9723 147131128050 747053050 2600001 5928641 NMe entero, por un comentario en este mismo blog, de que se ha muerto don Santi Benítez, al final de este verano, cuando apuraba sus vacaciones practicando submarinismo. La red es extraña, y fomenta la creación de relaciones extrañas, porque extraña es la forma en que todos nos hemos enterado de su muerte, casi dos meses más tarde de que se produjera. No conocía a don Santi de nada hasta que ambos aparecimos un lejano verano en una lista de correo en la que se estaba fraguando la Red Progresista. Enseguida aquella lista tuvo mucha gente, muchos debates, y su primera escisión, en la que creo -aunque puedo equivocarme- que desapareció don Santi. Fue en realidad un desencuentro entre blogueros socialistas, porque los que se fueron pusieron en marcha la Red de Blogs Socialistas, y empezó un enconado enfrentamiento que aún hoy no entiendo muy bien. Por aquella época perdí el contacto con don Santi, hasta que hace unos años apareció como comentarista en Moscú. No era lo que se dice un habitual en Moscú, pero hacía siempre el esfuerzo de escribir mucho sobre los temas que le interesaban, y siempre, o casi siempre, sus aportaciones eran interesantes. Y por lo que cuenta el Señor M, empezó a usar el “don” como tratamiento habitual, gracias, precisamente, a este blog. No le conocía mucho más, así que poco más tengo que decir, salvo manifestar la sorpresa y la tristeza que causa siempre la muerte.

También escriben sobre don Santi: don Paco Piniella, don Diego Cruz, don Miguel Angel Almansa, don Enric Casanova, don Enrique Castro, don Jose Rosales, doña Merce Perelló, don Nicolás Mengual, don Helios, don Manuhermon, doña Blanca Flores, don Antonio Pulido, don Salondesol, y don Javier Caso.

Tagged with →