…hay una histórica polémica acerca del carácter socialista de Cuba desde hace muchos años.

En mi opinión, esa polémica se fundamenta en ciertas cuestiones de bastante calado que tienen que ver con la titularidad legal de los medios de producción en la isla, cuanto menos de los principales, así como de la tierra. Pero, francamente, dejando a un lado esa cuestión, que se torna a ratos un poco bizantina, lo cierto es que apenas queda reconocimiento posible de socialismo en cuanto acerca uno el ojo al tratamiento grotescamente discriminatorio hacia la población en relación con el turismo; o en cuanto se repara en el poco sutil desvío de la mirada legal hacia la prostitución generalizada en zonas turísticas; o hacia la manga ancha con que las autoridades tratan a los empresarios que van allí a “hacer patria”; o, claro está, hacia el notable racismo y homofobia imperantes en una sociedad cuya cultura no es en eso diferente de la de otros muchos países de su entorno (aunque cincuenta años de supuesto socialismo deberían haber dado para cambiar esas cosas un poquito).

Más en A este lado del Rubicón. Los comentarios, allí.