Hubo un tiempo en que, probablemente, el perfeccionamiento genético de los perros era necesario incluso para la supervivencia del propio ser humano: cruzando a los mejores perros pastores para alumbrar una camada que no te perdiera ni una oveja, o intentando conseguir el perro con más habilidad para auxiliar al hombre en la caza.

Sin duda esos tiempos han pasado

Más en Ceros a la Izquierda. Los comentarios, allí.

Tagged with →