Como ustedes saben, yo no soy el alcalde de Valladolid, y no voy a criticar a Leire Pajín por su aspecto, sino que voy a criticarla por algo que ha dicho y que en mi opinión es una auténtica y soberana idiotez. Evitar que el asesino de su mujer herede su patrimonio, y sobre todo que mantenga la custoria de los hijos después de haber asesinado a su madre, me parece correcto y de justicia. Pero plantear que se quite a custodia de sus hijos a personas que no han sido condenadas, sino que están “incursas” en un proceso por violencia de género -o por lo que sea- es antidemocrático, en primer lugar, e injusto en segundo lugar. Es antidemocrático porque se está castigando al procesado antes de probar su culpabilidad, y es injusto entre otras cosas porque estas acusaciones concretas de las que habla Pajín son las que se producen en parejas en trámite de separación, un procedimiento en el que la mujer tiene la sartén por el mango y el hombre siempre tiene encima la espada de Damocles, ya que en cuanto ella decida acusarle de amenazas, violencia o maltrato, caduca su presunción de inocencia, y pierde sus posiciones en la negociación del divorcio. Y algunas mujeres en trámites de separación están utilizando ese arma que la ley pone en su mano para quedarse de una forma u otra con el patrimonio familiar. Yo conozco algún caso sangrante.

Ahora me llaman ustedes machista patriarcal, maltratador o lo que les parezca, pero yo a Leire Pajín la llamo idiota, porque ha dicho una idiotez. Desde el respeto más profundo.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →