Uno puede entender muchas cosas. Hasta las ontegrales y las derivadas, si se pone. Pero lo que le resulta difícil entender es la miseria moral y la abyección moral de Trinidad Jiménez.  ¿Tanto le merece la pena el salario y el sillón que ocupa que se las tiene que tragar dobladas? ¿O es que en realidad es comosi fuera del PP, que todo vale, y donde dije digo digo Diego, y que se callen los que no son expertos?

Tagged with →