¿Pero no era que los borbones eran campechanos? Pues el memo del Felipe parece que tiene bastante poca mano izquierda para salir según de qué situaciones. Claro, el hombre, con la crisis, tendrá miedo a verse sin sus sustanciosos e injustificados emolumentos, y reacciona con desprecio cuando una ciudadana, en lugar de agitar banderitas, le pregunta cuándo vamo sa poder elegir el régimen que sostenemos.

¡Me cago en el Príncipe de Asturias!

Venga... meta ruido por ahí