Francamente, no me creo lo que leo. No es posible que un periódico como El País haya pasado de la manipulación al periodismo basura tan fácilmente, no es posible que la Policía escriba informes como los que nos cuenta El País, que no soportan una simple lectura razonada. No es posible que el PSOE se haya vendido de esta manera a las presiones del PP. Ayer El País nos sorprendía con la noticia de que ha cotejado todos y cada uno de los nombres de las listas de Bildu publicadas en el BOE con candidaturas anteriores, para comprobar si algún candidato está “contaminado” -que tiene guasa la expresión elegida, y no ha podido encontrar más que a dos personas a las que acusa de haber estado en candidaturas anteriores de Batasuna. Estupenda colaboración del diario que un día muchos consideramos serio y progresista con la vergonzante caza de brujas que ha desatado Zapatero, siguiendo órdenes expresas de la calle Génova.

Según el informe, ETA ordenó a Batasuna crear la alianza electoral que finalmente hemos conocido como Bildu. Curiosa orden ésta de ETA que no sólo vincula a Batasuna, sino que han cumplido también partidos a los que hasta ahora no se relacionaba con ETA, como Eusko Alkartasuna y Alternatiba. La policía tendrá que explicar en otro informe -desde luego tendrán que hacerlo así la fiscalía y el Supremo, si finalmente anulan las candidaturas de Bildu-  las razones por las que ambos partidos dan el paso suicida de formar coalición con alguien que está en el punto de mira de PP-PSOE y sus mandados institucionales. La conclusión necesaria es que ambas formaciones obedecen también las órdenes de ETA, y por lo tanto deberán ser obstaculizadas ¿Será ese el camino que tome nuestra ejemplar democracia de mierda?

Hay otra cosa curisosa, sorprendernte, que no soporta la más mínima mirada crítica, en el informe: al parecer las candidaturas de Bildu están compuestas por personas que proceden de EA, por personas que proceden de Alternativa, y por otro grupo de personas que no pertenecen a Batasuna, y que es precisamente de eso de lo que se les acusa, y lo que prueba que son de Batasuna. Es increible, pero es así. Para que vean ustedes que no miento, les reproduzco íntegro el párrafo de El País donde se explica tan mistorioso asunto:

…parece manifiesto que el rechazo a esa inscripción no afectó al acuerdo suscrito sino que, sencillamente, recurrieron a la fórmula de presentar a los candidatos de Batasuna como “independientes” de la izquierda abertzale llevando a cabo una exhaustiva labor de selección de personas que no tengan vínculos aparentes con su estructura y actividades, de forma que si, en el caso de Sortu, lo que se presentaba eran las mismas personas de Batasuna con un proyecto político nuevo, en el caso de la coalición electoral Bildu son otras personas con un nuevo proyecto político

Ahí lo tienen ustedes: la coalición PSOE-PP-Instituciones democráticas ha encontrado en las ciencias ocultas la manera de explicar que prohiben partidos políticos porque les viene bien. Ya no van a recurrir, como hicieron en otras ocasiones, a decirnos que en esta lista hay uno que es primo de uno de ETA, o que en esta otra está otro al que una vez se detuvo en una manifestación independentista. Ahora nos dirán que como no parecen ser de batasuna, necesariamente lo son, y a casita o al trullo. Así de sencillo es el asutno. Hace unos años, sacaron de la circulación a Batasuna, y anularon decenas de miles de votos, ahora se sacan de la manga la forma de poner en el extraradio político nada menos que a Eusko Alkartasuna. Ahí es nada: son de ETA porque no son de Batasuna.

La verdad es que sería mucho más sencillo, como proponía el otro día alguien, que se hiciera un doble censo electoral: el de los que puenden ejercer su derecho al sufragio (que es pasivo y activo, como todo el mundo sabe), y el de los que no pueden ejercerlo. Así nos ahorraríamos muchos sofocos.

Ningún ciudadano demócrata puede permanecer ajeno a todo esto. Yo no soy nacionalista, no simpatizo con EA, ni con Batasuna, ni con esos seres misteriosos que son de Batasuna porque no son de Batasuna. Si acaso, simpatizo con Alternatiba, pero como ciudadano demócrata no tengo más remedio que  solidarizarme con Bildu, porque el ataque no es a ETA, ni a Batasuna, ni a Bildu, ni a EA, ni a Alternativa, es a la propia democracia.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →