Aquí les dejo dos opiniones curiosas, radicalmente diferentes entre sí y críticas sobre WiKileaks:

Pues alguien ha grabado conversaciones de un Estado y se los ha dado a Wikileaks y Wikileaks los ha colgado en la red y algunos medios de comunicación los han ordenado y los han reproducido.

Pues a mi todo esto me da miedo.

Llevo tiempo hablando por teléfono tranquilo y conversando sin trabas en mi casa, pero desde que aparece Wikileaks me parece que tengo que callar en la red, en mi casa y en mi oficina. En aras de la libertad de información volvemos a poner en cuestión cuál es el ámbito privado.

Yo no quiero que mis conversaciones con mis clientes salgan a la luz un día.

Don Luis Solana, a quien lo de Wikileaks le da miedo. Lean el comentario 3, que me lleva a encontrar la segunda opinión, en esta ocasión de don Pascual Serrano, a quien le sorprende que los cables de WikiLeaks se publiquen en periódicos delo que él llama el cartel de medios, y no estén disponibles en la web de WikiLeaks, lo cual es, por cierto, falso:

La connivencia entre wikileaks y el cártel de los cinco es absoluta. Desde su twitter, wikileaks ya se remitía a ellos asumiendo que su página quedaría fuera de servicio. Y lo que anuncia en la red social son enlaces a las páginas de los periódicos.

No sé si el origen de wikileaks era limpio y honesto, lo que sí parece claro es que se está convirtiendo en un sujeto domesticado. Hasta el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha afirmado que los documentos dan la razón a su gobierno en la valoración de la amenaza iraní.

Tagged with →