No he querido escribir antes, sobre el tema, básicamente, por evitarme una querella. Ahora, un poco más reposado, y con lo querellable en el punto 4, en lugar de en la entradilla, voy a hacer algunas consideraciones. Numeradas, que siempre es más fácil y ordenado:

1.- ETA ha dicho que hace meses que decidió dejar de llevar a cabo “acciones armadas ofensivas“. ¿Es esto lo que le ha pedido Batasuna? Yo creo que no, pero en cualquier caso, no importa demasiado. Es posible que ETA cumpla o no lo que ha dicho. Tendrá o no intención de hacerlo, y habrá o no división entre sus miembros sobre si deben o no dejar las armas. No importa demasiado, salvo por las vidas que puedan estar en juego. ETA es una organización delictiva, y escuchar sus posicionamientos políticos puede ser entretenido, pero no tiene mucho sentido.Y no importa demasiado. Solo hay que buscarles, detenerles y procurar que se reinserten, como se hace con el resto de los delincuentes.

3.- No sé si el Gobierno ha negociado o no con ETA o con Bastasuna, como algunos venenosos portavoces del franquismo se empeñan en mantener. Lo cierto es que si lo ha hecho, lo ha hecho bien, porque el resultado ha sido un alto el fuego de ETA y una vuelta de Batasuna a los postulados pacíficos. Ni Euskadi se ha desgajado de nuestro imperio, ni han salido los presos a la calle, ni siquiera han cambiado de cárcel, como ocurría en tiempos de Aznar, cuando el presidente del Gobierno se refería a ETA como el Movimiento de Liberacion Nacional Vasco.

4.- Todo esto es una mala noticia para el PP, que, sin duda, prefiere desayunarse con un cadáver que con una tregua. Del franquista Mayor Oreja no vamos a hablar nada. La rabia con la que ha reaccionado habla por sí misma. Pero el supuestamente moderado e inteligente Basagoiti se ha lucido al señalar que aquí lo que pasa es que Batasuna quiere volver a las elecciones.

¿No es eso acaso lo que queremos todos?

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →