Hoy ha sido un mal día para ZP, y ha sido el día en el que muchos nos hemos convencido ya definitivamente que ZP no es mucho mejor que Aznar, aunque sea más simpático. En primer lugar, ha quedado claro que por mucho que acudiera con cara de compungido a las manifestaciones contra la Guerra de Aznar, por mucho que hiciese aquel heróico y teatral gesto de quedarse sentado al paso alegre de la bandera del imperio, pocos meses después, estaba trabajando mano a mano con los funcionarios del imperio contra la independencia de la justicia española y contra el procesamiento de los terroristas estadounidenses que asesinaron a José Couso por ver y contar lo que, a su juicio, no debía ver ni contar.

Y lo que yo digo es ¿ahora qué? ¿Es posible salir de esta especie de círculo vicioso en la que unos causan la crisis y otros pagan el pato, siendo el resultado final que los primeros se enriquecen extraordinariamente y los segundos se empobrecen en la misma medida, para inmediatamente volver a empezar en una nueva vuelta de tuerca de esta siniestra cadena? ¿Alguien tiene dudas acerca de la existencia de la lucha de clases, y de que nos encontramos e esta crisis ante un extraordinario ataque combinado -lamento decirlo así, pero es para simplificar un poco, y porque es así- de los grandes poderes económicos contra la mayor parte de la población, tenga más o menos patrimonio, se sienta más o menos concernida por discursos ideológicos y políticos? ¿No es cierto que en este contexto los gobiernos europeos, y también el gobierno español, no hacen lo que deben hacer, que es resistir, legislar y perseguir a la especulación, sino que hacen lo que les mandan que hagan? ¿Va a organizarse la respuesta o vamos a seguir callados, calculando a cada nuevo #derechazoZP cómo nos afecta infidualmente? ¿Vamos a explorar nuevas formas de protesta más allá de huelgas generales simbólicas, para buscar formas de hacer daño real?

Pregunto, porque no sé realmente qué se puede hacer, pero si sé que no es una huelguita lo que necesitamos.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →