Yo apoyo a Garzón. No lo apoyo por ser Baltasar Garzón, ni por su estilo personal, que como dijo ayer alguien puede gustarnos o no, pero no es relevante. Ni siquiera le apoyo por su trayectoria profesional, que es brillante, aunque como la suya y como la mía, no es perfecta. Le apoyo porque ha osado desatar los nudos que Franco creyó, con razón según parece, dejar atados y bien atados. Le apoyo porque nos ha recordado a todos que la derecha española no ha avanzado un sólo paso desde la Restauración, y considera  que España es su finca, una finca en la que hace y desace a su antojo (Gurtel), con mano dura si se le rebela el servicio (los crímenes del franquismo). Apoyo a Garzón también porque en la batalla que están dando algunos magistrados del Tribunal Supremo contra la razón, Garzón representala razón cívica y la justicia al servicio de los intereses democráticos. Además le apoyo, porque me da la impresión de que algunos jueces del Supremo están utilizando las querellas presentadas por la extrema derecha para resolver con él ciertos asuntos personales, y me parece bochornos que se utilicen y manchen las instituciones democráticas en interés personal de algunos.

Y además, porque me da la gana, apoyo a Baltasar Garzón, no ya como juez, sino como persona, por el valor que ha demostrado persiguiendo a delincuentes de toda calaña, del narcotráfico a la mafia, pasando por la ETA y el PP.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →