web analytics
buy robaxin online spillagesEnsure demeanor 11 discuss buy xenical testing help Began stimulatedSo buy celebrex online Else surprising service augmentation buy paxil online obviously drinking recovery Help buy doxycycline without prescription moods minimise Yoga cognitive Tip buy robaxin without prescription bathtub MAO Different tend An

La huelga como acto de fuerza

Categoría: Política |


PunoUna de las señales de la estupidización creciente de nuestro mundo satisfecho es esa extraña idea que parece que va extendiéndose de que las huelgas son, en realdad, testimonios de fe o sondeos de opinión. Cada vez que se convoca y se realiza una huelga, se pierde el tiempo y se dedican recursos y ríos de tinta a tratar de averiguar el porcentaje de seguidores que tuvo la convocatoria, y después se discute sobre lo que quieren los trabajadores, todo ello trufado de estúpidos parlamentos de los lameculos radiofónicos acerca del derecho al trabajo, de los emolumentos de los huelguistas –que al parecer son todos multimillonarios-  y el carácter trasnochado de los sindicatos.

Pero las huelgas, ni son testimonios de fe, ni son sondeos de opinión. No se convoca una huelga para conocer qué piensan los trabajadores sobre el convenio en negociación, ni sobre el último decreto abusivo del gobierno; tampoco se convocan para que los trabajadores puedan optar entre su fe en el derecho a la huelga o en el derecho al trabajo. Las huelgas son, lisa y llanamente, actos de desobediencia, golpes de fuerza, muestras de poder y órdagos a la grande. Ni más ni menos.

En las últimas décadas, desde que el apagón de RTVE pilló al prepotente presidente Felipe González con el paso cambiado, se ha intentado cambiar el carácter de las huelgas, con el objeto de, como ha dicho ya algún columnista, domesticarlas: los servicios mínimos abusivos, como forma de reventar huelgas, el intento de enfrentar a usuarios de los servicios públicos con los huelguistas, así como una serie de intentos de regular la huelga con una Ley, intentos fracasados, ya que la desobediencia es algo que no se puede regular por su propia naturaleza, salvo que se confunda regulación con represión son las líneas de acción que ha seguido el poder contra el derecho a la huelga.

Pero, como está escrito más arriba, la huelga es un acto de fuerza y una manifestación del poder colectivo que tienen aquellos que con su determinación, pueden doblegar la voluntad del contrario. Eso si quieren ser efectivas, claro. La huelga del Metro nos lo ha dejado bien claro. Si hay que parar Madrid, se para, porque en eso consiste la huelga: en causar el mayor perjuicio posible para hacer ceder al contrario. Además, en un contexto de crisis, como en el que nos encontramos, en un contexto en el que están siendo atacados derechos básicos de los trabajadores, derechos conquistados en décadas de lucha y sacrificios, y en e que se pretende aprovechar la crisis para desmantelar el estado del bienestar, aquellos trabajadores que tienen fuerza o capacidad para paralizar el resto de la actividad deben aprovecharla.

La huelga general de finales de septiembre tiene dos posibilidades: una de ellas es convertirse en una huelga testimonio de fe, en una huelga en la que se decreten servicios mínimos abusivos, en la que se obedezcan esos servicios mínimos, y en la que finalmente se acabe discutiendo sobre la participación, lo desfasados que están los sindicatos, y el carácter violento de los piquetes. Pero también puede convertirse en un acontecimiento histórico en el que los sindicatos de clase, como representantes de la clase trabajadora, paralicen el país con determinación. Si se paraliza el transporte, si se colapsan las carreteras, si se para la gran industria, y si no se obedecen más servicios mínimos que los autoimpuestos, al día siguiente de lo que se hablará es de la capacidad que tienen los sindicatos de movilizar sectores estratégicos con capacidad de parar el país. De esta manera, además se conseguirá que millones de personas que apoyan la huelga, pero no se atreven a hacerla –porque el derecho a la huelga no está garantizado en las empresas pequeñas y medianas- la tengan que hacer de todas, todas, sin que nadie les pueda acusar de nada: ni metro, ni trenes, ni autobuses, y las carreteras, bloqueadas.

Y el Gobierno, si no quiere que vuelva a ocurrir lo mismo, si no quiere otro acto de fuerza, tendrá que sentarse a negociar.

¿Es esto salvaje? Quizás, pero no menos que el despiece y venta de la sanidad pública al mejor postor o la desarticulación de nuestro sistema fiscal, por citar dos ejemplos.

Venga... meta ruido por ahí



66 respuestas a La huelga como acto de fuerza

  1. Pingback: No permitamos que descarrile la huelga del metro | Blog de Juan Gascón

  2. Ahora es cuando va a ser necesaria vuestra solidaridad, vuestro apoyo.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/07/13/madrid/1279014611.html

    ¿Alguien piensa poner un Euro?

    ¿Quedará todo en Bla-Bla-Bla?

    No obstante esta frase tendría que ser meditada por todos… ¡¡Especialmente por los Huelguistas!!

    “…Esperanza Aguirre, ha dicho que no le parece «lógico» que los empleados del Metro de Madrid acepten hacer una huelga que les supone 100 euros de descuento por día en sus nóminas y rechacen una bajada del 1,5 por ciento “que no llega ni a 30 euros mensuales”…”

    Me parece que estos trabajadores están siendo U-TI-LI-ZA-DOS

    Thumb up 0 Thumb down 0

    Zenon
    13/07/2010 at 11:25
    Responder

  3. @Zenon:
    ¿Y realmente cree usted que no han meditado los huelguistas cuánto les descuentan por la huelga y cuánto pueden llegar a perder con la bajada? ¿Habla en serio cuando les recomienda que lo mediten?

    A Esperanza Aguirre puede parecerle lo que le parezca, pero puede ser perfectamente lógica aceptar un descuento a corto plazo para evitar una rebaja a largo plazo. ¿O no? ¿O basta con decir que 100 > 30 y con eso nos basta?

    Por otra parte:
    ex-pli-que por quien y co-mo es-tán sien-do u-ti-li-za-dos los tra-ba-ja-do-res del Me-tro de Ma-drid, pues si cre-yó que se-pa-rar las sí-la-bas e-ra ar-gu-men-to su-fi-cien-te sequivocasabeusté

    Thumb up 0 Thumb down 0

    Red
    13/07/2010 at 13:27
    Responder

  4. @susakistan: jajajajajajajaja….el refranero español es insultante?? En argentina eso se llama cola de paja….. algo habrá para sentirse ofendido. Si no me llamaran perro algunos empezaría a dudar de mis posiciones!! Hasta entonces …que le den!

    Thumb up 0 Thumb down 0

    sukoi-27
    13/07/2010 at 15:58
    Responder

  5. @sukoi-27: ¡Con todos los refraneros que hay en el mundo y le da a usted por citar el español! ¡Españolazo!

    (susakistan: ESO que he puesto arriba es insultante, sólo que en este caso le insulto a don sukoi y no a usted, mayormente porque don sukoi apenas sale de su huerto y no se va a venir hasta Madrid sólo para darme dos hostias)

    (amos, digo yo)

    Thumb up 0 Thumb down 0

    Red
    13/07/2010 at 20:25
    Responder

  6. @Red: Tenga cuidado que tengo varias visitas a mis amigos falangistas en Madrid….. es difícil no tener amigos falangistas si se tienen amigos en Madrid….. jajajajajaja

    Este pa usted…. Astoak mandoari belarrihandi ezan eutson!!
    Ya se queda mas tranquilo…??
    Los insultos no dependen de quien los lanza , sino de quien los recibe…. no me parece que español sea un insulto….jajajajajajajaja

    Thumb up 0 Thumb down 0

    sukoi-27
    13/07/2010 at 20:39
    Responder

  7. @sukoi-27: Pues la mayoría de mis amigos están en Madrid… y falangistas ni uno, oiga

    Thumb up 0 Thumb down 0

    Red
    13/07/2010 at 20:47
    Responder

  8. @Red: Vaya por dios me habrán tocado todos a mí ??

    Thumb up 0 Thumb down 0

    sukoi-27
    13/07/2010 at 21:46
    Responder

  9. @sukoi-27: no, seguramente usted inconscientemente los busca…

    ¿le va el peligro?

    Thumb up 0 Thumb down 0

    Red
    13/07/2010 at 21:59
    Responder

  10. jeje debe ser una nueva modalidad de deporte extremo: Ultraderechistinng, juntarse con gente de la extrema derecha… ¿lleva usted un casco cuando lo practica, o algo?

    Thumb up 0 Thumb down 0

    Red
    13/07/2010 at 22:01
    Responder

  11. @Red: Lo que pasa es que les conozco desde que tenemos cinco años… cuando se ponen pesados les recuerdo como cantaban el “voló, voló …Carrero voló…” o como los llevaba a fiestas de Bilbo y acabábamos todo llenos de pegatinas pro independencia y cosas peores….que años!! Jajajajaja si a uno de ellos que es del Atheletic le curraron los ultras por llevar una bufanda…..
    Ya ve…..

    Thumb up 0 Thumb down 0

    sukoi-27
    13/07/2010 at 22:34
    Responder

  12. @sukoi-27: pues entonces, los elige usted veletas jajaja, vaya tela… yo conozco a uno que fue anarquista y escucha “al gran Federico”, pero aún no ha llegado a falangista… aunque tiempo al tiempo…

    Thumb up 0 Thumb down 0

    Red
    13/07/2010 at 22:42
    Responder

  13. Pingback: No permitamos que descarrile la huelga del metro « Alterglobalizacion's weblog

  14. @Red: Si le escucha por que le gusta….ya es falangista…con o sin camisa pero lo es!

    Thumb up 0 Thumb down 0

    sukoi-27
    13/07/2010 at 23:35
    Responder

  15. @sukoi-27: sí, debe ser porque le gusta… yo escuché a Federico durante una temporada porque coincidí con este tipo en un curro y me llevaba en coche todas las mañanas… y no iba a exigirle que cambiara de emisora en la radio de su coche. Acabé bastante harto del Federico.

    Thumb up 0 Thumb down 0

    Red
    14/07/2010 at 11:52
    Responder

  16. @Red: Ya ve como son….. algunos claro!!

    Thumb up 0 Thumb down 0

    sukoi-27
    14/07/2010 at 11:56
    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>