Sin embargo, en la Comunidad de Madrid, hay además de los diputados elegidos democráticamente, mil quinientos setenta y un liberados políticos, que son los cargos de confianza que tiene el gobierno de la populista Esperanza Aguirre (cuatro veces más que antes de entrar ella) y que estos liberados políticos son designados a dedo, sin ninguna elección, y cobran de media entra 4000 y 5000 euros al mes, bastante más que los liberados sindicales.

Liberados de alto nivel, que le han servido a la lideresa para organizar circos mediáticos, como fue el caso de Neira, aunque le saliera mal la jugada, o como el del defensor del paciente, Juan Ignacio Barrero, cuyo nombramiento fue un acontecimiento y del que no se ha sabido nada más, ni un informe público, y eso que la Sanidad madrileña si tiene algo que dé trabajo es la defensa de los sufridos enfermos. Y como es el caso de muchos otros paniaguados.

Lcompleta esta interesante entrada de Kabila. Y los comentarios, allí.

Venga... meta ruido por ahí