Estamos en  medio de una batalla ideológica que presenta a los sindicatos como los malos de la película, que pretende negar su representatividad y su efectividad como representantes de los trabajadores, igual que en los 80. Estamos en medio de una batalla que pretende que nos creamos que la culpa de la crisis la tienen los trabajadores y no la especulación. Pretenden hacernos creer que si nos bajamos los sueldos, si rebajamos las pensiones, si renunciamos a derechos muy duramente conseguidos por generaciones anteriores, todo esto tendrá arreglo.  Lo tiene, claro, pero tiene que ser otro arreglo, un arreglo que pase por hacer pagar la crisis a los que la han provocado, por poner coto a la especulación y a la injusticia social, por luchar por aumentar los niveles de igualdad y de bienestar para cada vez más gente, y no al revés.

Lea usted completo este interesante artículo de Beatriz Gimeno en Confluencias. Y si quiere decir algo lo dice allí, que aquí queda proscrita la libertad de expresión por hoy.

Tagged with →