La Sexta: de la telebasura a la telemierda

Posted · 25 Comments

Creo que pasaron ya aquellos tiempos en los cuales podíamos ver a través de nuestros televisores telebasura de calidad. Mariñas, Patiño, Lozano, Karmele, incluso la estirada de Mercedes Milá diciendo en antena que Gran Hermano es una investigación sociológica, son grandes profesionales de la comunicación, la televisión y el periodismo, y sus programas están más cercanos a El Hombre y la Tierra, a Vivir cada día o a Informe Semanal que a Generación Ni Ni. Vender exclusivas sobre mi trasplante de riñón o mi vida amorosa es una forma digna de ganarse la vida, en comparación con la forma en que se la ganan quienes producen, dirigen y trabajan en Generación Ni Ni, que, a juzgar por el video que pueden ustedes ver más arriba, es un realitchou sobre predelincuentes y delincuentes en acción. Quizás me esté haciendo viejo, quizás me esté haciendo conservador, no sé, pero ante cosas como la vista más arriba, me siento como un marciano. Si yo fuese presidente de La Sexta, ordenaría quitar ese programa de la parrilla y presentaría denuncias contra algunos de sus participantes. La Sexta tiene algunos buenos programas que se dedican a criticar la telebasura, Público lleva todos los días en su contraportada la imprescindible sección de Visto/dicho/oído, que se dedica a poner en evidencia la telebasura ¿Cómo es posible que produzcan y mantengan telemierda?

Rebeca Ruiz, una bloguera imprescindible, recientemente agregada a I Love IU -y de la que hablarémos otro día, por otras interesantes iniciativas que tiene en marcha- publica hoy una carta abierta a Emilio Aragón, presidente de La Sexta, sobre este tema, y nos propone que le escribamos todos, que ni consintamos, ni encubramos casos claros, evidentes y probados de maltrato de género, como el que aparece en el video de arriba.

25 Responses to "La Sexta: de la telebasura a la telemierda"
  1. mitxel dice:

    En cuanto comenzaron a emitir las privadas yo solía decir: “ay del un-dos-tres, coño, si aquello era un programa cultural y no lo sabíamos”.

    Hoy hasta las mamachichos parecen una emisión cultureta.

  2. mitxel dice:

    Por cierto, mañana, por imperativos muy imperiosos salgo para París.

    Si algo me ocurriese les ruego digan a las autoridades del país de los derechos humanos que no me hagan la autopsia.

    Total… que diga doña Carla Bruni que morí de amor.

  3. Don Ricardo dice:

    @mitxel: Qué cómodo es jugar así, sabiendo antes de empezar que, pase lo que pase, se va a ganar el partido.

  4. Rebeca Ruiz dice:

    Asco. Siento asco. Pero no desánimo. Seguiremos en la brecha, denunciando donde haga falta. Seamos idealistas en el único sentido de la palabra: el bueno.

  5. Inocente dice:

    Don Ricardo

    “Eso” lo estan emitiendo por television?

    Lo peor es que impresentables siempre los ha habido, ahora los sacan en television para que todo el mundo los vea, en lugar de esconderlos por verguenza ajena…

    @mitxel: Le recomendaria un restaurante casero cerca de la Gare du Nord pero es que se me ha olvidado el nombre… si me acuerdo mañana se lo digo.

  6. Indio dice:

    Yo no escribo cartas para recordarles a los medios que tienen que ser moderados y socialdemócratas.

    Don mitxel cuidese, no duerma en la estación y mire a ambos lados cada vez que cruce la calle. Recuerdos al cartero anticapitalista, a ver que le cuenta…

  7. Don Ricardo, coincido plenamente con el titular, aunque se me ocurren adjetivos o efiniciones más duras y, seguramente, más aproximadas a la abyecta condición de este canal que, mucho cuidado, no es peor que la mayoría de los demás. Hace tiempo que vengo planeando un post a sueldo de La Habana sobre La Sexta, del mismo modo que lo vengo planeando con Público. La diferencia es que el periódico de mediapro, si bien ha entrado o hace muchos méritos para ser considerado ya, por fin, parte integrante de Falsimedia, lo del canal televisivo no admite matizaciones: La Sexta es pura basura, bazofia de la peor, como dice usted, mierda de la buena.

    Lo que pasa es que mi visión es algo distinta y no me dejo llevar por ese tipo de programas engañabobos en los que personas maleducadas se explayan hasta donde les viene en gana. Hace poco vimos (yo no lo vi in situ, pero me enteré via APM, un programa muy recomendable de TV3 para constatar el denigrante panorama televisivo) a un tipo llamado John Cobra que hizo y dijo todo tipo de obscenidades en un programa supuestamente familiar, tocándose sus “partes” y profiriendo insultos a los telespectadores y al público que asistía en directo al programa. En Público precisamente apareció días después una noticia que vinculaba a ese personaje a grupos nazis, como demostraban unas fotografías. No creo que lo de la sexta sea más condenable y, además, en el otro caso hablamos de la TV pública, la que “supuestamente” pagamos entre todos.

    Don Ricardo, la Sexta es un canal infeto y miserable por otros motivos, no por los mismos motivos que pueden verse en el resto de cadenas generalistas salvo alguna excepción contadísima como TV3, C33 o La2, aunque merecen mis críticas (sobre todo TV3) por otros asuntos. La Sexta es mierda, es miserable por, entre otras cosas, sus servicios informativos. Hace tiempo que considero de encefalograma plano los informativos de TV3, los más respetables de todos los que puedo ver en Catalunya de canales generalistas. Mucho peor considero a los de TVE y Cuatro, los que podrían ir justo detrás. Pues bien, a pesar de esa penosa consideración tan negativa que tengo de los informativos de la cadena pública catalana, que pertenecen a Fasimedia sin lugar a dudas, tengo clarísimo que son ABSOLUTAMENTE MARAVILLOSOS al lado de los informativos de La Sexta. Baste ponerse ante el televisor cualquier día, cualquiera, a las 20h (¿o 20:30h?) y dejarse llevar por la sucesión imparable de sucesos, del peor sensacionalismo, de las peores actitudes que siempre hemos denunciado alguno en infectos canales como Tele 5 y Antena 3. Ésa es la verdadera basura, la genuina mierda, o la más llamativa que podemos atribuir a La Sexta. que aparezcan unos niñatos haciendo el burro, sacando lo peor de ellos mismos, no me dice mucho. Sí, me basta para renegar del canal responsable de tamaña bazofia, pero en el fondo no deja de ser un reflejo de la penosa sociedad en la que vivimos, con un aumento progresivo de ciudadanos individualistas y maleducados, sin mñas base que la telebasura que les ha llevado a sus indignas apariciones televisivas. Ese programa del que nos ha puesto un fragmento es hijo de Gran Hermano y primo hermano de muchos otros que inundan las pantallas desde hace unos años; es la telerrealidad.

