La Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, no ve lógicá la huelga del metro, que no encaja en sus interesados cálculos. Dice la presidenta que no entiende cómo se resisten a una rebaja del uno y medio por ciento, que  según la presidenta no llegaría ni a 30 euros mensuales -yo no lo sé, pero doy por buenos sus cálculos- y llevan ya varios días de huelga contra la bajada, que les va a provocar una merma en sus ingresos de hasta 100 euros diarios -estos cálculos ya no los doy por tan buenos, pero en realidad es igual-, y que han perdido ya más dinero con la huelga que con varios años de rebaja salarial.

Yo creo que la presidenta sí lo entiende, lo que pasa es que está de nuevo intentando encizañar. Porque lo que ocurre es que los trabajadores del metro no están luchando por ese 1,5 por ciento de bajada salarial, que lo mismo en otras circunstancias, pues hasta habrían podido aceptar. Por lo luchan los trabajadores del metro es por el derecho a la negociación colectiva como garantía de las condiciones de trabajo. Aceptar la bajada propuesta en estas condiciones es sentar un precedente que los trabajadores de Metro no están dispuestos a aceptar, porque ello les pondría en manos de la vountad de sus empleadores. Una vez que se acuera un convenio colectivo, éste tiene fuerza de Ley, y no puede ser cambiado sólo por una de las partes.

Sepan, por cierto, quela Asamblea del Metro decidió ayer abrir una caja de resistencia para tratar de suplir los problemas económicos que les pueda causar la propuesta a los huelguistas. La caja de resistencia será gestionada por los cinco sindicatos que componen el comité de empresa y se abrió en el BBVA.

Si quieren colaborar, esta es la cuenta del BBVA: 0182-4063-30-020154694

Tagged with →