiene España, cagüendiez

Posted · 54 Comments

manuelfuentesEspaña es sin duda alguna, un país de mierda, un país en el que no merece la pena vivir, un país que necesita que de nuevo, acudan las tropas civilizadoras napoleónicas a poner orden. El partido político responsable de una de las más crueles dictaduras que hubo en Europa en el siglo XX, el partido político que para afianzarse en el poder durante 39 años llevó al país a una guerra civil cuyas heridas aún no se han cerrado, no sólo es legal y nadie le molesta -“si sólo son unos pobres viejecitos“, me decía el otro día una parienta, cuando pasamos por la puerta de su local y fui presa de santa ira- tiene la desfachatez de poner una querella contra el juez que se dispone a investigar sus crímenes, y el tribunal competente admite la querella, el mismo tribunal que ha permitido y la ilegalización de un partido político para que PSOE y PP pudieran hacerse con un gobierno autonómico por el que babeaban miserablemente desde hace años. Como dice Escolar, este es el único país en el que las perdices disparan al cazador.

Pero lo que me ha indignado hoy especialmente y de verdad es saber que a Manuel Fuentes, el Alcalde de Seseña, un alcalde que es un ejemplo de dignidad ciudadana y cívica, un alcalde que ha tenido el valor de emprender una lucha sin cuartel contra la corrupción urbanística, comportamiento miserable que es parte integrante de la esencia de nuestra democracia, una mancha de aceite que pringa a prácticamente todos los partidos políticos de la derecha española (incluyendo la derecha nacionalista) e incluso a numerosas instancias del PSOE, le han impuesto una fianza de un millón de euros a raiz de una querella que El Pocero, prototipo del empresario español de derechas y sin escrúpulos, interpuso contra él por injurias. Como dice Inés Sabanés, si el aforamiento tiene sentido en algún caso es en este, en el que el poder ilimitado, corrupto y sin normas de El Pocero, pretende imponerse a las instituciones que representan a la ciudadanía.

No nos equivoquemos: la justicia no es independiente en España, porque España es una mierda de democracia, y cada día lo voy teniendo más claro, y me cago en el rey de España, por si sirve de algo. Lo que están haciendo el Tribunal Supremo con las querellas de la derecha y la extrema derecha contra Garzón por investigar los crímenes del franqusmo, y el juzgado número 1 de Illescas contra Manuel Fuentes por haberse convertido en punta de lanza de la lucha contra la corrupción urbanística, es bien claro: es el propio sistema el que habla y el que avisa  a navegantes de que no se va a permitir que se toquen dos pilares esenciales sobre los que se apoya nuestra democracia: la transición y la propia corrupción, que como señaló Inés Sabanés en nuna conferencia, es un proyecto de clase que busca hacer inviable lo público.Y los jueces y las juezas reinterpretan a su gusto las leyes en cada momento, para aplicarlas con manga ancha, cuando se trata de proteger a la gentuza, o con manga estrecha cuando de lo que hablamos es de defender la razón democrática. Es lo que tiene nuestro peculiar pecado original político.

Sobre este asunto han escrito Inés Sabanés, Fausto Fernandez, Javier Mesonero, Hugo Mártínez Abarca, Rafael García Almazán, y Ale Zaldivar entre otros.

54 Responses to "Vaya mierda de jueces y juezas que tiene España, cagüendiez"
  1. Me parece muy bien que poco a poco empiece a ver con claridad lo que significa la palabra democracia en España y sobra decir que lo de Seseña debería ponernos los pelos como escarpias. Mi aportación se acaba aquí, porque poco puedo añadir, pero recomiendo esta entrevista publicada ayer en Rebelión que viene como anillo al dedo a su reflexión sobre la justicia, la democracia y, en fin, la miseria de país en el que vivimos. no sé si todas sus afirmaciones son serias y sin rastro de ironía pero le aseguro que en mi caso son serias y muy reflexionadas. No me alargo más, lean, lean, que aunque podamos discrepar de algunas de sus apreciaciones, pone sobre la mesa reflexiones que deberían hacernos pensar (a unos más que a otros, claro):

    Entrevista a José Ángel Gallegos Gómez, encarcelado más de dos años por defender derechos ciudadanos básicos

    «Mi meta es que cualquier juez o funcionario público que prevarique o delinca sepa que la probabilidad de penar por ello no es despreciable»

    Salvador López Arnal
    Rebelión

    José Ángel Gallegos Gómez -galiziers@gmail.com– es un abogado cordobés-catalán que ha sido maltratado por corporaciones e instituciones que se vanaglorian de tener una relación directa con la Justicia. Gallegos Gómez ha estado más de dos años en la cárcel -no es una exageración como podrá comprobarse- por defender derechos ciudadanos básicos. José Ángel se ha licenciado en Derecho recientemente y se dispone a presentar doce querellas contra las arbitrariedades que se han cometido contra él. En opinión de este entrevistador, su caso, sin necesidad de suscribir todos las fases de su desarrollo, no sólo hace tronar encendidos gritos de rabia e indignación en galaxias de verdadera justicia sino que exige acciones y pruebas de solidaridad efectiva en nuestro hábitat más próximo.

    Si le parece, podríamos empezar con una breve presentación. ¿De dónde es usted? ¿A qué se dedica si no es indiscreción?

    Nací en la población cordobesa que le ha dado el apellido a nuestro actual presidente de la Generalitat, en Montilla. Y en el mismo año que él emigré con mi familia a Cataluña. Resido desde hace muchos años en Vilafranca del Penedès (Barcelona). De lo anterior ya se puede deducir que soy de la clase trabajadora. Por ello me dediqué a lo que es más propio a sus miembros: trabajar de peón, estar parado, buscar trabajo e ir de empleo en empleo. Por eso que unos llaman azar y otros dialéctica he acabado siendo desde muy recientemente abogado.

    Su historia, la historia que aquí desearíamos contar, si no ando errado, empezó con la adquisición de una motocicleta de importación de Piaggio España. ¿Qué pasó? Creo que usted no quedó satisfecho con su compra.

    Efectivamente, una motocicleta italiana de la marca Gilera distribuida en España por Piaggio España.

    Lo menos que se puede decir de toda esta historia es que es curiosa, anecdótica, pero considero que también se la podría calificar de estrambótica, tragicómica, ridícula y absurda. Yo me hago cruces comprobando que he sido su protagonista, porque aunque obviamente no toda la responsabilidad es mía, mis decisiones han contribuido a este resultado. Y parece que una historia ridícula debía tener un desencadenante no menos ridículo, una motocicleta.

    En toda esta historia yo he pecado de falta de listeza y esto se manifiesta ya desde el primer momento. Elegir Gilera como marca de motocicleta es una decisión desacertadísima, es un producto de mala calidad y un comprador avezado jamás lo hubiera hecho. Pasó lo que tenía que pasar, continuos problemas mecánicos sin solución la convirtieron en un saco sin fondo hasta que decidí librarme de ella. No hace falta decir que no quedé nada satisfecho, sino profundamente insatisfecho.

    ¿Reclamó entonces? ¿Atendieron sus reclamaciones?

    En esto también se denota mi falta de listeza. Un consumidor avezado además de elegir bien, ha de estar preparado para reclamar judicialmente y para ello ha de ir recopilando lo que serán sus pruebas en el caso de demandar. Cuando yo me plateé reclamar no tenía nada en que sustentar mi pretensión.

    Sin esperanzas de éxito reclamé directamente a la empresa infructuosamente, tal como preveía y como ya se pueden imaginar. El trato que recibí de Piaggio fue el que habitualmente dispensan las empresas mercantiles a los consumidores. No fue ninguna sorpresa para mí.

    Después de ello, usted reaccionó repartiendo octavillas en las que denunciaba lo sucedido. ¿Fue así? ¿Qué pretendía con ello? Creo que llegó a circular con un pasquín enganchado en su motocicleta que decía: «Gilera es una estafa» y que las octavillas señalaban lo siguiente: «Yo he sido el desafortunadísimo poseedor de dos motocicletas fabricadas por el grupo italiano Fiat (Fiat, Lancia, Alfa- Romeo, Ferrari, Innocenti, Iveco, Piaggio, Motovespa, Gilera, Puch, Bianchi, etcétera). Y tras esta infausta, aciaga, torturadora y agónica experiencia, recomiendo fervorosamente a todos mis semejantes que jamás se compren un vehículo fabricado en Italia, pues tienen muchas posibilidades de lamentarlo amargamente como yo». Según se ha dicho, llegó a repartir a lo largo de varios años unas 20.000 octavillas y la distribución la realizó coincidiendo con concentraciones de motards y con ocasión de pruebas de motociclismo. Las octavillas circularon, entre otros, por los circuitos del Jarama, Montmeló y Jerez. Como consecuencia de ello, Piaggio España interpuso una querella contra usted. ¿De qué le acusaba?

    Primero fueron los carteles enganchados en la motocicleta y después, cuando me libré de ella y ya no disponía de este soporte, las octavillas. Las repartía sobre todo en lugares donde se concentraban motoristas porque el mensaje iba dirigido a ellos. No sé cuántas repartí, no sé si fueron 20.000 ó 2.000 o cualquier otra cantidad, sé que fueron muchas pero no puedo precisar el número. Claramente mi objetivo era presionar a la empresa para conseguir de ella una indemnización.

    Me acusaron de injurias, calumnias y coacciones. He de decir que una de las razones por las que hice lo anterior, es porque sabía que era y es lícito. Remarco que he empleado el verbo saber y no el verbo creer y que lo he hecho con propiedad. Y no lo sabía por una reflexión o consulta jurídica, que no eran necesarias, sino porque era obvio. Obvio es que es lícito descalificar un bien de consumo como, por ejemplo, hacen los críticos de cine con las películas y obvio es que se puede exigir a otro lo que sea, incluso dinero, y presionarle para que ceda, mientras no se empleen medios ilícitos, como hacen por ejemplo los trabajadores con los empresarios con las huelgas y éstos con aquéllos con la amenaza de la deslocalización.

    Llegó el juicio y usted fue condenado por injurias y coacciones. ¿Es así? ¿En qué se fundamentaba la sentencia que se emitió contra usted? Si no estoy equivocado se le condenó a un año de prisión por calumnias, seis meses más por injurias y dos multas de 300.000 y 500.000 pesetas por coacciones, y, además de ello, la orden de publicar íntegramente la sentencia, que tiene 27 folios, en una revista de aficionados al motociclismo: la Motard Magazine, publicación que había recogido sus quejas en una carta al director.

    En primera instancia también fui condenado por calumnias. Las condenas creo que son exactas. Me sorprende que estén informados de ello. Sólo les ha faltado decir que fui condenado a indemnizar a Piaggio España con 3.000.000 de pesetas por los supuestos daños que le causé.

    La sentencia no se fundamentaba en nada. Es una extensa ensalada de palabras con abundancia de términos jurídicos, como no puede ser de otra manera, pero que no justifica la decisión sino que oculta los verdaderos motivos en ese maremágnum. Para que una acción sea delictiva ha de atacar el bien jurídico protegido y reunir todos y cada uno de los elementos típicos. Dicho en el lenguaje de todos, ha de reunir todos los requisitos del delito. Esta es la primera comprobación que tiene que hacer todo juez ante una acusación, es una obligación legal. Esto faltó en ese proceso y es algo que me hubiera salvado porque mis actos no reúnen los requisitos de esos delitos. Por eso puedo decir que no está fundamentada.

    Dice usted: «oculta los verdaderos motivos en esa ensalada de palabras con ropajes jurídicos». ¿Y cuáles son entonces los verdaderos motivos que subyacen a la sentencia?

    No lo sé. Yo también me lo he preguntado y aún me lo pregunto. No tengo la respuesta, sólo una mera y vaga hipótesis. Aunque para mí y Piaggio España éste fuera un asunto importante, para el resto de la sociedad es una cuestión intrascendente, no es más que otro litigio económico entre dos particulares de los innumerables que hay. ¿Qué interés podrían tener los jueces en favorecer a una de las partes hasta el punto de llegar a la prevaricación? Sólo se me ocurre que entre los jueces y Piaggio existía algún tipo de lazo que les indujo a hacerles este pequeño favor. Y digo pequeño porque a los jueces prevaricar les resulta fácil y el costo nulo. Prevaricar es gratuito. Por ello mismo, el vínculo no tenía que ser necesariamente muy estrecho. Supongo que esta «explicación» les dejará tan insatisfechos como a mí, pero con los datos de que dispongo no se me ocurre otra mejor.

    Por lo demás, nunca fue usted acusado por el fiscal quien sostuvo que «los hechos no constituyen delito alguno».

    Así es, la Fiscalía solicitó mi absolución porque consideró que los hechos no eran delictivos. Pero no se esforzó mucho en mi defensa, porque tampoco argumentó su afirmación. Si se hubiese tomado la molestia de demostrarlo sin dejar lugar a dudas, lo que no era difícil, quizás el juez no se hubiera atrevido a dictar esa condena.

    ¿Y usted no recurrió? ¿Fallaron otra vez en su contra?

    Sí, apelé. El nuevo fallo revocó la condena por calumnias pero confirmó las de injurias y coacciones, imponiéndome una pena y una indemnización mucho menores, multa de 11 meses con cuota de 500 pesetas diarias y 100.000 pesetas.

    Usted ha escrito: «El hecho de ser víctima de una prevaricación, el contacto en primera persona con la corrupción judicial y la impunidad y descaro con la que jueces delinquen, me provocó tal indignación que no se me ocurrió otra cosa que la genial idea de escribir cartas a los jueces en las que les insultaba inmisericorde similarmente como hace el público con los árbitros». ¿Corrupción judicial? ¿Jueces que delinquen? Puede precisar esas afirmaciones.

    Quiero decir algo, que la gran mayoría de la gente no cree y que incluso los lectores de un medio alternativo serán reacios a aceptar: la actividad normal y sistemática de los jueces del orden penal es una actividad prevaricadora al servicio de la clase dominante.

    Como muestra un botón: el Código Penal incluye como eximente el estado de necesidad. Para que se entienda que es esto pondré un ejemplo: si alguien roba porque está hambriento no se le puede culpar ni condenar a pesar de que objetivamente ha delinquido. Yo todavía estoy esperando encontrarme una sentencia en que se aplique esta eximente. En nuestro país residen muchos emigrantes extranjeros a los que se les prohíbe trabajar. Una parte (no entro a cuantificar el tamaño) de éstos vive de la delincuencia porque no les queda otra. Cuando se les condena por sus delitos se está prevaricando por no aplicarles esta eximente. ¿Existe mayor estado de necesidad que tener prohibido ganarse la vida legalmente? Un sistema social que tiene entre sus fundamentos la propiedad privada y la privación a una parte de la sociedad (el lumpenproletario) de cualquier medio de subsistencia, necesariamente tiene que fundamentarse también en el castigo sin miramientos de cualquier ataque de estos desgraciados a la propiedad privada porque obviamente los que no tienen nada tratarán de apropiarse de algo de los que todo lo tienen. Esta noción es muy vieja. Ya decía Adam Smith que el Estado (y los jueces son Estado) existe para defender a los propietarios de los desposeídos, aunque hubiera sido más veraz si hubiera dicho que el Estado existe para someter los desposeídos a los propietarios. Sobre esto me podrían enseñar ustedes a mí mucho más que yo a ustedes…

    No crea, no crea, usted lo está explicando muy bien.

    Prosigo entonces. Pero admitir abiertamente por parte de un Estado que castiga sin piedad los ataques a la propiedad privada en situación de necesidad (de hecho estos son los más perseguidos) daña su buena imagen. La solución es sencilla: se incluye en los códigos penales la eximente de estado de necesidad y se les deja bien claro a los jueces que no deben aplicarla. Los sistemas jurídicos de los Estados, empezando por las constituciones, están plagados de normas que favorecen su imagen pero que no deben aplicarse y no se aplican. Pues bien, cada vez que un juez no aplica esta eximente, debiendo hacerlo, está prevaricando. Esto sucede sistemáticamente; por tanto, la prevaricación es sistémica.

    Ha construido usted un silogismo casi tautológico. Prosiga, prosiga.

    Éste es sólo un ejemplo. Otras normas que no son aplicadas por los jueces penales son todas las garantías procesales, como la presunción de inocencia y el derecho a la defensa. Y así podríamos seguir indefinidamente poniendo ejemplos de prevaricaciones.

    Evidentemente unos individuos acostumbrados a prevaricar, porque en eso consiste su trabajo, no iban a tolerar que yo les injuriase por más que mis injurias no fuesen de las incluidas en el delito de injurias, sino de las lícitas. Era muy fácil para ellos emplear el viejo truco prevaricador de la analogía y hacerlas pasar por delictivas. No ser lo suficientemente consciente de esto fue otra de mis torpezas.

    ¿Puede explicar esto último con más detalle? ¿Qué injurias lícitas formuló usted si no es indiscreción? El viejo truco prevaricador de la analogía. ¿Qué truco es ese?

    Empezaré explicando el truco de la analogía con el delito de coacciones, del que también fui condenado, porque es perfecto para este propósito. Si comparan las definiciones de coacción de un diccionario y del Código Penal comprobarán que son parecidas pero no idénticas. Sin violencia no hay delito de coacciones pero sí puede haber coacción sin más. El concepto de coacción es más amplio y engloba al de delito de coacciones. Por ello es posible coaccionar sin delinquir, basta para ello con no emplear violencia. De hecho sucede así cotidianamente. Antes puse como ejemplo de estas coacciones lícitas las que se ejerce entre sí trabajadores y empresarios, pero el número es infinito y seguro que a ustedes se les ocurre otras muchas. Los conceptos de coacción y de delito de coacción son análogos. Y precisamente por esta semejanza es posible hacer pasar una coacción lícita por una coacción ilícita, ya que a fin de cuentas ambas son coacciones. En esto consiste el truco de la analogía.

    Respecto al delito de injurias, si lo buscan en el Código Penal lo encontrarán junto con el de calumnias bajo el epígrafe «Delitos contra el honor». Es decir, de lo primero que nos informa la Ley, es de que las injurias que no atacan al honor son lícitas. De hecho la mayoría de injurias son lícitas porque no atacan al honor. Si tuvieran la desgracia de pelearse con alguien y a resultas llenarle de improperios, al menos se pueden consolar sabiendo que es muy poco probable que hayan perpetrado un delito. Y es de sentido común: no sería lógico que algo de tan poca trascendencia fuera delictivo. El auténtico delito de injurias es un asunto de gravedad. Si a la injuria de que se tratase le faltase uno sólo de los requisitos con que la Ley define el delito de injurias, no sería delictiva sino lícita. Mis injurias ni atacaban el honor ni reunían todos los requisitos del delito de injurias, por eso eran lícitas. Pero eran injurias y por eso era fácil hacerlas pasar por delitos de injurias.

    Todas las profesiones tienen sus trucos, los periodistas tienen los suyos y los juristas en general y los jueces en particular tienen los suyos y le puedo asegurar que los usan. Se suele decir que la estadística es el arte de mentir con números. Pues si es fácil mentir con números, imagínense con palabras. Pues bien las palabras son las herramientas de juristas y jueces como de los periodistas y saben ponerlas al servicio de sus intereses.

    Pero percibo que lo que usted quisiera es que expusiese esas injurias aquí. No es necesario, se las pueden imaginar, me despaché a gusto y fui todo lo grosero que pude y supe. No pretendí una injuria o crítica inteligente como las de Quevedo sino lo más barriobajera posible. Nuestros jueces no merecen otra cosa.

    Se ha comentado que usted amenazó a los jueces. ¿Por qué? ¿Qué amenazas formuló?

    Rotundamente: no amenacé a nadie. Las expresiones que los jueces hicieron pasar por amenazas no lo son realmente. Son injurias pseudoamenazantes. Si la decisión de injuriarlos, por más que lo merezcan, fue una enorme torpeza, la de emplear éstas fue el summum de la misma. Yo les serví en bandeja el arma de su crimen del que yo mismo iba a ser la víctima.

    Para que se entienda mejor lo que yo hice y lo que yo entendía que estaba haciendo, la mejor comparación es la de los insultos que el público suele proferir a los árbitros. Esto es lo que yo tenía en mente cuando escribía esas cartas y sé de lo que hablo, porque en mi juventud fui árbitro de fútbol de categoría regional durante tres temporadas. Entre las injurias que nos dedicaban habían expresiones del tipo: no vas a salir vivo de aquí, vas a morir, te queda muy poco, vas a salir caliente, etc, etc. Yo nunca me sentí amenazado por ellas, porque simplemente no son amenazas aunque superficialmente lo puedan parecer.

    Para que se entienda mejor pondré un ejemplo del que quizás se sientan protagonistas. ¿La expresión «me cago en Dios y en su puta madre», es una blasfemia?

    No sé, quizá no lo sea, pero nosotros no nos sentimos protagonistas. En absoluto.

    De acuerdo, de acuerdo, pero creo que estarán conmigo en que el significado de esa frase, normalmente, no tiene nada que ver ni con Dios ni con la religión. Se trata de una frase hecha que emplea la palabra «Dios» como podía emplear cualquier otra que no tuviera nada que ver con lo religioso. En los códigos penales del anterior régimen existían (y parece que puede volver al código penal de Irlanda) el delito de blasfemia. Imaginen que unos jueces que tienen algo en contra de ustedes aprovecharan que han empleado esta frase para acusarles de blasfemia y se vieran ustedes en la tesitura de tener que explicar que la han empleado pero que en realidad no es una blasfemia. Si son capaces de imaginárselo, entonces entenderán el problema que afronto cuando tengo que explicar que empleé frases del tipo «te queda poco de vida» porque sabía que no eran amenazas. Sin embargo, la jurisprudencia deja bien claro lo que es y no es amenaza y las distingue de lo que se pueda parecer. Y por ello un jurista no debería confundirse.

    La razón de todas mis injurias, estas pseudoamenazantes y las otras, fue la rabia y la indignación por ser una víctima de la prevaricación judicial y la impunidad de los prevaricadores. Pero también, y esto es importante, el que mis injurias eran lícitas. De no ser así me hubiera desahogado de otro modo… o no me hubiera desahogado.

    Usted finalmente fue encarcelado. ¿Dónde? ¿Cuánto tiempo? ¿Qué puede explicarnos de esa, digamos, experiencia?

    Desde 1998 he sido encarcelado varias veces, pero las primeras estancias fueron cortas, la más larga de doce días y la más corta de unas horas. El 9 de marzo de 2007 ingresé de nuevo y me pasé 826 días, hasta el 11 de junio de 2009. Los tres primeros meses los pasé en La Modelo de Barcelona y los dos años restantes en Brians2.

    La muy cuidada imagen que el Estado Español o cualquier otro Estado da de sí mismo es falsa, también por lo que respecta al tema de la cárcel. Por más seda con que la vistan, cárcel se queda. No es más que un establo de ganado humano al que van a parar los que de alguna manera se oponen al Estado real o supuestamente para doblegarlos y disuadir al resto de la población.

    Evidentemente el tema de la cárcel da para mucho más de lo que se puede contar en la respuesta a una pregunta de una entrevista, pero mi experiencia no hace más que confirmar lo que más o menos todos ya saben.

    ¿Por qué ha estudiado usted Derecho durante estos últimos años? ¿Por rabia? ¿Por indignación ante lo sucedido? ¿Para vengarse, si me permite la expresión? Creo que finalizó sus estudios en 2006 y que en 2007 se colegió para ejercer la abogacía e iniciar esa actividad.

    En mí hay mucha rabia e indignación y no me importaría usar la palabra «venganza» si no fuera por el sentido peyorativo que se le da. No es extraño que la víctima de un delito desee el castigo del culpable. Yo no soy una excepción. Y eso, se mire como se mire, es ánimo de venganza.

    Pero eso no es todo ni es lo más importante. El Estado delinque y prevarica sistemáticamente por medio de jueces y otros esbirros y no hay quien les acuse ante los tribunales por sus crímenes. Eso es algo que debería hacerse. Preferiría no tener que hacerlo yo, pero como no hay otros que se animen, yo daré el paso. No quiero que esto se quede en un mero asunto personal. Yo soy una víctima más entre una inmensidad, es un problema colectivo. Desde la primera prevaricación de que fui víctima me vino a la cabeza la idea de hacerme abogado para la luchar contra la prevaricación en general, no sólo contra las que yo había sufrido. También me rondaba la cabeza la comparación con Simón Wiesenthal, la idea de ser para los prevaricadores españoles lo que él fue para los nazis. Sin embargo, no me decidí a dar el primer paso para ello hasta el año 2002. Entonces inicié los estudios de Derecho que finalicé en el 2006. A principios del 2007 me colegié como abogado y me disponía a comenzar esta labor cuando hube de ingresar en la cárcel. Esto fue lo que más rabia me dio de estar encarcelado, el tener que postergar el planteamiento de mis acusaciones.

    Se dispone usted a interponer un total de doce querellas por delitos de prevaricación judicial perpetrados por jueces de Barcelona. ¿Doce querellas? ¿No son muchas querellas? ¿Cuáles son las razones? ¿Por qué habla usted de prevaricación judicial?

    He sufrido doce procesos penales, en once fui condenado y en uno absuelto por no considerarse mis actos delictivos, de ahí que sean doce las querellas por prevaricación que me dispongo a interponer. Para un abogado que pretende dedicarse a luchar contra la prevaricación doce querellas son pocas. Como ya he dicho, la prevaricación es algo habitual. Lo que deseo es que haya suficientes víctimas que se atrevan a dar el paso de acusar y que por lo menos tengan un abogado dispuesto a defenderles; es decir, que el planteamiento de querellas por prevaricación se convierta en algo tan cotidiano como lo es la propia prevaricación.

    Como ya he dicho en mi caso hay prevaricación porque los actos de los que yo fui autor no son delictivos y esto era conocido. Entre todos los condenados por el Orden Penal de la Administración de Justicia hay una importante minoría que son inocentes y que además no son delincuentes. Estas condenas son prevaricadoras porque aplicando la Ley es imposible este resultado. Hay otro porcentaje de delincuentes que sin embargo están cumpliendo condena por delitos de los que no son autores, es común que a los delincuentes habituales les endosen cualquier crimen. Sus sentencias también son prevaricadoras e injustas. Hay un grupo de delincuentes que cumplen condena por delitos de los que efectivamente son autores pero su autoría no está probada; simplemente los jueces creían en su autoría y han acertado. Esto también es prevaricar. Estos jueces que juegan a acertar las autorías de los delitos son los causantes de los garrafales errores judiciales que de vez en cuando salen a la luz en los medios de comunicación y de los muchos más que nunca se descubrirán. Finalmente hay un grupo de delincuentes condenados por delitos de los que son autores probados, pero que han sufrido un proceso en que no se ha respetado la Ley. Sus condenas también son prevaricadoras e injustas. Yo me pregunto si habrá en este país alguna condena penal a la que no pueda ponérsele ni un sólo pero, y tengo muy serias dudas de que así sea.

    Déjenme hacerle dos consideraciones sobre esto que usted señala. Si la cosa fuera tan básica, tan elemental, ¿no habría habido antes gentes que se rebelasen contra tamaña injusticia? No parece de recibo que toda la ciudadanía tenga, tengamos, una actitud tan servil. ¿No le parece? ¿No se precipita usted un poco en sus conclusiones?

    ¿Quién le ha dicho que lo básico y elemental es fácil de percibir? ¿Quién le ha dicho que la gente se rebela siempre contra las grandes injusticias?

    Para usted y para mí, la explotación es un concepto prácticamente obvio. Pero aún hoy un gran porcentaje de personas, que yo considero mayoritario, no tiene ni idea de lo que es. Fue necesario el esfuerzo intelectual de un genio para sacar a la luz algo tan básico y elemental como el concepto de explotación. Sin él ni usted ni yo sabríamos que es eso.

    Desde que la humanidad entró en su fase histórica civilizándose, creo que eso pasó hace unos cinco mil años, vive en el imperio de la injusticia. Es verdad que desde entonces ha habido rebeliones, insurrecciones, alzamientos, sediciones, motines e incluso revoluciones, pero la mayor parte del tiempo las víctimas de esa injusticia por uno u otro motivo ha tragado con ellas. ¿Se rebeló la ciudadanía contra el franquismo? Y la injusticia de ese régimen era más perceptible que la del actual porque estaba mucho menos disimulada.

    ¿Por qué habría de haberme precipitado? Si he sido condenado por individuos con conocimientos jurídicos por acciones de la que es conocida su licitud con violación además de las normas procesales, si compruebo que esto mismo le sucede a otros muchos cotidianamente, ¿a qué conclusión debería llegar? ¿A la de que los jueces en el fondo son buenos chicos que a veces se equivocan porque esto del Derecho es muy complicado? Si se equivocara alguno de vez en cuando no podría descartarlo. ¿Pero todos y continuamente? Es imposible. ¿Los jueces no saben acaso discernir lo ilegal de lo legal o de lo que meramente se parece a lo ilegal? Entonces como podría exigirse que supieran discernirlo los ciudadanos que han de acatar la Ley que en su gran mayoría no son juristas. Las prohibiciones penales han de ser lo suficientes claras para que las entiendan gentes de cualquier nivel intelectual pues son para todos y normalmente lo son. Que un gran número de jueces se equivoque y den por ilícito lo que es legal es en la práctica imposible.

    La segunda consideración: ¿no se mueve usted a una encrucijada sin salida favorable? Si usted piensa lo que piensa del derecho penal de nuestro país y de los jueces (usted ha dicho que «la actividad normal y sistemática de los jueces del orden penal es una actividad prevaricadora al servicio de la clase dominante»), ¿cómo pretende que esa misma institución resuelva favorablemente las querellas que piensa presentar?

    Como se suele decir, me agrada que me haga esta pregunta, pero en este caso es cierto, porque ha puesto usted el dedo en la llaga. No espero que resuelva a mi favor, eso sería como si un judío presentase ante un tribunal nazi una demanda contra un funcionario nazi por cualquier abuso del que le hubiera hecho víctima y esperase que fallasen a su favor. A lo máximo a que aspiro es a poner de manifiesto la siguiente contradicción: se asume que el Estado es el garante de la justicia, de hecho Locke justificaba la existencia del Estado entre otras cosas porque impartía justicia, pero ¿cómo puede garantizar justicia siendo parte si es condición de todo juez la imparcialidad? De ninguna manera, simplemente ni puede ni lo pretende, lo que realmente busca es ser juez y parte para resolver a favor de sus intereses. Dado que con mis querellas al acusar a estos jueces estoy acusando al Estado al que sirven, el juez no debería ser el propio Estado porque es parte. Pero, ¿creen que el Estado admitiría que juzgasen a sus jueces otro que no fuera el mismo, alguien imparcial, el pueblo por ejemplo? ¿Aceptarían ser juzgados por un tribunal surgido del pueblo sin contaminación estatal?

    ¿Qué conseguiré si logró ponerlo de manifiesto? No lo sé, quizás nada, pero me gustaría que no fuera en vano, que al menos sirviera para abrirle los ojos a alguien.

    Vuelvo sobre algo de lo que ya hemos hablado. Usted también ha señalado, hablando de su caso, que esto le sucede a la mayoría de víctimas del Orden Penal de la Administración de Justicia, que actúa, en su opinión, «como una auténtica Inquisición y las prevaricaciones y abusos de toda clase son la moneda corriente». ¿Auténtica inquisición dice usted? Si fuera así, ¿por qué se acepta todo ello con naturalidad? ¿Por simple resignación?

    La Administración de Justicia es una de las instituciones peor valoradas por la sociedad española, si no la peor. Sin embargo, la sociedad no es plenamente consciente del carácter y amplitud de la corrupción judicial. Del porqué de esta falta de conciencia saben ustedes más que yo. Creo que un filósofo muy apreciado por ustedes y también por mí, dijo una frase que lamento sinceramente no poder reproducir textualmente pero que venía a ser algo así como «quien controla los medios de producción material de la vida, controla los medios de producción de la conciencia».

    Aunque por lo anterior, el nombre de Inquisición cueste de aceptar, le aseguro que es el que mejor define a nuestro sistema penal. Yo no lo empleo como hipérbole sino como descripción.

    Vuelvo a insistir. ¿Qué esperar conseguir con todo ello? ¿Protestar? ¿Llamar la atención? ¿Conseguir que la justicia rectifique sus actuaciones?

    Yo me he puesto una meta muy alta que no espero alcanzar, la uso como faro. Pero sí me gustaría que la alcanzasen los que vengan detrás, y es, que cualquier juez, funcionario o cargo del Estado que prevarique o delinca de otro modo, sepa que la probabilidad de penar por ello no es despreciable, como hoy lo sabe cualquier ladronzuelo. Para esto tendrán que haber ido a parar a la cárcel más de un juez y más de dos.

    Lo que sí me gustaría alcanzar es que la sociedad tome mayor consciencia sobre lo que representa la Administración de Justicia y en general el Estado. Cuando estudié Derecho en la asignatura de Filosofía del Derecho trataron de enseñarnos algo que para ustedes y para mí es obvio, que un Estado es una mafia, no una mafia cualquiera sino la mafia triunfante, la que se ha impuesto en un territorio. La mayoría de alumnos se rebelaban y se negaban a admitir esta verdad que está ante nuestros ojos para cualquiera que quiera verla. Esto hay que cambiarlo, siendo profesor de Filosofía del Derecho, siendo periodista o siendo abogado.

    No sé hasta dónde llegaré. No descarto quedar neutralizado a las primeras de cambio. Porque yo no soy un David que se enfrenta a Goliat, sino una hormiguita que se enfrenta a un elefante y no tengo ninguna arma secreta como tenía David. Tampoco descarto que lo único que consiga sea salir aún más malparado. O que no se me haga ningún caso esperando que me aburra. Ya se verá lo que tenga que ser.

    ¿Cree usted que la ciudadanía está un poco desarmada ante las actuaciones de las grandes corporaciones, sean de éste o de otro ámbito?

    De nuevo tengo que decir que de esto saben ustedes más que yo. Vivimos en una sociedad en la que la mayoría está sometida a una exigua minoría, pero parece que está muy bien montada para este fin, porque de momento no se ha conseguido cambiar. A mí sólo se me ocurre decir que hay personas que hemos llegado al punto de no poder aceptar que esto sea así. Es más fácil que suceda en Latinoamérica por ejemplo, donde el nivel de injusticias y de conciencia es mayor, pero aquí también es posible.

    ¿Quiere añadir algo más?

    Recordar algo que dijo Schopenhauer: toda verdad pasa por tres fases: en la primera es ridiculizada, en la segunda recibe una violenta oposición y, finalmente, es aceptada como evidente.

    • Adolfo G.A. dice:

      Sin justicia lo demás no importa. Cuando un país necesita promulgar leyes para
      proteger a niños arrebatados y a padres divorciados del sadismo, la arbitrariedad y
      el abuso de sus propios jueces significa que la sociedad que santifica tales crímenes
      está enferma.
      Cuando un país permite ejercer a jueces criminales que provocan en muchos niños
      el llamado síndrome de alineación parental, cuando fomentan su manipulación
      más vil, cuando promueven fracaso escolar y les provocan problemas psicológicos y
      de comportamiento que arrastrarán durante toda su vida, cuando promueven la
      infelicidad más atroz de una manera sistemática, significa que la sociedad que
      permite tanta crueldad y tanta vileza para con la infancia, dejándola desprotegida a
      causa de su perfidia políticamente correcta, está enferma. Cuando provocan a los
      hombres acosandolos con denuncias falsas de las mujeres para conseguir sus
      propositos, haciendo que estos ya desangrados previamente con multas, y despojados de todos sus bienes se conviertan en asesinos. Cuando quitan pensiones para darselas a buitres que no quieren trabajar y suponen votos en potencia para el criminal de turno.
      Cuando en un país ejercen jueces criminales que fomentan por sistema violencia de
      género, cuando roban y arrebatan niños a causa de su intransigencia ideológica o
      por machismo, cuando tales jueces criminales se dedican a envilecer a la mujer al
      condenarla de nuevo al fregadero, a una vida fácil sin necesidad de pegar ni golpe a
      costa del sudor y la degradación física y económica, de la dignidad despojada de los
      que fueron sus cónyuges, significa que la sociedad que permite desigualdad de
      género tan envilecedora y arcaica está enferma.
      Cuando jueces criminales empujan al suicidio a padres que no pueden ver a sus
      hijos, o cuando estos hijos les desangran reclamando pensiones que los asesinos les conceden dejando hunido al pensionista, cuando en su desesperación los impulsan a cometer actos violentos sino
      asesinatos, fomentando la violencia de género, significa que la sociedad que incuba
      y hace germinar tales crímenes terribles está enferma, para regocijo de los titulares
      de prensa y aquellos desalmados que quieren perpetuar un estado permanente de
      excepción mediante la aplicación de leyes demenciales envueltas en corrección
      política falsamente progresista.
      Cuando un país
      supuestamente
      democrático promulga
      leyes genocidas y
      salvajes, leyes que
      fomentan delitos de lesa
      humanidad que dan
      cobijo y amparan miles
      de denuncias falsas por motivos económicos con el fin de sacar mayor tajada, entre
      otras muchas motivaciones ideológicas, ruines o pecuniarias significa que la
      sociedad que lo permite está enferma.
      Cuando una democracia promulga leyes que avalan el arresto sin pruebas ni siquiera
      indicios más allá de una denuncia falsa, como las que la vieja Inquisición promovía
      contra judíos o cristianos nuevos para despojarlos de su patrimonio o por otros
      motivos espurios, la sociedad que lo permite está enferma.
      Cuando jueces criminales reniegan del Habeas Corpus autorizando arrestos y
      detenciones arbitrarias, provenientes de denuncias falsas que dejan desamparados a
      reos condenados sin pruebas mediante simulacro de juicio, donde la inocencia tiene
      que ser demostrada al pertenecer el desgraciado a un colectivo inerme y culpable a
      La concesión de la custodia
      compartida en caso de divorcio
      sigue siendo tabú en España. Los
      jueces criminales no se la plantean
      causa de la intransigencia ideológica, significa que la justicia está podrida y la
      sociedad que lo permite está enferma.
      Cuando leyes atroces, en vigor en pleno siglo XXI, avalan la criminalización
      gratuita y sin escrúpulos de un determinado colectivo social, sistema que reproduce
      un macabro proceso secular que garantiza el linchamiento mediático, recordemos el
      reciente y espeluznante caso Montesinos, significa que la sociedad que lo permite
      está enferma.
      Cuando una sociedad considera criminales en potencia a todos los miembros de un
      determinado grupo por el mero hecho de pertenecer a él, sean judíos o buenos
      padres de familia, significa que tal sociedad se comienza a parecer a aquella otra
      que provocó la noche de los cristales rotos porque un único judío polaco mató a
      un gentil en París.
      Fue tal sociedad enferma la que graciosamente había entregado el poder al
      tenebroso tío Adolfo en 1933, el mismo que provocó el Holocausto que causó
      tantos millones de muertos. Gozamos aquí de parecido comienzo.
      Cuando legisladores no se sabe si analfabetos funcionales al no comprender lo que
      aprueban, o fascistas camuflados que lo entienden muy bien, promulgan tales leyes
      que eliminan la presunción de inocencia y animan a los jueces criminales a ejercer
      la Inquisición sin ningún control, significa que la sociedad que lo permite está
      enferma.
      Cuando los medios de comunicación publican titulares impactantes con el fin de
      remontar pérdidas, ignorando los dramas provocados por los jueces criminales,
      significa que la sociedad que lee tales panfletos roñosos está enferma y prefiere
      vivir en la indigencia intelectual camino de su propia pobreza, de la manipulación
      totalitaria y del envilecimiento moral.
      Cuando los medios sólo dan voz a la intransigencia fanática disfrazada de igualdad
      sin pretender encarar la verdad ignorando los problemas de fondo, significa que
      tales medios han perdido legitimidad para informar y han dejado de ser el
      tradicional contrapeso del poder, discriminador de información fidedigna y real. Y
      una sociedad sin prensa libre y avanzada que luche por la igualdad y la justicia es
      una sociedad enferma que necesita una regeneración urgente y radical.
      La concesión de la custodia compartida en caso de divorcio sigue siendo tabú en
      España. Los jueces criminales no se la plantean. Más de un tercio de los suicidios de
      hombres en España los cometen padres divorciados lanzados hacia la desesperación
      y el abismo a causa de sentencias disparatadas y confiscatorias, o por el chantaje al
      que jueces y abogados desalmados los someten, amenazándolos con aplicar de
      manera sádica y cruel las leyes genocidas vigentes. Leyes fascistas, vergüenza de
      esta democracia enferma y de toda Europa, que institucionalizan la presunción de
      culpabilidad.
      Los jueces criminales arrebatan hijos, casa y patrimonio sin contemplaciones de
      manera regular sea mediante sentencia, coacción o chantaje. Por culpa de tales
      aberraciones judiciales unos se suicidan, otros matan, los más se deprimen, el resto
      son arruinados. ¿Quién es culpable de ello más que una sociedad enferma que calla
      y otorga crueldad y patente de corso ilimitada a unos jueces criminales?
      Son asuntos de los que no es políticamente correcto hablar y menos debatir. La
      corrección política, auténtico fascismo camuflado, impide sacar tales temas a
      relucir.
      Cuando se inquirió al Instituto Nacional de Estadística (INE) las razones por las que
      en el año 2006 dejó de publicar las estadísticas de suicidio desglosado por
      segmentos críticos de la población, soltó argumentos peregrinos que sugerían que
      hacía cantar demasiado a la gallina. Muerto el perro de acabó la rabia. Se ocultan
      los datos y el problema desaparece.
      Son consecuencias degradantes de una sociedad enferma que prefiere vivir en la
      ignorancia camino del totalitarismo previsto del cual ya goza de un aperitivo cruel y
      sarcástico. Cuyo fin es santificar la intransigencia de determinados segmentos
      fanáticos y lobbies codiciosos que, apoyados por los jueces criminales, mantienen
      un lucrativo negocio montado a costa de los padres divorciados a los cuales
      despluman sin ningún rubor para satisfacer su holgazanería y su sadismo.
      Impartir justicia de manera correcta sale barato y aligera el trabajo de los juzgados
      siempre y cuando las leyes sean justas y razonables, y los jueces y fiscales,
      profesionales y honestos.
      La justicia está valorada pésimamente en España. ¿Justicia moderna en España? No
      interesa. Muchos jueces criminales serían expulsados a patadas fuese por fascismo,
      machismo o por incompetencia continuada. Las hordas de delincuentes codiciosos y
      fanáticos a las que sirven se quedarían en el paro.
      El drama de los padres condenados a no poder criar a sus hijos por el mero hecho de
      ser padres, y el de los hijos a no poder disfrutar de sus padres ni ser educados por
      ellos, continúa sin querer resolverse por esta sociedad enferma que continúa
      avanzando hacia el totalitarismo no sólo moral.
      Una sociedad que no se plantea solucionar dramas tan terribles, que criminaliza por
      sistema a colectivos de su propia ciudadanía que deberían ser puntal en el que se
      asienta la sociedad, en vez de ser ignominiosamente vapuleados por sus jueces
      criminales, es una sociedad totalitaria y enferma.
      Los ciudadanos comienzan a ser conscientes de las injusticias que los jueces
      criminales perpetran cada día. Los lobbies judiciales, meros pesebres de la casta
      terminal, siguen utilizando los medios de comunicación a su antojo como
      mamporreros a su servicio con el fin de convencer a la población de que mantener
      una ley genocida no es nada malo, no sea que el negocio se les vaya al carajo.
      En época de Franco se condenaba a las mujeres por el mero hecho de serlo. Este
      régimen corrupto falsamente democrático condena a los niños a quedarse sin padre,
      los padres son despojados de manera vil y perversa de su bien más preciado y
      querido, sus propios hijos, negándoles su derecho a educarles y a convivir con ellos.
      Y, de paso se los arruina con el fin de envilecer a la mujer, fin último y definitivo de
      unos jueces nazis herederos del franquismo, auténticos criminales que tan sólo han
      cambiado de víctimas con el fin de alcanzar su ansiado objetivo final, el mismo de
      siempre.
      La Santa Inquisición ha
      devenido en laica
      Inquisición. Nada ha
      cambiado en la justicia
      española después de
      tantos siglos. Los
      métodos son los mismos.
      Las víctimas han
      cambiado de sexo o son
      menores de edad. No
      pueden quejarse. No
      cuentan para nada más
      que para ser
      manipulados por los jueces criminales y las cohortes de llamemos “expertos” a su
      servicio, con tal de privarlos del padre y hacer cumplida caja.
      Cuando se deroga por ley la presunción de inocencia garantizando la presunción de
      culpabilidad, permitiendo arrestos indiscriminados al pertenecer la víctima a un
      colectivo determinado sea gitano, pobre, palestino, judío, negro o un simple padre
      se corre el riesgo de que tal arma se utilice antes o después por un poder sin
      escrúpulos por otros motivos todavía más turbios, y por los jueces criminales con
      gozo y fruición fanático, para poderse ir los muy holgazanes cuanto antes a casa
      después de un intenso día de sadismo acumulado.
      En uno de cada cuatro procesos de divorcio en España hay denuncias de malos
      tratos por medio, por lo menos, cochinamente falsas casi todas. Basta una simple
      denuncia para encarcelar preventivamente al más débil, por si las moscas, al cual le
      han arrebatado de toda protección jurídica, criminalizándolo de por vida.
      Se apoyan los jueces criminales en la infausta ley genocida en vigor, vergüenza y
      oprobio de esta democracia terminal, anticonstitucional a pesar de haber sido
      refrendada por un Tribunal Constitucional relleno de borrachos, peleles o borregos
      incapaces de defender aquello que han jurado, en la que el marido es culpable por el
      mero hecho de serlo, donde la presunción de inocencia ha sido abolida y donde se
      es condenado por razón de su sexo.
      Jamás se condena al agresor causante de tales denuncias falsas, ni siquiera se le
      juzga, ni a los abogados que las promueven con el fin de que puedan a reincidir a su
      antojo al sentirse ambos impunes, pasando por caja, instaurando el terror entre sus
      indefensas víctimas para poder cobrar más de la cuenta.
      El fascismo sociológico no permite sacar a la luz, y menos debatir, el drama
      silenciado que desde hace muchos años oculta la sociedad española, que está
      enferma, que es perpetrado por sus propios jueces criminales con el apoyo
      entusiasta de determinados colectivos codiciosos e integristas o, llamémoslo por su
      auténtico nombre, nazis.
      La custodia compartida tiene que ser, por defecto, obligatoria. Los gastos, a
      medias. Punto de partida siempre. Algo que debería ser de cajón es necesario
      promulgarlo por ley y aplicarlo de manera retroactiva con el fin de resolver el
      La justicia está valorada
      pésimamente en España. ¿Justicia
      moderna en España? No interesa.
      Muchos jueces criminales serían
      expulsados a patadas fuese por
      fascismo, machismo o por
      incompetencia continuada
      masivo sufrimiento, neutralizando a los jueces criminales y revisando una por una
      sus disparatadas sentencias.
      Es imperativo promulgar tal ley de manera inmediata para defender a los
      ciudadanos de la crueldad de sus propios jueces, resolviendo dramas vigentes,
      pidiendo perdón las Cortes en pleno por el daño inflingido durante los últimos diez
      años por unas Señorías analfabetas a sueldo de la ignorancia vigente y del fascismo
      intransigente.
      Una sociedad que promueve leyes genocidas, que necesita tomar acciones tales a las
      exigidas con el fin de proteger a los ciudadanos de sus propios jueces, es una
      sociedad enferma y, su justicia, corrompida.
      Un año más, miles de padres y niños españoles entristecidos no tendrán una feliz
      Navidad a causa de los jueces criminales que gozan causando dolor, aplicando leyes
      inquisitoriales con saña, sadismo y abominable crueldad. Y, la sociedad que lo
      permite, está enferma. La sociedad tiene que revelarse y no con palabras ya que en una selva los protocolos no sirven de nada. Trata al enemigo como él te trata a tí.

      • Aquienleimporta dice:

        todo el mundo habla por los codos pero nadie hace nada, el sometimiento en españa es tal, que parece que lo han aceptado bien, esos sicarios de los que habla el articulo están a sus anchas.

  2. mitxel dice:

    joé, don Ricardo.
    Pero joé, eh?
    JOÉ

  3. Txema dice:

    Los suscribo todo, incluida la deposición, por si sirve de algo.

  4. mitxel dice:

    @Don Ricardo: sí, joé.

    que no encuentro palabras don ricardo. Es una forma vasca de darle la razón en todo.

  5. Red dice:

    En solidaridad con Manuel Fuentes:

    La jueza Carolina Hidalgo huele mal. Ea, ya puede condenarme por injurias.

    (joer, menos mal que me he pensado mejor lo de decir que cuando dictó la sentencia estaba puesta de jaco)

  6. ElSrM. dice:

    Dice cosas bastante ciertas, con el aire castizo que tanto le caracteriza en ocasiones :-)

    Me temo que el camino es, como ha hecho el valiente Juez Garzón, darse voluntaria y voluntariosamente de narices contra el muro, y hacerlo animados aunque nos duelan todos estos despropósitos, todos los fracasos que vengan, hasta que acabemos derrumbándolo, nosotros o los que nos sustituyan en la lucha cívica.

    Esto que ha escrito hoy me ha recordado a un libro que acabo de leerme. Se trata de una monografía histórica titulada “Historia de la mafia” y escrita por el historiador G. C. Marino. Leído lo leído allí, Italia es un país también donde “las perdices disparan a los cazadores”. Gran frase, Don Royo-Villanova. Quizá tenga bastante que ver con todos los pueblos, naciones, países… descendientes del Imperio Romano, no sé.

    Aprovecho para dejarle una cita de I. F. Stone —que no sé quién es— a ver si ayuda a animarlo para este necesario plantar cara a los sinsentidos e injusticias:

    El único tipo de combates que vale la pena luchar son aquéllos que vas a perder, porque alguien tiene que lucharlos y perder y perder y perder hasta que algún día, alguien que crea
    en lo mismo que tú gane. Para que alguien gane un combate grande e importante tras 100 años, mucha otra gente tienen que estar deseando, con alegría y entusiasmo, adelantarse y
    luchar sabiendo que van a perder. No tienes que sentirte como un mártir. Tienes que disfrutarlo.

    Cordialmente,

  7. ElSrM. dice:

    No sé por qué han hecho eso los saltos de línea de la cita de Mr. Stone ^^’

  8. javierM dice:

    Acaban de decir en cuatro que se les había colado un error informático: No es 1.000.000 de euros sino 10.000. euros… ná, cosas de la informástica que la carga el pocero, digo el diablo…

  9. Basseta dice:

    Como profesional del Derecho siento vergüenza. Desconozco los antecedentes, pero no me hace falta conocerlos para decir que esta resolución es un auténtico disparate jurídico.

    Mi solidaridad personal con Manolo y con todos los compañeros de Seseña.

  10. adanes dice:

    Que poco prolifico esta usted.

  11. juan dice:

    Don Richard, el vodka del cumple del heredero Arturinov, le ha dejado a usted sensatamente sembrao, oiga. Le felicito por la entrada.

  12. ElSrM. dice:

    Han informado en las noticias de una rectificación importante de la cantidad de la fianza fijada para el Muy Honorable Alcalde de Seseña.
    Releo y veo que la frase de las perdices era del Sr. Escolar.

    Saludos,

  13. Indio dice:

    Don Ricardo, este año poco pero con los dardos afilados. Espero que siga así.

    Por cierto: Joé!

  14. sukoi-27 dice:

    @Don Ricardo: Huy! Que le pasa hoy?? Se ha cargao de un plumazo todo el sustento democrático de ESPAÑA…. De hecho casi se ha cargao ESPAÑA!!
    Me temo que hoy los dedos largos no vamos ha poder decir gran cosa….Bueno si, que todo lo que usted dice es verdad y no es de hoy, y que los motivos para ello son los que usted dice… y alguno más.
    Pero uno no da pa todo, es cierto, para eso estamos los de los dedos largos…. para completarle don, cada uno con lo suyo y a su manera.
    Bueno por entradas como esta andamos algunos por aquí, y cuando no son como esta pues también…
    Hablando de todo, les comento que Pachilo nos ha ofrecido a todos los vascos un contrato…. Firmarían ustedes algo con semejante tramposo?? Seguro que cuando habla de todos, se refiere a todos??
    Habrá contratos de primera y de segunda?? Por los vascos a quienes se refiere??….
    Ah!! Y el tema no lo he sacado yo…

  15. Joaquín Pi dice:

    Suscribo todo lo dicho por usted, Don Ricardo salvo las últimas dos o tres líneas. Creo que no se llega hasta el fondo de la cuestión en torno a lo referido al mundo abertzale.
    Las ilegalizaciones realizadas en su momento, hasta donde yo sé, se realizaron contra aquellos que participan en política mientras jalean o apoyan mediante su silencio (no condenando los atentados) a aquellos que pasan de la política y tratan de convencer -o más bien subyugar- mediante la dialéctica de la bomba lapa o el tiro en la nuca.
    Una prueba de lo que digo es que Aralar se pudo presentar a las últimas elecciones vascas y eso que es una formación salida toda ella del abertzalismo. Defienden a ultranza la independencia de Euskadi (o de Euskal Herria dirían ellos) pero rechazan la violencia terrorista.
    Como militante socialista, le aseguro que hay que hacer mucho de tripas corazón para pactar con el PP, pero hay cosas que son de salud democrática. El PSE-EE ha subido treinta escaños eso significa que había -hay- una oleada, un deseo de cambio, de “otra cosa” en la sociedad vasca y no más de lo mismo. No creo que los votos del abertzalismo ilegalizado proetarra hayan ido a parar al PSE, es, sencillamente, inconcebible.

    Por cierto, alianzas PSE-PP no, porque queda así como muy derechista pero…¿Ezker Batua y PNV, sí? ¿Por qué? Por si hay alguien que se le haya olvidado, el PNV es conservador, aunque, de acuerdo, no tanto como el PP en su conjunto en toda la geografía española. Digo esto porque ya sé por donde van los tiros con el babeo de los partidos llamados por algunas/os “españolistas” en torno al gobierno vasco…

  16. sukoi-27 dice:

    @Joaquín Pi: Oin!! o le ha petao el ábaco o usted hace las cuentas de la vieja…Treinta escaños?? Oleada?? Jalean a ETA los que no dicen nada?? Los mudos?? Los que no tomamos parte de esa sin razón convertida en crimen?? Y los que tratan de convencer a porrazos, a pelotazos, torturando, encarcelando, ocupando… Esos si condenan? Que , la violencia que sufren ellos?? Y la que sufren los demás??
    Ahora si, Aralar hace democrática la ley de partidos…. Toma reflexión!!
    El setenta y uno % de los vascos rechazan al govierno vasco de Lopez, lo dice el euskobarometro no proetarra por cierto, eso es una oleada o un tsunami anti Lopez… A quien cree que engaña??
    Y con el PNV porque no?? O no estuvo antes?? O no era la opción de la mayoría??
    Y el PP no es derechista es muy FASCISTA y a sus declaraciones me remito, y es profranquista y bueno que mas hay que ser….
    Pero claro de un partido del que ha salido algo tan democrático como el GAL yo ya no espero nada….

  17. Marcus Welvy dice:

    @Joaquín Pi: ¿y que hay del estado de derecho?

    Según la Convención de Ginebra no se puede discriminar a nadie por su ideología, y la Constitución dice que en España se cumple con dicha Convención…

    Según la Sacrosanta Constitución no se pueden ilegalizar las ideas, pues también está dentro de la Convención de Ginebra.

    Según la ley, se puede entrullar a los infractores, pero los delitos de opinión desaparecieron ya no existen o al menos eso dicen los códices legales actuales…

    Pensar o creer que poner una bomba es una solución no es delito (o eso o los campos de futbol estan llenos de criminales peligrosos…). No le negaré que pensar eso es un error, pero no es delito hasta que no se planea en serio poner la bomba.

    A mi tampoco me gustan los grupos terroristas, pero me gusta menos ver que el Estado es uno de ellos.

  18. Jorge F. dice:

    @ElSrM.:

    ¿Cómo consigue “entrar” la cita?

  19. ElSrM. dice:

    Prof. Jorge F.: Se usa la etiqueta HTML “blockquote” así:
    .
    .
    [blockquote] CITA [/blockquote]

    Pero en lugar de poner corchetes se ponen los símbolos de mayor y menor.

    Y queda así:
    .
    .

    CITA

    A ver si ahora que lo explico va y me sale mal :-P  jeje

    Saludos,

  20. robespierre dice:

    Hola Buenas,
    he entrado aqui por casualida y me ha gustado pero muy mucho esta entrevista. Felicitaciones por el blog y por la estudiada y cuidada presentación del mismo, aunque matizo que no he leido demasiado de éste blog.
    Solicito permiso para incorporarme al debate .
    Atentamente

  21. @robespierre:

    Si el kefe (hay que llamarle de Don pa arriba), no me contradice, sea usted bien venido.

    ¿como tiene la gillotina?, ¿afilada?.

  22. robespierre dice:

    Hola Ateo.Rojo:Masón gracias por la bienvenida. La Hoja de la guillotina la tengo un poco oxidada, la verdad.

  23. @robespierre: De nada Don, de nada.

    Pues vaya afilandola que aquí nos “descabezamos” como locos.

  24. ElSrM. dice:

    @robespierre, @ATEO – ROJO – MASON: Jaja, cuándo he leído antes lo de la guillotina he pensado precisamente en eso último que ud. dice. Muy bueno.

    Un saludo a los dos,

  25. robespierre dice:

    No ando muy fino con la guillotina, ultimamente. Hace unas semanas murio un buen amigo, crítico mordaz contra la derecha facciosa, ala que volvia loca, y a los que les tomaba el pelo desde una columna en un periodico y le les dejaba a la altura del betún. Y también daba caña a los falsos progretas. A los supuestos de izquierdas que solo iban a trincar dinero publico.Se llamaba JPS, que mas dá el nombre. Un buen tipo, d e verdad., Honesto, integro, duro contra los intolerantes, sarcastico, mordaz, luchador, desprendido. Jamas me pidio nada y jamas dejó que yo le usase para nada, y se ganó el respeto de muchos.Tambien las enemistades de mcuhos otros.
    Pero bueno, en unos dias ya estaré en condiciones de dar cera en este blog. De momento me estoy leyendo cosas aqui escritas.Interesantes algunas. Y tontadas otras. De momento, como veo que al Jefe de éste blog le gustan , como a mi, mas los cánidos que las personas, aqui va esta enlace para los que quieran acojer a perros abandonados…
    http://www.heimtierheim.com/tierheim~10428~index.html

  26. ElSrM. dice:

    @robespierre: Lamento su sufrimiento por la pérdida de su amigo.

    A mí también me gustan más en muchas ocasiones los comportamientos de los Lupus cani que de los Homo sapiens. Es que nos lo ganamos a pulso.

    Hay tipos íntegros tanto en las derechas como en las izquierdas —recordemos a los ejemplares jueces italianos Falcone y Borsellino, uno de cada tendencia y admirables ambos; acabo de leer un tratado historiográfico en el que aparecen en un par de pasajes. Los más perniciosos para la convivencia en sociedad, considero, son precisamente los que carecen de honestidad, sean de la orientación que sean.

    Si bien me parece que suele afectarle más a la masa de izquierdas que adolezca de esa falta de honestidad y pulso cívico alguien de los suyos de lo que afecta en el bando opuesto. O a lo mejor es un prejuicio mío, no sé.

    Un cordial saludo,

  27. @ElSrM.: Buenas nyores.

    Solo era porqué leyendole eso de la honestidaz, se me ha ocurrido una cosa para comprender la diferencia de criterio en el juicio entre la izqui y la derechi, no se si la compartirán.

    Y es que la izquierda quiere ser honesta pero le gusta el parné una montonera, y la derecha es honesta porque ya sabe y acepta sin prejuicios, que lo que le gusta solo es el parné.

    Saludos

  28. Marcus Welvy dice:

    @ElSrM.: hombre don… yo creo que tiene más que ver con el echo que a las izquierdas se las supone honestas y preocupadas por los demás y esas cosas, mientras de las derechas sólo se espera que se preocupen de ellos mismos…

    Por eso la misma falta puede ser un grave incidente para las izquierdas, pero solo un timo más de las derechas…

  29. ElSrM. dice:

    Sí, supongo que por ahí irán los tiros. Porque me pone verde ver cómo parece que la masa social que se identifica con las derechas, los liberales, los demócrata-cristianos, etc. les permiten —no se resiente el voto demasiado— ciertas cosas que… vaya tela.

  30. robespierre dice:

    LO HE LEIDO POR AHI…
    Paso fuera de mi casa y lejos de mi familia una media mensual de 360 horas (15 días completos), contribuyo al fisco con un 40% de mi salario; entre impuestos directos, indirectos, tasas obligatorias y demás gravámenes, trabajo más de la mitad del año para el Estado. Pago un colegio a mis hijos, mientras financio un sistema de educación pública; me dejo un turrón en una póliza de sanidad privada, pero abono religiosamente mi correspondiente diezmo para que muchos puedan tener cuidados médicos. De lo segundo no me quejo (a pesar de que nadie me lo reconozca) y de lo primero no me quejaría si no fuese porque la educación pública consiste en meter a los niños en fábricas de ignorantes donde sólo se hace hincapié en su adoctrinamiento en un conjunto de paridas sin sentido.

    Muchos están peor que yo. Se levantan a las 6 de la mañana, vuelven a casa cuando sus hijos se van a la cama, conviven con la cotidiana amenaza de perder su trabajo y hacen encaje de bolillos para que el fruto de su sacrificio vital les permita llegar a fin de mes.

    Y otros, de número creciente, están aún peor. Han perdido su trabajo y conservan escasas esperanzas de conseguir otro.

    Todos, de alguna manera, ponemos un montón de dinero para que vosotros, que sois muchos, os alimentéis de nuestra pasta.

    Porque vosotros, incompetentes ejecutivos de la nada, mediocres gobernantes de nuestro Estado central, vivís de nuestro dinero. Sois parte un elefantiásico entramado de Ministros, Secretarios de Estado, Directores Generales, y parásitos varios que contáis con un ejército de asesores, viajáis en coche oficial y reserváis Clase Preferente en vuestros viajes privados, con mi dinero. A cambio, resultáis totalmente incapaces de resolver nuestros problemas, no garantizáis nuestra seguridad ni dentro ni fuera de España, no nos protegéis del desempleo, ni prestáis servicio alguno. Sólo se os ocurren normas para coartar nuestra libertad, para vigilarnos, atemorizarnos y decidir qué es bueno para nosotros. Tomáis posesión de nuestra vida pública, privada y de nuestro dinero para complicarnos la vida, y parís normativas orientadas a seguir siendo necesarios, a no permitirnos deshaceros de vosotros.

    Por si fuese poco, inventáis problemas inexistentes, enfrentáis a la sociedad reabriendo debates cerrados, legisláis para cuatro, y tenéis la jeta de pagar un sueldo a majaderas de manual sin el menor sentido el ridículo que nos hablan de “acontecimientos planetarios”. Todo con mi dinero.

    Vosotros, prebostes de alguno de los diecisiete gloriosos mini-estados autonómicos, también vivís de mi pasta. Unos subidos a cuentos imposibles como la fábula de Aitor, otros mitificando a unos segadores de hace cuatrocientos años. Los demás, a rueda de éstos, os habéis montado un chiringuito de consejerías, direcciones, subdirecciones, patronatos, embajadas y demás máquinas de gastar. Con mi dinero, claro está. Usáis la pasta que yo gano trabajando para fomentar la insolidaridad y sembrar el odio a España; reclamáis la parte que vuestros inverosímiles derechos históricos os adjudican para poder aumentar la pléyade de vuestros deudos, para comprar votos con empleos a dedo. Vivís en la reivindicación permanente que haga andar a una bicicleta que se caería si parara. Vosotros, garrapatas, no resistiríais el mínimo ejercicio de competencia para la obtención de un puesto de trabajo en el ámbito privado, vuestro único mérito es haber medrado en la estructura de un partido político. Y ahora, vivís de mi dinero.

    ¿Y qué decir de vosotros? Sabandijas de los sindicatos de clase. Liberados del trabajo, la responsabilidad y el cumplimiento del deber. ¿Cuántos sois? Sólo en Madrid, 3200; sólo en Madrid vuestro chollo nos sale a los contribuyentes por 77 millones de euros. ¿Para qué? Para que tengáis el uniforme, el mono o la bata sin estrenar. Para que viváis de una novela en la que sois los únicos personajes, porque no representáis a nadie, sin acudir a vuestro puesto de trabajo. No tenéis afiliados, no defendéis nada, firmáis condiciones laborales de miedo para vuestros presuntos representados, cobráis un canon por los ERE´s, o lo que es lo mismo, sangráis al currito en concepto de “asesoramiento” cuando le ponen en la calle; os dedicáis a hacer política, calláis cuando miles de currantes pierden su empleo por no molestar a otros chupones de vuestra cuerda, y ejercéis la protesta asimétrica según quien gobierne. No valéis para nada, no arregláis nada, no solucionáis nada, no defendéis a nadie, algunos habéis conseguido llevar tan lejos vuestros tejemanejes que acabáis de directivos en vuestras empresas…y vivís de mi pasta.

    Y no me olvido de vosotros. Engreídos “creadores”, apoteósicos mediocres del arte presunto, vividores del mérito subvencionado y subvencionable. Vosotros también vivís de mi pasta. Os señaláis la ceja para apoyar sin disimulo a quien os ha puesto en casa, alimentáis vuestra vida regalada de mis impuestos, y además me insultáis. Si no voto al partido que os gusta, podéis llamarme “hijo de puta”; si no comulgo con el Gobierno que os pone el pesebre pedís que se me encierre en un cinturón sanitario; si voto a quien no os mola, me llamáis asesino…todo eso después de que este hijo de puta, asesino y carne de sanidad progre os haya dado de comer con su dinero, a cambio de que produzcáis bodrios infumables que tratan de ganar una guerra 70 años después o que sólo sirven para que alguno pueda liberarse de sus complejos, algunos sexuales.

    Habéis conseguido que todo hijo de vecino sea considerado delincuente preventivo y tenga que pagaros cada vez que se compra un teléfono móvil, una impresora, un ordenador…Habéis forzado la máquina de quien tanto os debe como para permitiros reclamar el tributo a quien se bautiza, hace la comunión, se casa o baila en la plaza del pueblo; cualquier día nos sangraréis en nuestro entierro. Vosotros, bucaneros de la creación de medio pelo, no venderíais ni uno sólo de vuestros estofados en el mercado privado, no conseguiríais financiación ni para la décima parte de vuestras piltrafas. La inmensa mayoría de los que vivís de mi contribución y de sirlarme, no seríais capaces de engañar a un inversor para que sufragase las medianías que nos colocáis. Vivís del cuento, y encima os ponéis chulos mientras me metéis la mano en la cartera. Firmáis manifiestos para los que no tenéis la menor legitimidad ni altura moral, y os auto designáis como el “mundo de la cultura”; entregáis rosas por la Paz a los asesinos, os vestís de palestinos entre playa y casino, y no tenéis una puñetera palabra para los que cayeron muertos de un tiro en la nuca, sin poder oler esas rosas que entregabais, mientras pagaban vuestros saraos y se retrataban cada vez que compraban un CD.

    Todos vivís de mi pasta y sois muchos, cada vez más. Y nosotros cada vez menos.

  31. sukoi-27 dice:

    @robespierre: Pobre hombre y encima Mercedes le cobra un pastón por las revisiones!! Que pena me da!!
    Y se da usted cuenta a quienes no critica?? Pienselo y luego me comenta….

  32. robespierre dice:

    @robespierre: Pobre hombre y encima Mercedes le cobra un pastón por las revisiones!! Que pena me da!!
    Y se da usted cuenta a quienes no critica?? Pienselo y luego me comenta….

    Si yo no digo nada, Sr . Sukoi-27 ( nombre de un gran avión ruski, por cierto) simplemente pongo lo que he leído por ahi…. Lo de Mercedes no lo entiendo…en serio.

  33. sukoi-27 dice:

    @robespierre: Ya le dijeron que afile la guillotina!! Jajajaja…. Es broma!!
    Nada, que solo le falta quejarse de lo caros que son los repuestos de Mercedes al pavo ese…. y que se queja de todo, no digo que no tenga parte de razón, pero no dice nada de los bancos, del monarca, de los empresarios, de las privatizaciones…..
    Ya se que no lo dice usted, solo le quería hacer ver lo sesgado del escrito, por si no lo vio… sin mas, hasta pronto! Y bienvenido…

  34. sukoi-27 dice:

    @robespierre: Y no empiece con lo del nick, que la tenemos….. Jajajajajaja, también es broma….. Que me han puesto en la sopa??

  35. sukoi-27 dice:

    El fiscal pide prorrogar la prisión preventiva para Barrena, Landa y otros siete independentistas
    El fiscal de la Audiencia Nacional española ha pedido que se prorrogue por dos años más la prisión provisional para nueve independentistas, Pernando Barrena y Karmelo Landa entre ellos, al cumplirse dos años desde su detención.
    21/01/2010 14:28:00
    MADRID-. La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional española ha celebrado distintas vistas al cumplirse dos años de prisión provisional en la que se encuentran Pernando Barrena, Karmelo Landa, José Manuel Jurado, Mikel Etxaburu, Nuria Alzugarai, Aitor Aranzabal, Joseba Zinkunegi, Eusebio Lasa y Mikel Garaiondo.

    El fiscal Vicente González Mota ha defendido que se mantenga la situación de prisión para todos ellos por otros dos años más. Asegura que existen indicios de que “pertenecen al entramado institucional” de ETA y de “reiteración delictiva”.

    Están procesados por los sumarios abiertos por las “herriko tabernas”, ANV y EHAK.
    El pasado mes de octubre, un informe de la ONU calificó de arbitraria la detención de Landa porque “el único motivo de inculpación” existente es «su sola militancia en el ilegalizado partido político Batasuna, un hecho que en sí no es delito, sino el ejercicio de un derecho humano reconocido tanto por la Declaración Universal como por el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos».
    En esa situación se encuentran muchos militantes independentistas todavía en prisión.
    En setiembre, la Audiencia Nacional española acordó prorrogar la prisión para Joseba Permach, Joseba Alvarez y Juan Cruz Aldasoro.

    Cuatro años de prisión preventiva?? Y porque no cincuenta?? Vaya mierda de jueces y fiscales…..

  36. @robespierre: De donde ha sacado eso Don ?.

    Quien es el autor de este mierda panfleto ultraderechista ?.

  37. @sukoi-27: Pues Don.. si ya lo sabe… porqué los nazionalistas-panolis, tienen las armas “legales” y las blanden a su antojo.

    Ellos se auto-amnistiaron antes y siguen auto-amnistiandose ahora, de los delitos de asesinato, tortura, robo, rebelión, violación, pederastia y etc…. pero claro… solo ellos.

    La democracia es otra cosa, la justicia es otra cosa, lo que ahora impera en ej-panoli-landia, es la dictadura castellana mas nazionalista y catolico-panoli, tal y como imperaba en la dictadura franquista o en las anteriores, eso si, disfrazada de partidos demócratas que es lo que toca y luce.

  38. Marcus Welvy dice:

    Lo que yo no entiendo es porqué la gente aún se sorprende de que españa no cumpla con la Convención de Ginebra…

    Si incumple hasta sus propias leyes, o las re-hace a medida de sus intereses y no los del bien común…

    ¿como quieren que no se salten a la torera una cosa que cuando se escribió ya nadie le hacía caso?

  39. robespierre dice:

    Pues…no lo recuerdo…he estado navegando y lo pillé en algún lado.
    La verdad no lo recuerdo.

  40. robespierre dice:

    Y no empiece con lo del nick, que la tenemos….. Jajajajajaja, también es broma….. Que me han puesto en la sopa??

    don Sukoi-27, supongo que lo de su nick es una larga historia…¿no?

  41. robespierre dice:

    Ya que hablamos de aviones, Don Sukoi-27.
    Resulta que los planes de Fomento pasan por dividir Aena en dos entidades: navegación aérea, que seguirá en manos del Estado central para temas de seguridad, y gestión aeroportuaria, que se abre a accionistas privados minoritarios. La red de aeropuertos se integrará en una sociedad mercantil estatal en la que la Administración central tendrá el 70% del capital y el 30% restante, como máximo, se abrirá a la iniciativa privada, ya sean operadores especializacos -de Abertis a Ferrovial o FCC- o socios meramente financieros.

    De este holding colgarán una serie de sociedades filiales que estarán dirigidas por unos consejos de administración compuestos de la siguiente manera: el 51% de sus miembros serán nombrados por la Administración central, un 39% por las comunidades autónomas, ayuntamientos y cámaras de comercio y un 10% por las empresas privadas.

    Dicho de otra manera, más liberalismo, más capitalismo, más empresa privada, menos Estado, más poder de las taifas a costa de la fortaleza de ese Estado… El “socialismo” del PSOE es tremendo. Y lo que vamos a conseguir con él además del ya evidente debilitamiento de lo que nos une (el Estado) en beneficio de los privilegios de unos pocos es que cuando haya problemas las reclamaciones de los damnificados tendrán que dirigirse al maestro armero porque no habrá dios que se aclare con las cuotas de responsabilidad de cada uno de los que participan del pastel.

    La información la he sacado de La Vanguardia. En su página web el artículo es de pago por lo que sólo se puede leer el principio

  42. sukoi-27 dice:

    @robespierre: Viejas historietas sin mayor interes, ni se moleste…

  43. sukoi-27 dice:

    @ATEO – ROJO – MASON: Yo ya lo se pero digaselo usted a los mesetarios!!!

  44. @sukoi-27: Ya lo estamos haciendo… y sin parar…!.

    Aunque como no quieren oir, habrá de decirselo cantando..!!!

    Elegiremos alguna canción que estribille algo como … Goodbye my love… Goodbye..:!!!!.

    Saludos

  45. sukoi-27 dice:

    @robespierre: Estoy de acuerdo en todo… menos en lo del estado que nos une. A mi me distancia y mucho!
    @ATEO – ROJO – MASON: Yo ya practico…Goodbay my love…..Goodbay…!!!!!

  46. sukoi-27 dice:

    TOMA SENTENCIA!!

    GARA

    Nueva sentencia contra el currículo escolar de Lakua
    Los jueces van limando a golpe de recurso el concepto de Euskal Herria

    Una nueva sentencia del TSJPV obligará a los alumnos de la CAV a estudiar un nuevo concepto de Euskal Herria, que sí comprende Araba, Bizkaia, Gipuzkoa, Nafarroa, Lapurdi y Zuberoa, pero en el que no se puede incluir «indiferenciadamente a la comunidad foral de Navarra».

    Iñaki IRIONDO | GASTEIZ

    Para saber qué es Euskal Herria ya no se puede recurrir a las más prestigiosas enciclopedias. Hay que dotarse primero de conocimientos superiores en hermenéutica y las variantes más avanzadas de la lógica y después tratar de interpretar las sentencias del Tribunal Superior del País Vasco que, mes a mes, van limando el concepto a golpe de recursos interpuestos por el Estado o por el Gobierno navarro.

    El pasado mes de setiembre, a cuenta del recurso interpuesto por la Abogacía del Estado contra el decreto con el que el anterior Gobierno de Lakua fijó el currículo escolar, el TSJPV aseguró que «el uso del concepto Euskal Herria no es disconforme a derecho».

    Se quejaba la representación española que en la exposición de motivos del decreto se dejaba constancia de que se había elaborado «a partir de la visión propia y específica de Euskal Herria, entendiendo por tal el ámbito territorial referido al conjunto de Álava, Bizkaia, Gipuzkoa, Lapurdi, Navarra (Baja y Alta) y Zuberoa». La Abogacía veía ahí una infracción del Estatuto que el TSJPV negó.

    La Sala de lo Contencioso, presidida por Ana Isabel Rodrigo, admitía en esa definición una «intensa carga ideológica», pero añadía que en su empleo en el mencionado decreto «no desconoce la realidad política de los estados en que se encuentra ni su organización administrativa, y concretamente no desconoce la realidad de la Comunidad Autónoma del País Vasco a la que constantemente se refiere».

    Pero resulta que ahora, a raíz de un recurso presentado por el Gobierno navarro, la cuestión se ha complicado muy mucho. El Ejecutivo de Iruñea pretendía que se anulara el decreto, y en particular todas las referencias a Euskal Herria y a Navarra. A su parecer, el decreto «incorpora Navarra a esta nueva entidad [Euskal Herria] desconociendo la identidad de Navarra y su configuración como comunidad foral con personalidad propia, diferenciada y separada de la Comunidad Autónoma del País Vasco».

    Del «ámbito» a la «entidad»

    Pues bien, tras este recurso del Gobierno navarro, el tribunal presidido por la misma Ana Isabel Rodrigo reitera la legalidad del uso del término Euskal Herria, pero al mismo tiempo estima «en lo sustancial» la impugnación, puesto que ahora cree que en el decreto se le da a Euskal Herria un carácter no sólo de «ámbito territorial», sino también de «entidad territorial», «prefigurando la existencia de una realidad política que no existe jurídicamente», por lo que «se menoscaba el reconocimiento de la identidad propia de la Comunidad Foral Navarra» y «por supuesto, de los territorios franceses que también se incluyen».

    El tribunal le advierte al Gobierno navarro de que «no puede pretender que en el diseño curricular de otra comunidad autónoma no se mencione a Navarra, o incluso, en abstracto, el término Euskal Herria». Pero en lo sustancial le da la razón.

    Por ello, declara «la nulidad del decreto en cuantos apartados incluyen indiferenciadamente a la comunidad foral de Navarra en el ámbito territorial de Euskal Herria».

    Imprecisión

    Pero, para acabar de liar la cuestión, la sentencia del TSJPV no especifica cuáles son esos apartados: Si aquellos en los que se cita directamente a Nafarroa o todos en los que aparece Euskal Herria.

    Porque, como se desprende del propio recurso del Gobierno navarro, la palabra Nafarroa sólo aparece en una ocasión en todo el decreto, precisamente cuando fija el ámbito territorial de Euskal Herria.
    EA lo ve irreal

    Desde EA, Jesús Mari Larrazabal señaló que «el TSJPV está fuera de la realidad: no es posible hablar de Euskal Herria `en abstracto’ sin incluir Navarra». Añadió que ningún artículo del decreto habla de «una realidad jurídico-administrativa; los abertzales ya conocemos la división del país, la sufrimos cada día».
    El Gobierno del PSE tiene preparada ya la reforma

    Al margen de las dificultades de interpretación que puede tener la última sentencia del TSJPV, lo cierto es que tanto ésta como otra que anulaba otros aspectos del decreto de currículo resultan prácticamente innecesarias, puesto que el Gobierno de Patxi López tiene ya redactado un nuevo proyecto de decreto.

    En el nuevo currículo,se mantienen las citas a Euskal Herria en los siguientes contextos: historia, costumbres, tradiciones, arte, cultura y euskara. Quedan eliminadas las citas a Euskal Herria en el ámbito político-administrativo, y se sustituyen por Euskadi o CAPV. Quedan eliminadas las citas a Euskal Herria y son sustituidas normalmente por Euskadi en los otros ámbitos del medio natural y social.
    Ante esto, el Consejo Escolar de Euskadi recomendó que «debería ser admisible una aproximación al conocimiento de las ciencias naturales, las ciencias sociales y otras áreas curriculares desde la perspectiva de Euskal Herria». Y propuso que, «además de las dimensiones lingüística y cultural del concepto de Euskal Herria, y de cara a una visión más rigurosa e inclusiva, se recoja expresamente en el preámbulo de la norma la dimensión o el sentido social e histórico de dicho concepto y que se formule un mensaje positivo hacia la cultura vasca»

    http://www.gara.net/paperezkoa/20100204/181016/es/Los-jueces-van-limando-golpe-recurso-concepto-Euskal-Herria
    http://paperekoa.berria.info/harian/2010-02-04/012/006/euskal_herria_terminoa_ezeztatu_dute_nafarroa_barneratzen_badu.htm

  47. pepe dice:

    Vaya porqueria de polìticos, juezas/ezes que tenemos que aguantar en España, dan asco y verguenza

  48. aldebaran dice:

    Parece que los españoles aun no se han enterado de que un juez español no es sinonimo de justicia y si lo es mas bien de recaudador de dinero, masacrando al debil hasta desangrarlo, acosando hasta convertir en asesinos a buenas personas, los inquisidores engañan a los ignorantes españoles facilmente con su verborrea.

  49. Sebastian dice:

    Autentica mafia, la inquisicion española

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.