Si PSOE y PP son demócratas, yo no lo soy. Si PSOE y PP defienden la democracia, yo la combato. Dos millones de ciudadanos y ciudadanas estamos fuera de las instituciones, no estamos representados en ellas porque tenemos un sistema electoral injusto que estos días, en una miserable e hipócrita ceremonia de confusión, va a ser apuntalado por los dos partidos herederos del Movimiento Nacional, con el objetivo de garantizarse su control absoluto del poder en esta democracia que yo no sólo ya no apoyo, sino que combato y quiero derrocar. Todo ello, aderezado, además con el derecho que se reservan los dos partidos herederos del franquismo de revisar antes y después de las elecciones las candidaturas e incluso a los leectos, para que, en caso de que no cumplan sus requisitos ideológicos, purgarlos al más puro estilo de los procesos de Moscú. Y no digo más, porque no sé qué más decir, ni qué podemos hacer.Salvo que las reglas del juego no valen, y por tanto somos libres de desobededecerlas.

Tagged with →