Pues Israel tiene razón

Posted · 56 Comments

El estado terrorista que no tiene derecho a existir, llamado Israel en el desafinado concierto de las naciones, ha protestado por una obra expuesta en ARCO. Dicen que la escultura es ofensiva para Israel, y claro, Israel, pues está muy ofendido. Y tiene razón para estarlo: es injusto que se represente a Israel con dos judíos rezando sobre las espaldas de un musulmán, que también reza, y al fondo, un kalashnikov de cuyo cañón sale el celebérrimo candelabro de siete brazos. Sinceramente, creo que hubiera sido mucho mejor que el desafortunado artista, si realmente hubiera querido reflejar en su obra lo que es verdaderamente el estadoterrorista que no tiene derecho a existir, y que sigue sometiendo a bloqueo y miseria la franja de Gaza, hubiera preparado algún tipo de montaje artístico en torno a, por ejemplo,  la siguiente fotografía:

Cartasoldadoisraeli

Qué duda cabe de que sería mucho más representativo de lo que realmente es Israel. Y más laico, que parece que hay que decirlo todo.

Que hay que recordarlo todo.

56 Responses to "Pues Israel tiene razón"
  1. E.Romero dice:

    Yo creo que no son dos judíos rezando sobre las espaldas de un musulmán, a mi me parece un musulmán rezando, un católico de rodillas sobre el musulmán y un judío de pie sobre el católico… y efectivamente, hubiese sido más representativo del estado judío y cuál ha sido su comportamiento con el pueblo palestino la fotografía del niño asesinado dentro de su modesto féretro, no hace falta montaje alguno para mostrar la cruda realidad de este pueblo, la miseria en la que mueren y la vileza con la que ejercen el Poder sobre ellos el estado de Israel amparados en el apoyo y la cobertura de EEUU.
    Salud.

  2. Don Ricardo dice:

    @E.Romero: He dudado sobe si era un cristiano o un judío el de enmedio. Y la verdad es que da igual…

  3. Nynaeve dice:

    Mire Don en esto no vamos a discrepar :D

  4. No hay debate, Don Ricardo. Acuerdo total en este asunto.

    Si acaso podría haber debate en lo del derecho a existir: el derecho no existe, puesto que ocuparon un territorio que se habían sacado de la manga, esto es, de las escrituras. en todo caso hay quiñen piensa, y eso acepto debatirlo, que tras tantos años, no puede plantearse la desaparición del estado y que, hecho el mal, partiendo de la primigenia injusticia, al menos se haga caso de la ONU, se regrese a las fronteras de 1967 y todos tan “campantes”. Pensemos que en el universo palestino, incluso en círculos de Hamás, he llegado a leer que eso les parece razonable. No tienen derecho y deberían irse si hubiera justicia, pero se acepta que se queden, a pesar de los pesares, eso sí, con las fronteras del 67.

    Pues el estado terrorista de Israel, como bien lo define Don Ricardo (y entiendo que no hay ironía en sus palabras, al menos en ese sentido) no acepta nada de todo eso, nada de las evidentes CESIONES que hay detrás del regreso a 1967, sino que quiere más y no hace otra cosa que expandirse por Palestina, creando asentamientos allí donde le parece y bombardeando, masacrando a los que le lanzan inocentes cohetitos, inocentísimos si los comparamos con el poderoso y tecnológicamente avanzadísimo armamento del que disponen estos criminales.

    Personalmente, creo que debería crearse un estado palestino que implicase la desaparición de Israel y, entonces, bajo mandato palestino, viviesen tranquilamente los que ahora conocemos como ciudadanos israelíes, sometidos al imperio de la ley de ese nuevo estado, en libertad pero bajo otro nombre. Los que no quisieran, a otro lugar, que no les faltarían anfitriones a los que visitar, sobre todo el EEUU. Es mi visión pero, como decía, entiendo el debate, entiendo que los palestinos acepten la vuelta a 1967. Ellos son los que tienen el derecho máximo a elegir. Los israelíes, sólo pueden pedir perdón y aceptar lo que es de justicia.

    Pero vaya, que más allá de estas impresiones, no hay debate: el post me parece perfecto.

  5. mitxel dice:

    Ni Israel ni Arco debieran existir.

  6. @mitxel: Pos yo si que quiero discrepar con usted DOn Mitxel.

    Que no debiera existir ARCO ?. Bien, ni me hace frio ni calor, usted dirá.

    Pero ya me dirá usted también ¿porqué Israel no tiene derecho a existir?. Si fué un pais que los americanos regalaron a los judios por los muchos servicios que estos han hecho a aquellos.
    ¿Acaso no se pueden hacer regalos ya?, ¿acaso la estatua de la libertad no fué también un regalo?.

    Conyo. !! Vaya regalo !!!.

  7. Y me extraña no ver al güebos como cabeza de lista. ¿estará de vacas?.

  8. E.Romero dice:

    @Don Ricardo: Si, da igual, pero la composición de la obra ( ¿ ?) expresa de forma más contundente quien es el campeón… de las 3 beligerantes religiones… y quien llegara antes al “cielo” por el camino escogido, supuestamente, el correcto.
    Aquí quien tendría que sentirse ofendido, una vez más, es el de abajo, claro que esta ahí porque él quiere.
    Salud.

  9. Indel dice:

    ¡Qué fuerte!
    Es una imagen aterradora.
    Aunque uno está acostumbrado a los impactos de la sociedad audiovisual, es realmente estremecedor.

    Sólo hay algo que puede agravar semejante impacto: el usar ese cadáver como arma arrojadiza de propaganda maniquea.

    Pero no es el caso, claro.
    Porque nosotros, los del bando del heróico Pueblo Palestino, somos los buenos, e Israel, que no tiene ni derecho a existir, es el eje del mal, el mal, la pérfida Albion, sodoma y gomorra.

    El fin no justifica los medios.
    No siempre.
    Pero también es verdad que pocos fines hay más nobles que la Causa Palestina.

    Una pregunta que considero ilustrativa: ¿Quién mató más palestinos en el 2005, los genocidas israelitas o los propios hermanos palestinos?

    Respuesta correcta:
    “En el 2005 murieron más palestinos a manos de sus compatriotas que en los enfrentamientos con Israel.”
    El portavoz de Fatá Tawfiq Abu Joussa.

    Ahora un reto: ¡A ver quien encuentra una sola foto de uno de esos cadáveres!
    También había niños. Y mujeres.

    Y para terminar: buscar pallywood en Google.

    Prietas las filas, y leña al mono. Pero, por favor, un poco más de nivel.

    .

  10. mitxel dice:

    @ATEO – ROJO – MASON: oiga, el regalo fue de Yavéh.

    ¿o es que Yavéh no puede de hacer regalos ?

  11. sukoi-27 dice:

    @Indel: Si es usted el mono, no se ponga cerca….
    Maniqueo?? Habla usted de maniqueos?? Los palestinos se matan entre ellos y los Israelies a todo cristo (huy! que feo me ha quedao).
    Pregunta ilustrativa?? Quién usa fosforo blanco en sus ataques?? Quién dispara contra civiles porque detras hay milicianos?? Quién ha matado niños a tutiple?? Quién no cumple los dictados de la ONU?? Quién se plantó un día en Palestina y dijo, esto es mío?? Quién usó el terrorismo para desacerse de los incomodos Británicos?? Quién tiene armas nucleares y persigue a sus propios científicos si lo denuncian?? Quién asesina en su país o en otros?? Quién impide el libre transito de personas y bienes??
    Si no hay fotos del asesinato de niños y mujeres en el conflicto entre palestinos, quién se lo a contado ?? El Mossad??

    http://www.youtube.com/watch?v=CYDtIfaQunc

  12. sukoi-27 dice:

    @mitxel: Los yankees son Yaveh??Ala!! O Alá…!!! No, Alá no…

  13. ultimolunes dice:

    Ha salido el autor en la tele, muy ufano, y se refería a las tres religiones “del libro”.
    Así se llaman ellos.
    El tipo, al artista, tonto no es. Sabe como salir en lso telediarios.
    Y la colocación, quien está debajo y quién encima, tampoco es cosa del azar.
    Abajo el musulmán, que no se queja, en medio el cristiano, pero no vestido de… obispo por ejemplo, o de pupi, y encima el judio.
    No creo que si el musulmán hubiese estado sobre los otros dos, el judio soportando el peso de los otros, las reacciones fuesen las mismas.
    Así queda como burla a la religión, de la otra forma le llamarían antisemita, y los antisemitas no venden arte. O no se lo compran.

  14. fhku dice:

    @Indel: Pues sí. Vaya nivel que hay por aquí.
    Menos mal que ha llegado usted a contarnos , (si es que es cierto), que en 2005 los palestinos fueron masacrados mayormente por otros palestinos. Como probablemente ocurrió en el mismo periódo en España (donde a buen seguro la mayoría de víctimas murieron a manos de españoles), o en Rusia, o en Brasil….

    Atentos que llega la horda sionista. Don Indel a la cabeza.

  15. Inocente dice:

    @mitxel: Don, no sabe que Yaveh solo hace regalos a los de Bilbao?

  16. sukoi-27 dice:

    @Inocente: Deje usted Bilbo en paz, que ya lo tenemos sitiado!! Ha ver que plato inventan ahora con el titanio del Guggenhein!!

  17. sukoi-27 dice:

    A ver, sin h.
    A ver, sin h.
    A ver, sin h.
    A ver, sin h.
    A ver, sin h….

  18. Inocente dice:

    Don Ricardo,

    Esa foto necesita una historia, quien es el niño? cuando murio? quien lo mató? quien tomo la fotografia? cuanto han sufrido sus padres?

    Esa foto me genera millones de preguntas…

  19. Don Güapo dice:

    Leo que sigue pétreo en sus fobias, que ya ni le dejan distinguir un sacerdote de un rabino.

    No obstante, hay que respetar siempre la libertad de expresión.

    PD: Un apunte. Quién ha dicho estas frases, en una reunión el pasado miércoles diez de febrero, en el Conrad resort&casino, con 1500 empresarios y junto a los ex presidentes del país?

    Ni expropiaciones ni impuestos altos durante su gobierno.

    Dijo que en su administración habrá seguridad y reglas claras y destacó y saludó la presencia de dirigentes de la oposición.

    Hay que cuidar el clima de inversión porque la riqueza es hija del trabajo y el trabajo necesita estabilidad. Y no lo decimos desinteresadamente. Lo decimos profundamente interesados.

    Sostuvo que la tarea del gobierno es aminorar al máximo posible los márgenes de riesgo y ofrecer estabilidad.

    Si queremos recaudar aumentando los impuestos sobre la misma masa de riqueza, estamos fritos porque matamos la gallina de los huevos de oro”.

    Le hizo un post laudatorio hace dos meses y pico.

  20. @mitxel:

    Como ?. Yabeh ?, John Yabeh, Frank Yabeh, o Charles Yabeh ?. Es que conozco varios Yabehs.

    Por cierto ¿ sabe usted que significa Yabeh en català (foneticamente por lo menos) ?. Pues traducido al panoli significa YA VIENE…

    Revelador verdaz ?.

  21. @ATEO – ROJO – MASON: No salio el güebos, salio el güapo.

    Pa el caso.. tres tazas.

  22. @ATEO – ROJO – MASON: Huy pendón que es Yaveh y no Yabeh.

    Pa el caso.. tres tazas.

  23. pnin dice:

    De acuerdo en casi todo pero la foto sobra, ya sabemos que estos asesinos no distinguen entre niños, ancianos, embarazadas o enfermos, pero no es necesario que nos muestre esta aberración. Yo tengo un niño pequeño y todavía se me saltan las lágrimas por ese segundo en el que he clavado mi mirada en la susodicha fotografía. Quizá sea egoísta por mi parte, pero aunque una imagen pueda valer más que mil palabras, a veces se corre el riesgo de entrar en el terreno del sensacionalismo sin entrañas que tan bien se les da a cuatro, telecinco, antena3, etc, etc.

  24. @Don Indel, y sólo por curiosidad… ¿Y en el 2000, y en el 2001, y en el 2002, y en el 2003, y en el 2004, y en el 2006, y en el 2007, y en el 2008? Aunque este último año no sé si meterlo en el mismo saco, porque mientras todos los demás años fue cuestión de genocidio, el 2008 fue por una cuestión electoral, aparte de la prueba más evidente de que es el propio pueblo israelí el que jalea el genocidio, porque la intención de voto cambió gracia al fósforo blanco (verá que en el párrafo no digo ni una vez nazis cabrones de mierda, que no quiero que luego me salte con lo de antisemita, si es que contesta).

    @Don Inocente, en lo que llevamos de siglo han sido detenidos, torturados y asesinados más de 1.500 niños palestinos a manos del ejército israelí. Creo que niño palestino asesinado es un nombre que va a quedar en la historia para oprobio de Israel y de todos los países que han permitido esos asesinatos.

    ¿Se ha preguntado alguno de ustedes que ocurriría si se eliminaran las tres religiones del libro de la ecuación?

    Ôo-~

  25. Inocente dice:

    @Santi Benítez:
    Don Santi, yo no pongo en duda, en absoluto, lo que usted me dice. Es mas creo que se queda corto, debido a los cortes de luz, comunicacion, suministros… las condiciones sanitarias y alimentarias son indescriptibles.

    Pero francamente me inquieta ver fotos de muertos anonimos, sin nombre, ni apellidos, ni historia, ni familia: deshumanizados – una imagen bidimensional, plana, al servicio de un fin.
    Ese niño tiene nombre, una familia que sufrio y seguramente siga sufriendo, y unos asesinos. Poner una fotografia, y decir que Israel es un estado terrorista no significa NADA en comparación con el sufrimiento de la familia del niño.

    Tal vez hablo como espectador, como receptor de esas imagenes de un lugar (relativamente) lejano, que reivindica como suyos los textos que los acompañan porque confio en las fuentes; pero que despues de años de ver las mismas imagenes, se pregunta quien era ese niño… Tal vez porque no hay respuesta a la pregunta de “por que le asesinaron?”

  26. vaya tontería dice:

    ‘si se atreve, claro’, suena tan provocador como absurdo.
    Por lo demás, nada que decir. La libertad de expresión tiene estas cosas.

  27. @Indel: Huuuuyyy..

    Yo conozco a MUCHAS victimas que se utilizan como arma arrojadiza de propaganda maniquea, y en este pais sin ir mas lejos..

    Y casi nadie se queja, o sea se la dejan meter pol culo, es que aquí no nos dejamos maniquear por sabios de cuarto y mitad.

    ¿Quieres mas nivel?, porque el tuyo es de risa muyayo.

  28. @Santi Benítez:

    ¿Se ha preguntado alguno de ustedes que ocurriría si se eliminaran las tres religiones del libro de la ecuación?

    Muchas veces don Santi, muchas veces, aparecerian 200 de nuevas.

    Eso si, si el gobierno dejara de financiarlas, quizás irian desapareciendo solas y sin “efectos” de repetición.

    Además si al dinero que el estado le regala a la religión católica le añadimos todo el que igualmente regala a las distintas organizaciones fascistas, institucionales o no (FAES por ejemplo), saldriamos de la crisis en un plis, plas.

    Saludos.

  29. Jorge F. dice:

    @sukoi-27:

    Y dígale, Don Sukoi, que si hay enfrentamientos entre palestinos es gracias a los gobiernos de Israel, que han trabajado mucho para ello.

    ¡Sionistas a TPI!

  30. Marcus Welvy dice:

    @Santi Benítez: ¿Se ha preguntado alguno de ustedes que ocurriría si se eliminaran las tres religiones del libro de la ecuación?

    Pues posiblemente en isreal y palestina nada (en otras partes ya hablaríamos)

    Los dos usan la religión como una excusa más, pero lo que realmente está en juego es el territorio y su posesión.

    Los dos lo quieren para poder decir que son una nación y generar riqueza (claro que en eso ganarían los israelianos de largo) propia.

    Particularmente llenaría la zona de radiación, obligando así a que todo el mundo emigre de ahí, hasta dentro de unos cientos de años. Así se acabaría el problema.

    No hay territorio, no hay pelea.

    El problema es que eso es sucio y no hay garantías de que la mierda radioactiva se quede quieta.

  31. vaya tontería dice:

    Esto dice la propia embajada de Palestina en Madrid:

    ”En la historia, hablar de Palestina es igual que hablar de España. Simplemente no existía”

    Y esto otro:

    “Jerusalem.
    Existe como asentamiento humano desde tiempos prehistóricos y ha sido ocupada por los cananitas, israelitas, babilonios, persas, griegos, romanos, bizantinos, árabes, cruzados, mamelucos, turcos, británicos e israelíes”

    Y no nombra palestinos. ¿?

  32. Jorge F. dice:

    Shlomo Sand, Comment le peuple juif fut inventé, Fayard, Paris, 2008.

    Les Juifs forment-ils un peuple ? A cette question ancienne, un historien israélien apporte une réponse nouvelle. Contrairement à l’idée reçue, la diaspora ne naquit pas de l’expulsion des Hébreux de Palestine, mais de conversions successives en Afrique du Nord, en Europe du Sud et au Proche-Orient. Voilà qui ébranle un des fondements de la pensée sioniste, celui qui voudrait que les Juifs soient les descendants du royaume de David et non — à Dieu ne plaiseles héritiers de guerriers berbères ou de cavaliers khazars.

    Tout Israélien sait, sans l’ombre d’un doute, que le peuple juif existe depuis qu’il a reçu la Torah (1) dans le Sinaï, et qu’il en est le descendant direct et exclusif. Chacun se persuade que ce peuple, sorti d’Egypte, s’est fixé sur la « terre promise », où fut édifié le glorieux royaume de David et de Salomon, partagé ensuite en royaumes de Juda et d’Israël. De même, nul n’ignore qu’il a connu l’exil à deux reprises : après la destruction du premier temple, au VIe siècle avant J.-C., puis à la suite de celle du second temple, en l’an 70 après J.C.
    S’ensuivit pour lui une errance de près de deux mille ans : ses tribulations le menèrent au Yémen, au Maroc, en Espagne, en Allemagne, en Pologne et jusqu’au fin fond de la Russie, mais il parvint toujours à préserver les liens du sang entre ses communautés éloignées. Ainsi, son unicité ne fut pas altérée. A la fin du XIXe siècle, les conditions mûrirent pour son retour dans l’antique patrie. Sans le génocide nazi, des millions de Juifs auraient naturellement repeuplé Eretz Israël (« la terre d’Israël ») puisqu’ils en rêvaient depuis vingt siècles.
    Vierge, la Palestine attendait que son peuple originel vienne la faire refleurir. Car elle lui appartenait, et non à cette minorité arabe, dépourvue d’histoire, arrivée là par hasard. Justes étaient donc les guerres menées par le peuple errant pour reprendre possession de sa terre ; et criminelle l’opposition violente de la population locale.
    D’où vient cette interprétation de l’histoire juive ? Elle est l’œuvre, depuis la seconde moitié du XIXe siècle, de talentueux reconstructeurs du passé, dont l’imagination fertile a inventé, sur la base de morceaux de mémoire religieuse, juive et chrétienne, un enchaînement généalogique continu pour le peuple juif. L’abondante historiographie du judaïsme comporte, certes, une pluralité d’approches. Mais les polémiques en son sein n’ont jamais remis en cause les conceptions essentialistes élaborées principalement à la fin du XIXe siècle et au début du XXe.
    Lorsque apparaissaient des découvertes susceptibles de contredire l’image du passé linéaire, elles ne bénéficiaient quasiment d’aucun écho. L’impératif national, telle une mâchoire solidement refermée, bloquait toute espèce de contradiction et de déviation par rapport au récit dominant. Les instances spécifiques de production de la connaissance sur le passé juif — les départements exclusivement consacrés à l’« histoire du peuple juif », séparés des départements d’histoire (appelée en Israël « histoire générale ») — ont largement contribué à cette curieuse hémiplégie. Même le débat, de caractère juridique, sur « qui est juif ? » n’a pas préoccupé ces historiens : pour eux, est juif tout descendant du peuple contraint à l’exil il y a deux mille ans.
    Ces chercheurs « autorisés » du passé ne participèrent pas non plus à la controverse des « nouveaux historiens », engagée à la fin des années 1980. La plupart des acteurs de ce débat public, en nombre limité, venaient d’autres disciplines ou bien d’horizons extra-universitaires : sociologues, orientalistes, linguistes, géographes, spécialistes en science politique, chercheurs en littérature, archéologues formulèrent des réflexions nouvelles sur le passé juif et sioniste. On comptait également dans leurs rangs des diplômés venus de l’étranger. Des « départements d’histoire juive » ne parvinrent, en revanche, que des échos craintifs et conservateurs, enrobés d’une rhétorique apologétique à base d’idées reçues.

    Le judaïsme, religion prosélyte

    Bref, en soixante ans, l’histoire nationale a très peu mûri, et elle n’évoluera vraisemblablement pas à brève échéance. Pourtant, les faits mis au jour par les recherches posent à tout historien honnête des questions surprenantes au premier abord, mais néanmoins fondamentales.
    La Bible peut-elle être considérée comme un livre d’histoire ? Les premiers historiens juifs modernes, comme Isaak Markus Jost ou Leopold Zunz, dans la première moitié du XIXe siècle, ne la percevaient pas ainsi : à leurs yeux, l’Ancien Testament se présentait comme un livre de théologie constitutif des communautés religieuses juives après la destruction du premier temple. Il a fallu attendre la seconde moitié du même siècle pour trouver des historiens, en premier lieu Heinrich Graetz, porteurs d’une vision « nationale » de la Bible : ils ont transformé le départ d’Abraham pour Canaan, la sortie d’Egypte ou encore le royaume unifié de David et Salomon en récits d’un passé authentiquement national. Les historiens sionistes n’ont cessé, depuis, de réitérer ces « vérités bibliques », devenues nourriture quotidienne de l’éducation nationale.
    Mais voilà qu’au cours des années 1980 la terre tremble, ébranlant ces mythes fondateurs. Les découvertes de la « nouvelle archéologie » contredisent la possibilité d’un grand exode au XIIIe siècle avant notre ère. De même, Moïse n’a pas pu faire sortir les Hébreux d’Egypte et les conduire vers la « terre promise » pour la bonne raison qu’à l’époque celle-ci… était aux mains des Egyptiens. On ne trouve d’ailleurs aucune trace d’une révolte d’esclaves dans l’empire des pharaons, ni d’une conquête rapide du pays de Canaan par un élément étranger.
    Il n’existe pas non plus de signe ou de souvenir du somptueux royaume de David et de Salomon. Les découvertes de la décennie écoulée montrent l’existence, à l’époque, de deux petits royaumes : Israël, le plus puissant, et Juda, la future Judée. Les habitants de cette dernière ne subirent pas non plus d’exil au VIe siècle avant notre ère : seules ses élites politiques et intellectuelles durent s’installer à Babylone. De cette rencontre décisive avec les cultes perses naîtra le monothéisme juif.
    L’exil de l’an 70 de notre ère a-t-il, lui, effectivement eu lieu ? Paradoxalement, cet « événement fondateur » dans l’histoire des Juifs, d’où la diaspora tire son origine, n’a pas donné lieu au moindre ouvrage de recherche. Et pour une raison bien prosaïque : les Romains n’ont jamais exilé de peuple sur tout le flanc oriental de la Méditerranée. A l’exception des prisonniers réduits en esclavage, les habitants de Judée continuèrent de vivre sur leurs terres, même après la destruction du second temple.
    Une partie d’entre eux se convertit au christianisme au IVe siècle, tandis que la grande majorité se rallia à l’islam lors de la conquête arabe au VIIe siècle. La plupart des penseurs sionistes n’en ignoraient rien : ainsi, Yitzhak Ben Zvi, futur président de l’Etat d’Israël, tout comme David Ben Gourion, fondateur de l’Etat, l’ont-ils écrit jusqu’en 1929, année de la grande révolte palestinienne. Tous deux mentionnent à plusieurs reprises le fait que les paysans de Palestine sont les descendants des habitants de l’antique Judée (2).
    A défaut d’un exil depuis la Palestine romanisée, d’où viennent les nombreux Juifs qui peuplent le pourtour de la Méditerranée dès l’Antiquité ? Derrière le rideau de l’historiographie nationale se cache une étonnante réalité historique. De la révolte des Maccabées, au IIe siècle avant notre ère, à la révolte de Bar-Kokhba, au IIe siècle après J.-C, le judaïsme fut la première religion prosélyte. Les Asmonéens avaient déjà converti de force les Iduméens du sud de la Judée et les Ituréens de Galilée, annexés au « peuple d’Israël ». Partant de ce royaume judéo-hellénique, le judaïsme essaima dans tout le Proche-Orient et sur le pourtour méditerranéen. Au premier siècle de notre ère apparut, dans l’actuel Kurdistan, le royaume juif d’Adiabène, qui ne sera pas le dernier royaume à se « judaïser » : d’autres en feront autant par la suite.
    Les écrits de Flavius Josèphe ne constituent pas le seul témoignage de l’ardeur prosélyte des Juifs. D’Horace à Sénèque, de Juvénal à Tacite, bien des écrivains latins en expriment la crainte. La Mishna et le Talmud (3) autorisent cette pratique de la conversion — même si, face à la pression montante du christianisme, les sages de la tradition talmudique exprimeront des réserves à son sujet.
    La victoire de la religion de Jésus, au début du IVe siècle, ne met pas fin à l’expansion du judaïsme, mais elle repousse le prosélytisme juif aux marges du monde culturel chrétien. Au Ve siècle apparaît ainsi, à l’emplacement de l’actuel Yémen, un royaume juif vigoureux du nom de Himyar, dont les descendants conserveront leur foi après la victoire de l’islam et jusqu’aux temps modernes. De même, les chroniqueurs arabes nous apprennent l’existence, au VIIe siècle, de tribus berbères judaïsées : face à la poussée arabe, qui atteint l’Afrique du Nord à la fin de ce même siècle, apparaît la figure légendaire de la reine juive Dihya el-Kahina, qui tenta de l’enrayer. Des Berbères judaïsés vont prendre part à la conquête de la péninsule Ibérique, et y poser les fondements de la symbiose particulière entre juifs et musulmans, caractéristique de la culture hispano-arabe.
    La conversion de masse la plus significative survient entre la mer Noire et la mer Caspienne : elle concerne l’immense royaume khazar, au VIIIe siècle. L’expansion du judaïsme, du Caucase à l’Ukraine actuelle, engendre de multiples communautés, que les invasions mongoles du XIIIe siècle refoulent en nombre vers l’est de l’Europe. Là, avec les Juifs venus des régions slaves du Sud et des actuels territoires allemands, elles poseront les bases de la grande culture yiddish (4).
    Ces récits des origines plurielles des Juifs figurent, de façon plus ou moins hésitante, dans l’historiographie sioniste jusque vers les années 1960 ; ils sont ensuite progressivement marginalisés avant de disparaître de la mémoire publique en Israël. Les conquérants de la cité de David, en 1967, se devaient d’être les descendants directs de son royaume mythique et non — à Dieu ne plaise ! — les héritiers de guerriers berbères ou de cavaliers khazars. Les Juifs font alors figure d’« ethnos » spécifique qui, après deux mille ans d’exil et d’errance, a fini par revenir à Jérusalem, sa capitale.
    Les tenants de ce récit linéaire et indivisible ne mobilisent pas uniquement l’enseignement de l’histoire : ils convoquent également la biologie. Depuis les années 1970, en Israël, une succession de recherches « scientifiques » s’efforce de démontrer, par tous les moyens, la proximité génétique des Juifs du monde entier. La « recherche sur les origines des populations » représente désormais un champ légitimé et populaire de la biologie moléculaire, tandis que le chromosome Y mâle s’est offert une place d’honneur aux côtés d’une Clio juive (5) dans une quête effrénée de l’unicité d’origine du « peuple élu ».
    Cette conception historique constitue la base de la politique identitaire de l’Etat d’Israël, et c’est bien là que le bât blesse ! Elle donne en effet lieu à une définition essentialiste et ethnocentriste du judaïsme, alimentant une ségrégation qui maintient à l’écart les Juifs des non-Juifs — Arabes comme immigrants russes ou travailleurs immigrés.
    Israël, soixante ans après sa fondation, refuse de se concevoir comme une république existant pour ses citoyens. Près d’un quart d’entre eux ne sont pas considérés comme des Juifs et, selon l’esprit de ses lois, cet Etat n’est pas le leur. En revanche, Israël se présente toujours comme l’Etat des Juifs du monde entier, même s’il ne s’agit plus de réfugiés persécutés, mais de citoyens de plein droit vivant en pleine égalité dans les pays où ils résident. Autrement dit, une ethnocratie sans frontières justifie la sévère discrimination qu’elle pratique à l’encontre d’une partie de ses citoyens en invoquant le mythe de la nation éternelle, reconstituée pour se rassembler sur la « terre de ses ancêtres ».
    Ecrire une histoire juive nouvelle, par-delà le prisme sioniste, n’est donc pas chose aisée. La lumière qui s’y brise se transforme en couleurs ethnocentristes appuyées. Or les Juifs ont toujours formé des communautés religieuses constituées, le plus souvent par conversion, dans diverses régions du monde : elles ne représentent donc pas un « ethnos » porteur d’une même origine unique et qui se serait déplacé au fil d’une errance de vingt siècles.
    Le développement de toute historiographie comme, plus généralement, le processus de la modernité passent un temps, on le sait, par l’invention de la nation. Celle-ci occupa des millions d’êtres humains au XIXe siècle et durant une partie du XXe. La fin de ce dernier a vu ces rêves commencer à se briser. Des chercheurs, en nombre croissant, analysent, dissèquent et déconstruisent les grands récits nationaux, et notamment les mythes de l’origine commune chers aux chroniques du passé. Les cauchemars identitaires d’hier feront place, demain, à d’autres rêves d’identité. A l’instar de toute personnalité faite d’identités fluides et variées, l’histoire est, elle aussi, une identité en mouvement.

    SHLOMO SAND.

    (1) Texte fondateur du judaïsme, la Torah — la racine hébraïque yara signifie enseigner — se compose des cinq premiers livres de la Bible, ou Pentateuque : Genèse, Exode, Lévitique, Nombres et Deutéronome.
    (2) Cf. David Ben Gourion et Yitzhak Ben Zvi, « Eretz Israël » dans le passé et dans le présent (1918, en yiddish), Jérusalem, 1980 (en hébreu) et Ben Zvi, Notre population dans le pays(en hébreu), Varsovie, Comité exécutif de l’Union de la jeunesse et Fonds national juif, 1929.
    (3) La Mishna, considérée comme le premier ouvrage de littérature rabbinique, a été achevée au IIe siècle de notre ère. Le Talmud synthétise l’ensemble des débats rabbiniques concernant la loi, les coutumes et l’histoire des Juifs. Il y a deux Talmud : celui de Palestine, écrit entre le IIIe et le Ve siècle, et celui de Babylone, achevé à la fin du Ve siècle.
    (4) Parlé par les Juifs d’Europe orientale, le yiddish est une langue slavo-allemande comprenant des mots issus de l’hébreu.
    (5) Dans la mythologie grecque, Clio était la muse de l’Histoire.

  33. Gustav dice:

    Que arrogancia Europea decir que Israel no tiene derecho a existir, pero si un estado palestino.

    Un estado palestino jamas ha existido , diferentes pueblos ocuparon la tierra de Israel cuando la mayoria de ellos fue expulsado , quedando un reducido grupo de judios siempre en Israel. Cuando el Islam se robo la zona , tampoco hubo un pueblo palestino.

    Extranamente, los palestinos no reclamaron ningun estado anteriormente, solo a partir de que Israel se proclamo estado tras la II Guerra Mundial, entonces los arabes se le echaron encima.

    Tambien recordamos que cuando se declaro estado, Israel no dijo no a un estado palestino, ya que la ONU dio esa alternativa , dos estados en la zona, los arabes todos decidieron la guerra y exterminar a los judios , en lugar de elegir un estado palestino – el resto lo saben todos.

    Arrogancia Europea – quien es Europa para decir que los judios no tienen derecho a esa tierra ? Israel existe antes que Europa y Grecia misma !!!

    Afortunadamente, Israel no depende de Europa su existencia, al contrario, depende de sus fuerzas armadas para defenderse, porque si llega a ser por Europa , los exterminarian a todos de inmediato , de eso se encargarian los islamicos, y despues, llenos de arrogancia se lanzarian contra Espana tambien , ya acabamos de ver como se robaron la tumba de Raquel y la declararon Mezquita sagrada del Islam. Una verguenza.

  34. Jorge F. dice:

    @Gustav:

    ¿Ha leído el artículo en francés de Shlomo Sand?

    He aquí la traducción:

    Cómo se inventó el pueblo judío

    Shlomo Sand

    ¿Los judíos conforman un pueblo? Un historiador israelí aporta una respuesta nueva a esta pregunta antigua. Contrariamente a la idea recibida, la diáspora no fue el resultado de la expulsión de los hebreos de Palestina, sino de las conversiones sucesivas en África del Norte, en Europa del Sur y en Medio Oriente. Esto estremece uno de los fundamentos del pensamiento sionista, el que pregona que los judíos fueron descendientes del reino de David y no –¡Dios no lo permita!– los herederos de guerreros bereberes o de caballeros jázaros.

    Todo israelí sabe, sin sombra de duda, que el pueblo judío existe desde que recibió la Torá (1) en el Sinaí, y que es su descendiente directo y exclusivo. Está convencido de que este pueblo, que partió de Egipto, se estableció en la “tierra prometida”, donde se construyó el glorioso reino de David y Salomón, dividido luego en Judea e Israel. Del mismo modo, nadie ignora que vivió el exilio en dos oportunidades: tras la destrucción del Primer Templo, en el siglo VI a. C., y la del Segundo Templo en el año 70 d. C.

    Siguió luego una errancia de alrededor de dos mil años: sus tribulaciones lo condujeron a Yemen, Marruecos, España, Alemania, Polonia y hasta lo más recóndito de Rusia, pero siempre logró preservar los lazos de sangre entre sus comunidades alejadas. Así, su unicidad no se vio alterada. A fines del siglo XIX, maduraron las condiciones para su retorno a la antigua patria. Sin el genocidio nazi, millones de judíos habrían naturalmente repoblado Eretz Israel (la tierra de Israel), algo con lo que soñaban desde hacía veinte siglos.

    Virgen, Palestina esperaba que su pueblo original volviera para hacerla reflorecer. Ya que ésta le pertenecía, y no a esa minoría, desprovista de historia, que había llegado allí por azar. Justas eran pues las guerras libradas por el pueblo errante para retomar la posesión de su tierra; y criminal la violenta oposición de la población local.

    ¿De dónde viene esta interpretación de la historia judía? Es obra, desde la segunda mitad del siglo XIX, de talentosos reconstructores del pasado, cuya imaginación fértil inventó, en base a fragmentos de memoria religiosa, judía y cristiana, un encadenamiento genealógico continuo para el pueblo judío. La abundante historiografía del judaísmo incluye, desde luego, múltiples enfoques. Pero las polémicas en su seno nunca cuestionaron las concepciones esencialistas elaboradas a fines del siglo XIX y comienzos del XX.

    Historiadores autorizados

    Cuando aparecían descubrimientos susceptibles de contradecir la imagen del pasado lineal, éstos casi no tenían repercusión alguna. El imperativo nacional, como una mandíbula fuertemente cerrada, bloqueaba toda clase de contradicción y desvío con respecto al relato dominante. Las instancias específicas de producción del conocimiento sobre el pasado judío –los departamentos exclusivamente consagrados a la “historia del pueblo judío”, totalmente separados de los departamentos de historia (llamada en Israel “historia general”)– contribuyeron ampliamente a esta curiosa hemiplejia. Incluso el debate, de carácter jurídico, sobre “¿Quién es judío?” no les interesó a estos historiadores: para ellos, es judío todo descendiente del pueblo obligado al exilio hace dos mil años.

    Estos investigadores “autorizados” del pasado tampoco participaron de la controversia de los “nuevos historiadores”, iniciada a fines de los años ’80. La mayoría de los escasos actores de este debate público provenía de otras disciplinas o bien de horizontes extra-académicos: sociólogos, orientalistas, lingüistas, geógrafos, especialistas en ciencias políticas, investigadores en literatura y arqueólogos formularon nuevas reflexiones sobre el pasado judío y sionista. También integraban sus filas académicos provenientes del exterior. Los “departamentos de historia judía” sólo lograron, en cambio, temerosas y conservadoras repercusiones, disfrazadas de una retórica apologética basada en ideas recibidas.

    En síntesis, en sesenta años, la historia nacional maduró muy poco, y seguramente no evolucione en el corto plazo. Sin embargo, los hechos actualizados por las investigaciones plantean a priori a todo historiador honesto asombrosos interrogantes, que son sin embargo fundamentales.

    ¿Puede considerarse la Biblia un libro de historia? Los primeros historiadores judíos modernos, como Isaak Marcus Jost o Leopold Zunz, en la primera mitad del siglo XIX, no la consideraban así: a sus ojos, el Antiguo Testamento se presentaba como un libro de teología constitutivo de las comunidades religiosas judías tras la destrucción del Primer Templo. Hubo que esperar hasta la segunda mitad del mismo siglo para encontrar a historiadores, en primer lugar Heinrich Graetz, portadores de una visión “nacional” de la Biblia: transformaron la partida de Abraham a Canaán, la salida de Egipto o incluso el reino unificado de David y Salomón en relatos de un pasado auténticamente nacional. Desde entonces, los historiadores sionistas no dejaron de reiterar estas “verdades bíblicas”, convertidas en alimento cotidiano de la educación nacional.

    Pero hete aquí que en los años ’80 la tierra tiembla, haciendo tambalear estos mitos fundacionales. Los descubrimientos de la nueva arqueología contradicen la posibilidad de un gran éxodo en el siglo XIII antes de nuestra era. Del mismo modo, Moisés no pudo liberar a los hebreos de Egipto y conducirlos hacia la “tierra prometida”, por la sencilla razón de que en esa época… estaba en manos de los egipcios. Además, no se observa ninguna huella de una revuelta de esclavos en el reinado de los faraones, ni de una conquista rápida del país de Canaán por parte de un elemento extranjero.

    Tampoco existe signo o recuerdo del suntuoso reino de David y Salomón. Los descubrimientos de la década transcurrida muestran la existencia, en esa época, de dos pequeños reinos: Israel, el más poderoso, y Judea. Los habitantes de esta última tampoco sufrieron el exilio en el siglo VI antes de nuestra era: sólo sus elites políticas e intelectuales debieron instalarse en Babilonia. De este encuentro decisivo con los cultos persas nació el monoteísmo judío.
    En cuanto al exilio del año 70 de nuestra era, ¿se produjo efectivamente? Paradójicamente, este “hecho fundacional” en la historia de los judíos, que origina la “diáspora”, no dio lugar a la menor obra de investigación. Y por una razón muy prosaica: los romanos nunca expulsaron a ningún pueblo en la región oriental del Mediterráneo. Salvo los prisioneros reducidos a la esclavitud, los habitantes de Judea siguieron viviendo en sus tierras, incluso tras la destrucción del Segundo Templo.

    Una parte de ellos se convirtió al cristianismo en el siglo IV, mientras que la gran mayoría se sumó al islam durante la conquista árabe en el siglo VII. La mayoría de los pensadores sionistas no lo ignoraban: así, Isaac Ben Zvi, futuro presidente del Estado de Israel, al igual que David Ben Gurión, fundador del Estado, lo escribieron hasta 1929, año de la gran revuelta palestina. Ambos mencionan reiteradas veces el hecho de que los campesinos de Palestina son los descendientes de los habitantes de la antigua Judea (2).

    A falta de un exilio desde la Palestina romanizada, ¿de dónde vienen los numerosos judíos que pueblan el Mediterráneo desde la Antigüedad? Detrás de la cortina de la historiografía nacional se esconde una sorprendente realidad histórica. De la revuelta de los macabeos en el siglo II antes de nuestra era, a la revuelta de Bar Kojba en el siglo II después de Cristo, el judaísmo fue la primera religión proselitista. Los asmoneos ya habían convertido a la fuerza a los idumeos del sur de Judea y los itureos de Galilea, anexados al “pueblo de Israel”. Partiendo de este reino judeo-helenista, el judaísmo se propagó en todo Medio Oriente y en el Mediterráneo. En el primer siglo de nuestra era surgió, en el actual Kurdistán, el reino judío de Adiabeno que, fuera de Judea, no fue el último reino en “judaizarse”: otros lo hicieron más tarde.

    Los escritos de Flavio Josefo no son el único testimonio del ardor proselitista de los judíos. De Horacio a Séneca, de Juvenal a Tácito, muchos escritores latinos expresaron sus temores. La Mishná y el Talmud (3) autorizan esta práctica de la conversión, aun cuando, frente a la creciente presión del cristianismo, los sabios de la tradición talmúdica expresaran reservas al respecto.

    “Judeización”

    La victoria de la religión de Jesús, a comienzos del siglo IV, no puso fin a la expansión del judaísmo, sino que empujó el proselitismo judío a los márgenes del mundo cultural cristiano. En el siglo V apareció así, en el actual territorio de Yemen, un reino judío vigoroso con el nombre de Himyar, cuyos descendientes conservaron su fe tras la victoria del islam y hasta los tiempos modernos. Del mismo modo, los cronistas árabes dan cuenta de la existencia, en el siglo VII, de tribus bereberes judaizadas: frente al avance árabe, que alcanza África del Norte a fines de ese mismo siglo, aparece la figura legendaria de la reina judía Dihya-el-Kahina, quien intentó frenarlo. Bereberes judaizados participaron de la conquista de la casi isla ibérica, y establecieron allí los fundamentos de la particular simbiosis entre judíos y musulmanes, característica de la cultura hispano-árabe.

    La conversión masiva más significativa se produjo entre el mar Negro y el mar Caspio: comprendió al inmenso reino jázaro en el siglo VIII. La expansión del judaísmo del Cáucaso a la Ucrania actual engendró múltiples comunidades, que las invasiones de los mongoles del siglo XIII rechazaron en gran medida hacia el este de Europa. Allí, con los judíos provenientes de las regiones eslavas del sur y de los actuales territorios alemanes, sentaron las bases de la gran cultura yidish (4).

    Estos relatos de los orígenes múltiples de los judíos figuran, de manera más o menos imprecisa, en la historiografía sionista hasta los años ’60: progresivamente irán siendo dejados de lado antes de desaparecer totalmente de la memoria pública en Israel. Los conquistadores de la ciudad de David, en 1967, debían ser los descendientes de su reino mítico y no –¡Dios no lo permita!– los herederos de guerreros bereberes o de jinetes jázaros. Los judíos aparecen entonces como un “etnos” específico que, después de dos mil años de exilio y errancia, terminó volviendo a Jerusalén, su capital.

    Los defensores de este relato lineal e indivisible no sólo recurren a la enseñanza de la historia: convocan también a la biología. Desde los años ’70, en Israel, una serie de investigaciones “científicas” se esfuerza por demostrar, por todos los medios, la proximidad genética de los judíos del mundo entero. La “investigación sobre los orígenes de las poblaciones” representa actualmente un campo legitimado y popular de la biología molecular, mientras que el cromosoma Y masculino ocupa un lugar de honor junto con una Clío (5) judía en la búsqueda desenfrenada de la unicidad de origen del “pueblo elegido”.

    Esta concepción histórica constituye la base de la política identitaria del Estado de Israel, ¡y ése es su punto débil! En efecto, da lugar a una definición esencialista y etnocentrista del judaísmo, alimentando una segregación que separa a los judíos de los no judíos, tanto árabes como rusos o trabajadores inmigrantes.

    Israel, sesenta años después de su fundación, se niega a considerarse una república que existe para sus ciudadanos. Aproximadamente el 25% de ellos no son considerados judíos y, según el espíritu de sus leyes, este Estado no les pertenece. En cambio, Israel se presenta siempre como el Estado de los judíos del mundo entero, aunque ya no se trate de refugiados perseguidos, sino de ciudadanos de pleno derecho que viven en plena igualdad en los países donde habitan. Dicho de otro modo, una etnocracia sin fronteras justifica la severa discriminación que practica con una parte de sus ciudadanos invocando el mito de la nación eterna, reconstruida para reunirse en la “tierra de sus ancestros”.

    Escribir una nueva historia judía, más allá del prisma sionista, no es algo fácil. La luz que lo atraviesa se transforma en colores etnocentristas intensos. Ahora bien, los judíos siempre formaron comunidades religiosas constituidas, la mayoría de las veces por conversión, en diversas regiones del mundo: éstas no representan pues un “etnos” portador de un mismo origen único y que se habría desplazado a lo largo de una errancia de veinte siglos.

    Tal como se sabe, el desarrollo de toda historiografía, al igual que el proceso de la modernidad, pasa por la invención de la nación. Ésta ocupó a millones de seres humanos en el siglo XIX y durante una parte del XX. El fin de este último vio cómo estos sueños comenzaban a desmoronarse. Un creciente número de investigadores analizan, disecan y deconstruyen los grandes relatos nacionales, y especialmente los mitos de origen común tan apreciados por los cronistas del pasado. Las pesadillas identitarias de ayer darán lugar, mañana, a otros sueños de identidad. Como toda personalidad hecha de identidades fluidas y variadas, la historia es, también, una identidad en movimiento.

    —————————————————-

    REFERENCIAS
    (1) Texto fundador del judaísmo, la Torá –la raíz hebraica yara significa enseñar– se compone de los cinco primeros libros de la Biblia, o Pentateuco: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio.

    (2) David Ben Gurión e Isaac Ben Zvi, Eretz Israel en el pasado y en el presente (1918, en yidish), Jerusalén, 1980 (en hebreo); Ben Zvi, Nuestra población en el país (en hebreo), Varsovia, Comité Ejecutivo de la Unión de la Juventud y Fondo Nacional Judío, 1929.

    (3) La Mishná, considerada la primera obra de literatura rabínica, fue concluida en el siglo II de nuestra era. El Talmud sintetiza el conjunto de los debates rabínicos en torno a la ley, las costumbres y la historia de los judíos. Hay dos Talmud: el de Palestina, escrito entre los siglos III y IV, el de Babilonia, terminado a fines del siglo V.

    (4) Hablado por los judíos de Europa Oriental, el yidish es una lengua eslavo-alemana que contiene palabras de origen hebreo.

    (5) En la mitología griega, Clío era la musa de la historia.

  35. Jorge F. dice:

    ¿Muy largo? Se lo resumo en lo fundamental:

    Los actuales palestinos proceden de los judíos que habrían sido cristianizados inicialmente e islamizados posteriormente.

    Los actuales “judios” son una mezcla de diferentes etnias no judias.

  36. Gustav dice:

    Hay unos errores tremendos :

    El pueblo judio no es a partir de la Torah – Moises . El pueblo judio empieza en Abraham su descedencia de Sarah. No Ismael.

    Negar la historia del pueblo de Israel es inutil, la arqueologia demuestra la existencia de Israel . Es como si dijeramos que Espana no era romana .

    No es cierto que despues de que el Emperador Tito destruyera Jerusalem todos los judios se fueran – al contarrio , siempre quedaron judios , uno de los acuerdos del Gran Mufti de Jerusalem con Hitler fue el exterminio de los judios en Jerusalem y todo Oriente Medio.

    Decir que los palestinos son los verdaderos judios es una falacia. Los palestinos son los filisteos, un pueblo navegante que intento asentarse en Egypto – originalmente de Creta. Los descendientes de Abraham , los palestinos, eran extranjeros en la tierra de Canaan ambos – ganaron los descendientes de Abraham aniquilando a los originarios habitantes . Probablemente mataran a todos los pueblos de la tierra de Canaan .

    Que los palestinos no son judios es obvio : Ellos dicen ser arabes. Ellos no han mantenido ni querido los preceptos dados a Abraham, a Mosies , los Profetas de Israel , La Ley – eso solo lo ha mantenido el pueblo judio en la diaspora todo el tiempo sin excepcion durante 2000 anos . Hitler tambien decia que Cristo era ario y que el pueblo elegido era el aleman . Mas solo los judios se han mantenido a la Ley dada por Moises, ningun otrto pueblo. Eso les convierte en judios tambien , sus creencias es su identidad, ser judio no es una raza , no existe la raza judia como Hitler mentia.

    De todas maneras, el articulo mostrado aqui por ti es bien conocido . Es un conflicto religioso entre los descendientes de Ismael y los descendientes de Isaac – ese conflicto no tiene solucion humana . En Oriente Medio , la religion es todo , la religion es ideologia politica, la religion es politica. No es occidente, no es Grecia ni Roma.

    Se saluda y gracias por su articulo

  37. Gustav dice:

    Sobre el comentario ” los romanos nunca expulsaron un pueblo” – podemos decir, cuando fue necesario, los romanos exterminaron todo un pueblo . Eso paso en Carthago y muchos otros lugares, Numancia, etc a lo largo del Imperio. La diaspora fue consecuencia de la destruccion total de Jerusalem y toda Israel . No era la primera vez que los romanos hacian eso.
    Pero lo mas importante es que los judios mantuvieron La Ley – eso es lo que les convierte en judios. No son una raza – es una forma de vivir y actuar manteniendose a La Ley. La conversion al judaismo es posible.
    Que historiadores judios sean atheos, o vengan con el comentario arriba indicado – esta permitido . En Israel siempre hubo libertad , la libertad de elegir y de criticar, no solo el cristianismo era una secta , habian muchas otras .
    Decir que El Antiguo Testamento no es un libro de historia, por supuesto que no lo es. Cristo clasifico el AT – la Torah , en La ley , los salmos y los profetas. No un libro de historia. La historia demuestra que el texto biblico es verdad , sin embargo , nada se puede probar , si se probara, no seria Fe, sino ciencia ! La religion no puede ser ciencia y si la ciencia se convierte en religion, usted ya vio el social darwinismo hitleriano y sus consecuencias , asi como el marxismo en la practica.

    El articulo publicaod fue muy interesante , aunque me parece un disparate total a raiz de la arqueologia biblica, toda una rama de la arqueologia.

  38. Indel dice:

    “Un pueblo es un colectivo de personas que han llegado a un consenso para mentir sobre su pasado”, y seguramente con el pueblo de Israel no sea distinto.

    Dicho esto, con todos mis respetos, me parece que el artículo de Shlomo Sand tiene un bajo nivel, por decirlo suavemente. He tenido que leer hasta casi la mitad para llegar a algún dato más allá de generalidades y juicios de valor.

    Aquí viene el ‘dato’ epatante. Dice el ‘artículo’: “la tierra tiembla, haciendo tambalear estos mitos fundacionales. Los descubrimientos de la nueva arqueología contradicen la posibilidad de un gran éxodo en el siglo XIII antes de nuestra era”

    Yo no soy un experto, como obviamente tampoco lo es el autor del artículo (o panfleto) pero puedo desmontar ese ‘terremoto’ de afirmación. Aquí una muy conocida “estela Mineptah” encontrada en Tebas de 1200 a.d.c y actualmente en el museo del Cairo. Detalla la expulsión del “pueblo de Israel” YSRIAR como textualmente le llama.
    Aquí la piedra: http://en.wikipedia.org/wiki/Merneptah_Stele

    Y aquí más detalles por si realmente se tuviera interés, más allá de trifulcas maniqueas: http://es-es.facebook.com/note.php?note_id=116144475093348

    Por cierto, de esta época se menciona también se menciona al pueblo palestino, por lo que resulta difícil entender que uno venga del otro como alegremente se ha afirmado por aquí también.

    No he terminado el artículo. Quiero decir que igual a partir de ese punto resulta que el articulista se deja de tergiversaciones y aporta algún dato interesante, pero sinceramente no lo creo.

  39. Indel dice:

    Me sorprende lo que dice #40. Jorge F.

    Israel es el mayor coctelera de razas y etnias que existe en el mundo.

    No sé como se puede interpretar la obviedad:
    “Los actuales «judios» son una mezcla de diferentes etnias no judias.”

    Solo lo concibo desde un absoluto desconocimiento por parte de el autor de dicha ‘revelación’.

  40. Jorge F. dice:

    @Indel:

    Pues eso dígaselo a Shlomo Sand, ese historiador israelí debe desconocer que dice obviedades.

  41. Gustav dice:

    Los historiadores judios son libres de opinar lo que les de la gana . Ese historiador judio que viene con esa historia es su personal interpretacion de la historia que no es aceptada por los historiadores internacionales .

    Semejante interpretacion no se sostiene, porque la diaspora judia se ha mantenido a la ortodoxia del Antiguo Testamento, la Torah – en todos los paises , en Europa , Norte de Africa, en el continente americano, en los paises arabes .

    Cualquier historiador puede decir lo que les de la gana , pueden negar el exterminio de los judios en Europa , pueden decir que la II Guerra Mundial no existio – lo que les de la gana , pero la evidencia historica esta bien fundamentada .

  42. Indel dice:

    @Jorge F.:
    Ya me tomé un tiempo para leer y comentar sobre el artículo hace días, pero todavía está pendiente de aprobación porque no aparece.
    No voy a decir que sea una gran pérdida pero sí le hace sentirse a uno un poco estúpido.

  43. sukoi-27 dice:

    @Gustav: Los palestinos son los filisteos?? JAJAJAJAAJAJAJAJ VIVA la historia!! Quien le escribe el libreto a este sionista??
    Disculpe, en algunos sitios nergar el holocausto es un delito…así que no en todas partes se puede decir lo que se quiera…y no me parece mal.
    Hitler decía que cristo era ario?? Si…y los perros pastores alemanes la raza superior!! jajajajajaj
    A ver metemos judio, hebreo, semita y sionista en una coctelera y que nos sale?? Lo que nos da la gana…cuando nos interesa son judios, cuando nos interesa israelies, cuando no hebreos y si no son un pueblo, una raza, una religion o un vibrador…. ale, comprese una empanada y la rellena con sus inconsistencias !!!

  44. Gustav dice:

    Hay una interpretacion historica que indica que los Filisteos eran los palestinos de hoy dia.

    Cuando Roma destruyo Jerusalem e Israel – provocando el exilio – huida de judios , Roma cambio el nombre de Israel a Palestina.

    El nombre de Palestina viene de Phalestin – los filisteos .
    Sobre los filisteos – lo encuentras en la web. Era al parecer un pueblo de navengantes- originarios de Creta, parece – que intentaron asentarse en Egypto – fueron expulsados – entonces intentaron asentarse en la tierra de Canaan al mismo tiempo en que los descendientes de Abraham luchaban para apoderarse de esa tierra.

    Los caananitas , originarios de esa tierra – fueron aniquilados por los hebreos – y los hebreos se enfrentaron siempre a los filisteos .

    Pueden ver el tema aqui :
    http://www.imninalu.net/myths-pals1.htm

    En la actualidad , el conflicto entre los judios y los arabes es un conflicto religioso y familiar. Los arabes se declaran descendientes de Ismael, primer hijo de Abraham – Isaac era el hijo de Sarah . El conflicto, como todos saben y entienden, acabara con la guerra atomica donde Israel no perdera.

    Todos los pueblos que persiguieron a los judios vieron su ruina propia – Alemania y muchos otros antes.

    O se apoya a Israel o se esta en contra – neutralidad no es posible porque los que quieren exterminar a los judios tambien exterminaran a todos los diferentes pensantes y el Islamismo colaboro con los nazis matando bajo uniforme nazi decenas de miles de europeos .

  45. Jorge F. dice:

    Todos perderemos, Israel también.

  46. Gustav dice:

    En la logica humana , todos perderemos ya que el Islam ha decidido la expansion totalitaria – Israel es solo la excusa de ellos – el Islam se ha ido expandiendo por todo el planeta como un cancer.

    Todos podriamos pensar que una vez un pais como Iran tenga bombas atomicas – el peligro aumenta mucho maas . En efecto , los iranies no son arabes, son persas , y todos los paises vecinos de Iran estan temerosos de Iran – quieren que USA e Israel actuen – como podemos ver, Saudi Arabia y vecinos de Iran compran enormes cantidades de armas . La India tambien es meta de Iran .
    Bajo esta logica, ya que Iran ha declarado su voluntad de exterminar Israel y logicamente el vecindario , y teniendo en cuenta que cada vez son mas en el entorno con bombas atomicas , como Pakistan, India y los que vengan , tarde o temprano y gracias al fanatismo islamico – al regimen de Iran no le importa inmolarse ya que su premier cree que el es el Messias – el mundo llegara a su final.

    Pero recordemos , Israel es el fruto de la eleccion de Abraham , llamado amigo de Dios . Esto quiere decir, que el asunto es religioso , y la lucha del Islam es una lucha religiosa – la religion en Oriente Medio es tambien Politica.

    Theologicamente hablando – son dos religiones en lucha , el Dios de la religion de Abraham tenia un plan para toda la humanidad y una forma de actuar . Podemos empiricamente ver a lo largo de la diaspora judia como el pais volvio a existir e incluso reinventar su idioma como hoy dia – esto , despues de siglos de persecucion e intentos de exterminio – es un caso nada logico y que jamas ha ocurrido . Una vez creado el Estado de Israel, la ONU tambien dio oportunidad a la creacion de un estado palestino – pero las naciones arabes no eligieron la paz y el estado palestino , eligieron todas atacar a Israel y exterminarlos – repetidas veces. Lo que hemos visto , es que Israel no solo ha logrado sobrevivir y repelerlos, sino que se ha convertido en una potencia tecnologica y para el colmo, han convertido Israel en fructifero – al contrario que todos los paises arabes . Esto , sin olvidar que Oriente Medio antes del Islam entregaba al Imperio Roman articulos de lujo y el Norte de Africa era el granero del Imperio Romano – con el Islam , no solo se lleno todo de violencia, sino que se destruyo todas las antiguas riquezas y se convirtio en un desierto.
    Hay una relacion entre la politica, la moral y el resultado de un pais. Gobierno criminales destruyen sus paises , como la Alemania Nazi, la Cuba de Castro o la Venezuela de Chavez – paises destruidos , inhumanos para sus habitantes y con millones de exiliados.
    Es Israel en realidad quien defiende el mundo libre y su individualidad contra los totalitarismos – logran los islamicos destruir a Israel – le toca el turno a occidente . Demostrar pacifismo ante los totalitarios ya aprendimos del nazismo.
    Como el conflicto es religioso – la salvacion viene y es de Israel , ya que ninguno de nosotros aceptaria vivir bajo el islamismo bajo ninguna forma, nisiquiera el moderado, visto como sus pueblos sufren y son asesinados impunemente . En Irak los armados por Iran no solo matan cristianos irakies, matan tambien musulmanes y ponen bombas tanto en Mezquitas como en Iglesias.

  47. Gustav dice:

    Algo mejor que un terrorista del PLO para contar la cuestion Israel – Palestina ?

    http://www.imninalu.net/myths-pals1.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.