BernatUn día, Cospedal dice que celebrar un acto en apoyo al juez Baltasar Garzón es un “disparate” y un atentado contra la democracia, y al día siguiente el sindicato ultraderechista Manos Limpias (pero llenas de mierda) -con gran predicamento entre algunos magistrados considerados progresistas del Tribunal Supremo- presenta una denuncia contra Carlos Berzosa, Rector de la Universidad Complutense en cuya Facultad de Medicina tuvo lugar el acto, y Carlos Jiménez Villarejo, uno de los oradores que intervinieron en el mismo. A Berzosa le acusan de prevaricación y malversación de caudales públcios, mientras que a Villarejo le acusan de injurias y calumnias preseuntamente realizadas a algunos miembros del Tribunal Supremo. Manos limpias además, asegura que el acto fue “un ataque y subversión del sistema democrático“, y una “incitación al golpismo“. Ahí es nada. Esto sinvergüenzas que acosan al Juez Garzón ante el escándalo del mundo entero por perseguir judicialmente, plenamente amparado por la Ley, un golpe de estado que no sólo no fue incitado, sino que se materializó y supuso la muerte de cientos de miles de personas, muchísimas de las cuales aún no han sido localizadas, acusando a la expresión del civismo democrático encarnado en los sindicatos, la universidad y la ciudadanía de “golpismo”. EN facebook hay un grupo que recoge autoinculpaciones de haber cometido ambos delitos, para hacérselas llegar a Manos Limpias (pero llenas de mierda) o al juez. Aquí lo tienen ustedes.

Venga... meta ruido por ahí