El estado terrorista que no tiene derecho a existir, llamado Israel en el desafinado concierto de las naciones, ha protestado por una obra expuesta en ARCO. Dicen que la escultura es ofensiva para Israel, y claro, Israel, pues está muy ofendido. Y tiene razón para estarlo: es injusto que se represente a Israel con dos judíos rezando sobre las espaldas de un musulmán, que también reza, y al fondo, un kalashnikov de cuyo cañón sale el celebérrimo candelabro de siete brazos. Sinceramente, creo que hubiera sido mucho mejor que el desafortunado artista, si realmente hubiera querido reflejar en su obra lo que es verdaderamente el estadoterrorista que no tiene derecho a existir, y que sigue sometiendo a bloqueo y miseria la franja de Gaza, hubiera preparado algún tipo de montaje artístico en torno a, por ejemplo,  la siguiente fotografía:

Cartasoldadoisraeli

Qué duda cabe de que sería mucho más representativo de lo que realmente es Israel. Y más laico, que parece que hay que decirlo todo.

Que hay que recordarlo todo.

Tagged with →