Me entero por don Escolar, que está siempre al quite, de este interesante comentario editorial de don Iñaki Gabilondo, al que hace tiempo que no sigo. Por si no lo quieren ustedes escuchar, viene don Iñaki a decir que no vivimos en democracia, que estamos en la dictadura de los mercados, e incluso que la socialdemocracia está prohibida de facto, y que se le permite gobernar, pero no según sus principios (como si la socialdemocracia no fuese responsable de lo que está ocurriendo, aunque sólo fuese por omisión). No me va a leer don iñaki, porque el hombre se irá de vacaciones, y no es cosa de amargárselas, pero se echa de menos otro comentario editorial en el que se propongan alternativas, porque claro, descolgarse de repente (con un anuncio de la Cajamadrid de Rato y de Esperanza bajo el nudo de la corbata) con la valiente denuncia de que vivimos en una dictadura, impone hacer un llamado a la resistenca activa y pasiva y a la lucha contra una dictadura que, si es como la describe don Iñaki, es especialmente odiosa, ya que se camufla tras el rito de la democracia.