• En España, el Tribunal Constitucional está rebajado gravemente de legitimidad porque los dos partidos únicos del régimen son incapaces de renovar a aquellos de sus miembros cuyos madatos han caducado hace varios años. Además, el Tribunal Supremo acelera aquellos procedimientos que pretenden dar un castigo ejemplar a quienes pretenden instruir un proceso por crímenes de lesa humanidad que según la legislación internacional, no prescriben, mientras que otros procedimientos que interesan a personas sencillas y sin padrinos, duermen el sueño de los justos por años. No hay que olvidar que además, que se prohiben partidos políticos alterando con ello la representación parlamentaria, se cierran periódicos bajo acusaciones que luego no se pueden probar, que se acaba con la buena fama y con el patrimonio de las personas, y que se buscan delitos ficticios y ad-hoc para evitar que ciertas personas que ha  cumplido sus condenas salgan de prisión. Además, la más alta magistratura del estado es propiedad de una familia de zangolotinos que se la pasan de unos a otros, antes de hacerse enterrar en dependencias del Patrimonio Nacional
  • Colombia es el país en el que más sindicalistas mueren asesinados a manos de mandados de los patronos, y estos crímenes quedan sistemáticamente impunes.
  • En Honduras, un golpe de estado contra el presidente y el gobierno elegido democráticamente ha sido legitimado por las democracias occidentales con una simulación de elecciones para elegir a un nuevo presidente golpista que no ha conseguido -y probablemente tampoco lo ha intentado, porque no entra en sus planes- que cese la violencia política contra la oposición.
  • En China fusilan a la gente por ser separatista, por aceptar sobornos, por menudeo de drogas, por falsificar productos farmacéuticos…
  • En Estados Unidos, electrocutan a los pobres.
  • En Irán cuelgan a los gays.
  • En el Vaticano existe aún una extraña monarquía absoluta.
  • En muchos países europeos los referendums se repiten sistemáticamente hasta que salen los resultados a gusto del gobierno. Y ya entonces, dejan de repetirse.

Y seguro que se me quedan algunas cosas en el tintero. Como por ejemplo, que en Cuba, la policía acosa a los opositores políticos por las calles y los Tribunales de Justicia no cumplen con sus propias leyes, como se demuestra aquí. Lo cual ya es raro, porque Cuba, a diferencia de los países mencionados más arriba, es una democracia perfecta.

Tagged with →