Ayer, me pregunté cómo respondería la izquierda a la muerte de Orlando Zapata a manos de la dictadura cubana, como consecuencia de una huelga de hambre con la que pretendía denunciar las condiciones de vida en los presidios de la isla.  Me interesaban especialmente los blogs, porque suponía que habría más respuesta en ellos que en los partidos, siempre tan pendientes de complicados cálculos.Pues me equivoqué. Hay decenas de blogs alineados en la izquierda política, y sólo doce -salvo que se ma haya pasado alguno- se han mostrado consternados con esta nueva tropelía de la despreciable dictadura caribeña. En cambio, tanto el PSOE como UPyD han lamentado la muerte del preso cubano. Izquierda Unida, inexplicablemente, no ha dicho nada como organización, aunque su portavoz en el Congreso de los Diputados, Gaspar Llamazares, ha lamentado la muerte de Tamayo y ha asegurado que “trabajará para que esto no ocurra más“. Me ilusiona especialmente esta última manifestación, porque parece que puede suponer una actitud más activa que en el pasado de mi diputado favorito con respecto a la dictadura cubana.