    Como suelo decir, algún día la muerte de alguien formará parte del espectáculo televisivo. Estoy convencido. El gancho de un programa será la segura muerte de alguien. empezarán por condenados a muerte (si no es aquí, será en un país donde esté legalizada) y lo venderán diciendo que uno de los dos (o los que sean) concursantes, condenados todos a muerte en su vida real (la vida ajena al programa), uno de ellos o varios, salvarán su vida. El resto morirán. Como ya estaba previsto que muriesen, el público entenderá el programa es positivo y no verá la muerte de personas en directo sino la absolución de personas en directo. Los telespectadures, que llevarán las audiencias de ese programa hasta lo más alto, pensarán que es un buen programa, porque salvará vidas. En cieto modo tendrán razón, incapaces, eso sí, de entender que se estará estableciendo un serio precedente: la muerte como espectáculo televisivo. Ése será el Gran Hermano de la muerte. Más adelante, como degeneración obvia, llegará la generación Ni Ni de la muerte, en la que personas inocentes morirán en directo, personas inocentes se jugarán la vida por un premio que, no lo dudo, será descomunal. Se requerirá su consentimiento, se asegurarán que estaban en pleno uso de sus facultades mentales y a competir. Habrá gente dispuesta a jugarse la vida en directo por un premio, del mismo modo que ahora, en un estadio mucho menos “avanzado” hay gente dispuesta a jugarse su dignidad por participar en un programa como Generación Ni Ni. Los Ni Ni de hoy son los que se reían y tronchaban frente al televisor viendo Gran Hermano, viendo a aquel sujeto que, absorto en su propio patetismo gritaba “quién me pone la pierna encima”. Todo evoluciona, todo degenera; me parece más que evidente. La muerte en directo será y no veo porqué pensar lo contrario. Piensen en aquella película del gobernador de California, ¿cómo se llamaba?… creo que “Perseguido”. Era eso mismo. La ciencia ficción está aquí y, supongo que no será en España donde pase por primera vez, pero pongamos fecha a la primera muerte en directo, la primera muerte como espectáculo televisivo vendido como tal (porque muerte en directo o en diferido ya hemos tenido en televisión, aunque no la venden como tal sino como consecuencia de otro asunto… piensen en los cuerpos que se lanzaban al vacío desde las toerres gemelas). Yo creo que antes de 2020 podríamos tener el primer espacio televisivo con muerte en directo como leit motiv del mismo. ¿Demasiado pronto? Puede, pero parece obvio.

    Me he ido un poco del hilo (no mucho) y ahora les dejo con un escrito que acabo de recibir de alguien que conoce a uno que trabaja en RTVE. Me lo ha enviado alguien fiable pero no puedo poner la mano en el fuego del todo. Creo que es cierto. Leánlo y relacionen con La Sexta, que es fácil:

    Amigos míos:

    Frente a la campaña interesada que se está haciendo desde el gobierno de cara a la opinión pública sobre las bondades de la retirada de la publicidad de TVE y a la creencia popular -también interesada desde el gobierno- de que los trabajadores estamos muy bien pagados y trabajamos más bien poco, algunos compañeros hemos decidido exponer a la luz pública la realidad de lo que está pasando aquí dentro y el futuro incierto que ahora mismo tenemos todos los trabajadores y trabajadoras de la Corporación RTVE.

    Idealmente recurriríamos a los medios de comunicación para denunciar la situación del personal de CRTVE, pero experiencias anteriores demuestran que las distintas empresas de medios de este país han establecido pactos de silencio a la hora de informar sobre malestar de trabajadores, movilizaciones o huelgas en medios de comunicación por aquello de qué pasará cuando me toque a mí. Por si esto fuese poco, nunca antes desde la llegada de la democracia se había dado en este país tal concentración de medios de comunicación progubernamentales (SER, La Sexta, Cuatro, El País, etc).

    Somos conscientes de las dificultades económicas que están atravesando muchos ciudadanos y de los índices de paro. También nos consta que el hecho de quejarnos en la coyuntura actual podría resultar para algunos, cuando menos, poco ético: al menos tenemos trabajo. No obstante, precisamente porque queremos conservar nuestros trabajos y porque nos negamos a que se engañe a la ciudadanía respecto de lo que pasa en una empresa que financian parcialmente con sus impuestos, nos gustaría hacer llegar este escrito a cuanta más gente mejor.

    Vaya por delante la aclaración de que el personal de CRTVE no tiene categoría de funcionarios públicos. Se trata de personal laboral de una empresa pública. No tenemos ninguna plaza en propiedad y podemos perder nuestros puestos por ejemplo mediante un Expediente de Regulación de Empleo con las indemnizaciones que fija la ley o que en su caso se pactasen. Nada de esto sucede en el caso de los funcionarios.

    Una vez aclarado este punto, pasamos a enumerar los problemas que se están viviendo en la empresa.

    Desde hace algún tiempo, la mayor parte de los programas de RTVE están en manos de productoras aunque se le venden al público como programas de producción propia de RTVE cuando en realidad no hay trabajadores de la casa implicados en ellos pese a contar con personal y medios suficientes. Esto, que venía siendo lo normal en series y programas de ficción (“La señora”, “Águila roja”, “Cuéntame”,…), se ha hecho extensivo ahora a la mayor parte de las retransmisiones deportivas y a las de la Lotería Nacional, adjudicadas a la empresa Mediapro, una de las principales accionistas de La Sexta a través del grupo Imagina. Mientras tanto en el parking de unidades móviles de Prado del Rey hay paradas 25 unidades móviles de televisión y su correspondiente personal sin hacer nada pero pagadas con dinero público.

    El argumento esgrimido desde la dirección de la empresa es que el personal propio resulta más caro que la subcontratación a una productora para hacer el mismo trabajo. Para justificarlo ante el Consejo de Administración de CRTVE y el Parlamento se ha ideado una contabilidad perversa que funciona de la siguiente manera: se deja a los trabajadores parados asignándoles únicamente unas pocas horas de programas a la semana y entonces se dividen sus sueldos mensuales por el número de horas de programa que han hecho durante el mes –NO POR EL NÚMERO DE HORAS DE JORNADA LABORAL COMPLETA-. El resultado son unas cantidades desorbitadas por hora de trabajo. Como ejemplo particular el de la categoría de Técnico Superior de Imagen (cámaras, controles de cámara, gruistas, fotógrafos). Su sueldo base es de 1.224 euros mensuales. Según la empresa cada uno de estos profesionales le cuesta 76 euros por hora. De acuerdo a este cálculo para nuestra jornada de 35 horas semanales deberíamos estar ganando ¡10.640 euros al mes!. A renglón seguido se alega que como somos tan caros hay que darle el trabajo a una productora porque sale más barato. Es decir, nos dejan sin trabajo para poder justificar a posteriori la externalización.

    La mayor parte de la subcontratación de servicios y programas se está dando a Mediapro o a empresas de su mismo grupo. No es ningún secreto que la empresa Mediapro, además de formar parte del grupo Imagina, accionista de La Sexta, está vinculada al PSOE habiéndose encargado de la campaña de este partido en las últimas elecciones generales. También se están externalizando programas y servicios que van a parar a la productora que dirige el marido de la ministra Carme Chacón.

    Se invirtió dinero público en la compra de varias furgonetas equipadas con equipos de transmisión en directo vía satélite, denominadas Unidades Terrenas para hacer reportajes en directo en programas como “España Directo” y para informativos. Se firmó un acuerdo con los representantes de los trabajadores para aceptar unas condiciones especiales para operar estas unidades terrenas –por cierto poco justas para los trabajadores ya que se saltaban el convenio- y se dieron los cursos correspondientes para su manejo. Pues bien, estas unidades llevan más de un año paradas en los parkings de los centros de TVE y mientras se siguen subcontratando estos servicios a Overón, empresa participada por Mediapro.

    La grabación del último discurso de Navidad del rey se realizó con una unidad móvil de Alta Definición subcontratada a otra empresa mientras que la de TVE se quedaba en el garaje con la excusa de que era demasiado grande para instalarla en el Palacio de la Zarzuela cuando lo cierto es que si algo sobra allí es espacio.

    Se reconvierte a trabajadores de edición de vídeo con años de experiencia a otras áreas, se dejan las cabinas de edición de vídeo sin utilizar y luego se subcontrata la edición de los programas adivinad a qué empresa….Efectivamente, a Mediapro. La excusa esta vez es que no tenemos editores de vídeo. Naturalmente, previamente se los han quitado de encima. Por otro lado, en RNE se ha externalizado mediante la contratación carísima de “colaboradores” ajenos a la empresa la mayor parte de la programación.

    Con la llegada hace tres años del expresidente de la Corporación RTVE Luis Fernández, se introdujo también un equipo de nuevos directivos que se trajeron de otras televisiones y productoras –hasta un total de 97- y se apartó a los profesionales que llevaban toda la vida en la empresa de los mismos puestos de dirección. Incluso se crearon puestos de dirección que no existían previamente. Todo este equipo se contrató a golpe de talonario con sueldos astronómicos.

    El recientemente cesado Javier Pons, exdirector de TVE, se ha marchado con una indemnización de 200.000 euros, su salario anual mientras estuvo en el cargo. Pons venía del entorno de La Sexta.

    – Mientras tanto, la mayoría de los estudios de TVE se mantienen vacíos o con un programa al día en el mejor de los casos y a los trabajadores se les recortan los pluses y las dietas en los viajes cuando se les requiere para hacer retransmisiones o programas fuera de sus centros de trabajo, enviándoles, por ejemplo, a Sevilla para retransmitir una carrera de caballos, haciéndoles ir y volver el mismo día y dándoles un bocadillo para comer.

    Esta es la realidad de RTVE. Al espectador solo le llega el hecho de que ahora tiene una televisión pública sin publicidad pero no se le dice por donde se está yendo el dinero ni que –a pesar de lo que difunden algunos medios- el presupuesto de CRTVE es de los más bajos de una radiotelevisión pública europea: mil setenta y cinco millones de euros frente a los más de cuatro mil millones de la BBC o a los tres mil de la televisión pública francesa, por citar a dos. Pero además la decisión tomada el año pasado por el gobierno de Zapatero y tramitada por la vía de urgencia mediante decreto ley -¿qué prisa habría?-, no se limitaba a quitar una de las fuentes de financiación de RTVE mediante la supresión de la publicidad, sino que se limitaba la programación en favor de las cadenas privadas. La propuesta es que el Estado financie la mitad del presupuesto y la otra mitad provenga de una tasa que se cobrará a las televisiones privadas y a las empresas de telecomunicaciones sobre sus ingresos. El resultado ha sido que no solo algunas de estas empresas se han negado a pagar esta tasa y la han recurrido en los tribunales, sino que además la Unión Europea la considera ilegal.

    A fecha de hoy sigue sin estar claro de donde saldrá el dinero para cubrir la mitad que no financia el Estado de un presupuesto ya de por sí escaso. Sin embargo sigue habiendo productoras vinculadas a televisiones privadas aumentando su facturación a costa de la televisión pública mientras ésta mantiene a su personal sin trabajo y sus instalaciones y equipamiento parados.

    Os pido que difundáis este mensaje en vuestro entorno ya que es la única manera de que la verdadera situación de la radiotelevisión pública llegue a la gente ajena a los medios y de que, entre todos, contribuyamos a salvar puestos de trabajo y a detener un sangrado del dinero de todos logrando una RTVE que realmente nos merezcamos y de la que podamos sentirnos orgullosos.

    Un saludo.

  8. Domin dice:

    @Lucien de Peiro: Se aburre usted una barbaridad

  9. Jéssica dice:

    Pues esto no ha hecho más que empezar: en el programa de la próxima semana, a la misma chica le intentan quemar el pelo con un soplete. Al menos eso es lo que apareció ayer, justo antes de empezar Buenafuente, en el resumen de en el próximo programa. La semana pasada una agresión sexual, la semana que viene una agresión física. Lo dicho: esto no ha hecho más que empezar.

  10. Jéssica dice:

    Por cierto, La Sexta ha retirado los videos de la agresión tanto de http://www.nini.lasexta.com como de su canal de Youtube. Busca en google “las imágenes más obscenas de generación nini”, el primer resultado es el video en cuestión que ha eliminado. En su web tampoco aparece YA por ninguna parte.

  11. sukoi-27 dice:

    Donde está el juzgado de guardia, y Garzonazos?? Que asco!!

  12. @Domin: no, si me lo pasé muy bien escrbiendo y colgando ese comentario.

  13. dexter dice:

    en chuecadigital.com esta colgao el video

  14. sukoi-27 dice:

    Suerte que la pluralidad democratica nos ofrece otras posibilidades…..

    http://www.megaupload.com/?d=SYHCQT45

  15. sukoi-27 dice:

    Exijo que la OTAN bombardee ya esta cadena de televisión, por menos lo hizo con la tv servia….

    http://www.lasmalaslenguas.es/2010/03/19/la-facha-borracha-y-los-negros-de-zimbawe/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.