Que no lo entiendo. ¿Cómo es posible que los dos tránsfugas de Velilla, que fueron expulsados de IU, después de un acelerado y demoledor expediente instruído por doña Lali Vaquero, como consecuencia de su decisión de votar una moción de censura del PP para desalojar al PSOE del gobierno municipal, puedan haber acudido la semana pasada a una asamblea local, haber intervenido en ella tranquilamente, haber sido elegidos miembros del Consejo Político Local, y seguir usando los símbolos y los logotipos de Izquierda Unida, para su acción política fraudulenta?

Más que pensarlo, estoy seguro de ello. No les conocía. Porque lo que no quiero pensar es que la dirección de IU-CM apoya a dos concejales tránsfugas que han pactado un gobierno locl con la derecha más reaccionaria, que es la que representa el PP; como no quiero pensar que las direcciones regionales del PP y de IU-CM pactaran aquella moción de censura, tal como aseguran las habitualmente mentirosas fuentes populares. Ni, por supuesto, quiero pensar que IU-CM le deba algo al PP, y por ello, siguen apoyando de hecho a los tránsfugas.

No quiero pensarlo, pero a veces, no hay más remedio que hacer lo que uno no quiere. Y ésta puede ser una de esas tristes ocasiones, oigan, porque parece forzado y tardío que la responsable de propaganda de IU-CM, Lidia Fernández, publique con tantos días de retraso -y sin duda en respuesta a esta entrada tan brillante como valiente de doña Reyes Montiel– una carta en la que Ruben Bejarano recuerda a IU Velilla que los concejales tránsfugas no son miembros de IU. Una carta que parece no más que un pretexto, una forma de salir al paso de lo que ha ocurrido, sobre todo porque habiendo estado presente don Ruben Bejarano en aquella asamblea en representación de la dirección de IU-CM, tenía que haber hecho la advertencia allí mismo, y de viva voz. Y nadie le oyó hacerlo.

Y luego está el expediente de expulsión, paralizado en la Comisión de Garantías, para dar alas a los tránsfugas…

Y claro, pues se hace la duda…

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →