…¿qué ocurre si el conflicto se alarga y Gadafi no se va? ¿qué tipo de gobierno representan los rebeldes? ¿se partirá Libia en dos? También es absolutamente cierto que el comportamiento de las potencias es tremendamente hipócrita y consienten, permiten y alimentan a muchos gobiernos corruptos, opresores e incluso criminales. Y que existen otros conflictos y situaciones, incluso en la puerta de casa, ante los que se mira hacia otro lado. Ahí está la vergonzante actuación de España y Naciones Unidas en los recientes sucesos de El Aaiún, o más globalmente el tema de Palestina, tan sangrante que duele el corazón. Por eso también me pregunto si es moralmente aceptable oponerse a esta resolución, al tiempo que se reclama a la comunidad internacional que actúe en esos otros conflictos.

Desde luego, habrá que seguir luchando para modificar el orden y las instituciones internacionales. Pero todo ello no responde a la gran pregunta que había que responder esta semana ¿deberíamos haber dejado que las tropas mercenarias y los aviones de Gadafi asesinaran impunemente a unos civiles prácticamente desarmados que estaban pidiendo reiteradamente la ayuda internacional?

Equo piensa que no, y por ello seguiremos gritando NO A LA GUERRA. También a la guerra iniciada por Gadafi contra su propio pueblo.

Lean esta magnífica entrada de don Alejandro Sánchez en su blog. Y comenten allí.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →