La historia y el devenir de IUN no se puede comprender sin la buena labor que Félix Taberna ejerció. Félix imprimió un estilo cercano, creíble y afable a nuestra organización… con maneras flexibles y principios sólidos. Ahora, ha decidido continuar la lucha por la utopía cotidiana desde el ámbito ciudadano. Su propósito es muy nítido: intentar orientar a la izquierda difusa en el cambio y sumar, gota a gota, una marea ciudadana que alcance ese cambio político y social. Obviamente, el mantenimiento de la afiliación es una cuestión de voluntad. Respetamos su decisión.

Nosotras y nosotras también creemos firmemente en la necesidad de reactivar a la izquierda y apostamos firmemente por un cambio de gobierno. Un cambio de contenidos y de prácticas públicas. Y vamos a trabajar por provocar mayorías sociales que se puedan traducir en nuevos escenarios políticos de progreso.

Lean la entrada completa en La Casa Roja. Y los comentarios, allí.

Venga... meta ruido por ahí