Pero más allá de eso lo que está sobre la mesa es toda esta ofensiva contra los derechos acumulados de la clase obrera. Lo que está sobre la mesa es el plan del gran capital de cambiar no sólo las condiciones de trabajo sino las relaciones de poder donde el capital por decreto puede imponer grandes transformaciones sobre pensiones, salarios, vacaciones, contratos, etc.

Si ganan los trabajadores en Francia, va a ser un ejemplo para la clase obrera en otros países que hacen simplemente unas huelgas simbólicas con una marcha y un discurso y vuelven a someterse. Ese no es el camino. El camino es el de Francia porque hay que paralizar la economía; paralizar las ganancias; paralizar al gobierno para que deje de actuar como si nada estuviera pasando. Y para eso este ejemplo de Francia es algo muy significativo, ojalá que sigan y consigan la victoria.

Entrevista con el sociólogo norteamericano James Petras, vista donde don Javier, así que buscan allí el enlace y de paso, dejan allí sus comentarios, y asín me ahorro un poco de ancho de banda. Hala.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →