I Love IU nació como un agregador de bitácoras personales escritas por personas vinculadas a Izquierda Unida y a su entorno. Eso fue hace unos años, no recuerdo cuantos, y a iniciativa de un grupo de personas de divernsas tendencias internas dentro de IU, que reconocíamos que fuera de Izquierda Unida había muchas ideas interesantes y valiosas para la izquierda. Era también una época en la que izquierda Unida era capaz de entenderse con posiciones políticas situadas allende sus límites.

Hoy las cosas han cambiado mucho. Al calor de la Refundación, y al ritmo de ese trantrán que convierte a militantes en zombis, se está produciendo una especie de ensimismamiento de IU y sus militantes, que parecen haberse olvidado de que hay vida política no ya fuera de IU, sino fuera del PCE, y están refundando algo de lo que cada vez me siento más ajeno. No es que no podamos ya entendernos con quienes, situados en la izquierda no se encuentran en IU, sino que somos incapaces de entendernos con nosotros mismos y se considera como adversarios a muchos que forman parte de IU, pero no aceptan las posiciones de la nueva dirección y critican la forma en que se está llevando a cabo la refundación, que, en mi opinión, y por hablar claro, no es más que una imposición a toda la formación de las posiciones políticas del sector mayoritario del Parrtido Comunista de España.

Este clima se ha trasladado a I Love IU, en cuya lista de correo interna se ha llegado a pedir cuentas a algunos compañeros por los enlaces que ponen en sus blogs, o se denuncia a otros compañeros por la puesta en marcha de iuiciativas políticas perfectamente compatibles con IU, aunque quizás no tanto con ciertos intereses de cierstas facciones de la formación. Se trata de un sectarismo que dada vez muestra menos disimulo y respeta menos límites; se trata de un sectarismo que ya nos llevo en su día a sacar de I Love IU -que rcordemos, es el agregador de IU y su entorno– a compañeros claramente posicionados en la izquierda como Javier Caso Iglesias, cuya reciente actividad política hay que calificar como mínimo de valiente y extremadamente interesante, o que viene intentando desde hace años sacar del agregador a los compañeros de Iniciativa per Cataluña.

Porque lo que yo pienso es que podemos tener diferencias con compañeros que, por unos motivos o por otros se han ido de Izquierda Unida, pero si somos tan cerrados que no consideramos “nuestro entorno” no ya a aquellos que a pesar de haberse ido de la formación mantienen su voluntad de trabajar en la construcción de la izquierda alternativa, que se supone que es en lo que consiste la cacareada Refundación, sino incluso a aquellos otros compañeros con los que tenemos acuerdos electorales en diversos ámbitos, como Iniciativa per Catalunya, sencillamente vamos a la desaparición y a la insignificancia política, si es que no estamos ya en ella, por mucho que  ganemos unos tristes puntillos en las encuestas, que más que ganar nosotros, pierden otros.

No estoy dispuesto a ser el ejecutor de las decisiones sectarias que se toman en una lista de correo que se ha arrogado la capacidad de definir el entorno de IU, y de imponerme que meta o saque a los blogs en el agregador en función de inetreses que considero que no sólo no son los de IU, sino que son contrarios a su espíritu y a sus intereses. Tampoco estoy dispuesto a compartir espacios en la red con aquellos a  los que considero responsables de la transofmración de I Love IU -una iniciativa abierta en origen- en algo cerrado y puramente interno.

Por eso, he decidido desvincular mi blog de I Love IU, y desvincularme yo mismo de la administración del agregador.

Tagged with →