033

Empecé a militar en IU en el año 1991 tras el congreso en el que el PTE-UC que decidió integrarse en el PSOE. En aquella época vivía en la maravillosa ciudad de Valladolid, y libre de la obediencia carrillista por disolución del partido, decidí afiliarme a Izquierda Unida. Hoy lo recuerdocon cariño, porque hoy IU de Valladolid me ha dado uno de los pocos motivos que van quedando para estar orgulloso de nuestra maltrecha organización: han decidido elegir sus candidatos a las próximas elecciones municipales mediante un sistema de elecciones primarias abiertas a la participación de la ciudadanía que, por lo que sé, no se queda ahí, sino que va algo más allá. Esa misma idea, en IU-CM ni siquiera se pudo proponer a debate en los órganos de dirección, porque la llamada mayoría abortó el debate prohibiendo manu militari a los compañeros de IU Abierta que lo llevase a la presidencia y al consejo político. Así que, a diferencia de IU-CM, que ha elegido ya a sus candidatos a las elecciones autonómicas y municipales de la capital mediante  un proceso oculto, secreto, clandestino, vergonzante, acelerado, en mi opinión antiestatutario e ilegal, y claramente amañanado, IU Valladolid ha decidido abrirse a la ciudadanía a la hora de elegir a su candidato a la alcaldía. Así lo explicarán mañana viernes en rueda Alfonso Sánchez, actual concejal de IU en Valladolid, y María Sánchez Esteban, coordinadora de la Asamblea Local de Izquierda Unida en Valladolid.

Gracias a IU Valladolid, hoy me siento de nuevo orgulloso de ser de IU.

Venga... meta ruido por ahí