EspetriniLa verdad es que Esperanza Aguirre y el Partido Popular se merecen ganar las elecciones en Madrid. Tienen un proyecto político y son capaces de ejecutarlo, como están demostrando desde hace un par de legislaturas. Además, mantienen el apoyo electoral suficiente para llevarlo a cabo. La izquierda madrileña, que es lo mismo que decir la izquierda basura es incapaz de recuperar los apoyos que un día tuvo para hacerse con el gobierno de la Comunidad de Madrid. Si las hamburguesas del MacDonald´s son la materialización del concepto comida basura, PSM e IU-CM son, sin duda alguna, la materialización del concepto de política basura.

El espectáculo que está dando la izquierda madrileña es ciertamente penoso. Primero, IU-CM, con la imposición a la militancia y al electorado, por parte de un reducido grupo de dirigentes profesionalizados, de los candidatos a la Alcaldía de Madrid y a la presidencia de la Comunidad. Ahora mismo el PSOE, con el intento por parte del Secretario General -que actúa como un despreciable cacique, al tratar de  imponer su voluntad a la del Partido Socialista de Madrid- de cambiar a un candidato mediocre, pero del que hasta la fecha sólo se puede decir que ha tenido el mejor resultado electoral relativo (74%) de todos los políticos españoles en toda la historia de la democracia, por Trinidad Jiménez, una dirigente que nunca ha ocultado sus posiciones como mínimo centristas, y que ya tuvo la oportunidad de enfrentarse al PP, también por imposición del Secretario General, y cosechó un sonoro batacazo que se concretó en que obtuvo algo más de la mitad de los votos (30,94%)  que obtuvo su competidor del PP (55,65%).

A todo esto, ninguno de los dos partidos está trabajando en otra cosa que no sea asegurar los puestos. De programa, proyecto, alternativas y oposición, nada se sabe ni en uno ni en el otro partido, que se limitan a hacer seguidismo de la agenda política que marcan la presidenta Esperanza Aguirre y los medios de comunicación.

Este es el panorama en que se encuentran -nos encontramos- los electores y las electoras de izquierdas en la Comunidad de Madrid. Muchos estamos convencidos de que una buena candidatura, con un buen equipo, y un programa viable para restaurar en Madrid no sólo el estado del bienestar, sino incluso el estado de derecho, tendría muchas oportunidades para poner en marcha el cambio político en la Comunidad de Madrid, independientemente de las siglas. Pero parece que a los dirigentes de la izquierda basura y a algunos dirigentes de la izquierda española, lo único que les interesa es mantener la situación actual, porque la situación actual les debe beneficiar en algo que, necesariamente, hemos de considerar que es personal y no político.

Así que, ¿a quién votar en mayo en la Comunidad de Madrid? Creo que, salvo en Rivas, a nadie.

Aquí, para terminar, les dejo dos artículos más o menos ilustrativos, relacionados indirecta o directamente con el tema tratado. Ustedes deciden. Doña Inés Sabanés y don Pedro Chaves son los felices y brillantes autores.