Sobre mi bigamia política

Posted · 43 Comments

Algo que ocurrió ayer me vino a resolver, súbitamente, un asunto que me traía por la calle de la amargura desde hacía lo menos un año. Se trata del manifiesto que han firmado varios intelectuales pidiendo la reconstrucción de la izquierda. Después del consabido momento inicial de especulaciones acerca de quién estaba “realmente detrás”, y de hablar con unos y con otras, decidí juzgarlo únicamente por su contenido, y no por quién lo firma o por quién llama a quién para pedirle que lo firme. La presencia entre los firmantes de personas de procedencia de lo más diversa debería impedirnos pensar que se trata de una maniobra de un partido concreto.

Pero no es el manifiesto en sí lo que quiero comentar en esta columna, sino el hecho de que ese texto y ese breve momento de sentido común que me impulsó a valorarlo por su contenido y no por sus firmantes, me llevaron también a ver la luz. Si se nos está pidiendo a los militantes y a los votantes de las izquierdas alternativas que dejemos de lado los intereses de grupo e identitarios, y tratemos de encontrar espacios de colaboración y de reconstrucción de la izquierda; si estamos viendo en la calle que el modelo de partido político que nació en el siglo XIX hace aguas por todas partes; si parece que todos coincidimos en que hacen falta formas más abiertas y transparentes de participar en la política… ¿por qué me encuentro desde hace un año ante la más que difícil imposible disyuntiva de elegir una de dos partes que creo que aportarían más y mejor a la sociedad actuando en conjunto y no en contraposición, intereses de grupo aparte?

De mis años de militancia en Izquierda Unida, especialmente de los últimos, aprendí una cosa: no vuelvo a sacrificar mis posiciones políticas a las del partido al que pertenezco, y no vuelvo a dar la cara por un partido o por un dirigente si no estoy convencido de lo que digo. La lealtad ya no es argumento suficiente. Pertenezco o no a un partido por compartir o no una parte importante de sus posiciones políticas, pero una cosa es compartirlas y otra cosa es aceptar que las posiciones del partido se superpongan a las tuyas, sean o no coincidentes. En el mundo de hoy, necesariamente abierto, por imperativo tecnológico, la militancia debe ser abierta también, y los partidos deben aceptarla, porque de lo contrario, seguirán anclados no en el siglo XX, sino en el XIX. Todo esto viene a que cierro una forma de militar, la de estar al 100 por 100 con un partido, y abro una nueva: estar al 70 por cien con dos partidos. De esta manera, en lugar de estar al 100 por 100, estoy al 140 por 100. Y no es un juego de palabras: es que creo realmente que si las izquierdas alternativas fuesen capaces no ya de colaborar, ni de presentar candidaturas alternativas, sino simplemente de reconocerse entre ellas como parte de una misma cosa, como representante de un mismo interés, probablemente no sólo maximizarían sus apoyos, sino que además, abrirían un proceso irreversible de unidad real.

Hace al menos un año, quizás más, que me encuentro muy incómodo en Izquierda Unida. Hay cosas que no me gustan, que no me gustan nada, pero eso tampoco es nada nuevo. Han sido 22 años de militancia, y sólo 3 de ellos en la mayoría. Lo que me ocurre ahora es algo más que estar en minoría. Sin embargo, y a pesar de que desde hace un año largo se viene produciendo un goteo de abandonos de IU por parte de muchos amigos míos, y de personas muy cercanas políticamente a mí, y de que otras, igual de cercanas que las anteriores, o incluso más, deciden quedarse, yo no he terminado de irme. “Es que no me puedo ir de IU Rivas”, les decía a unos y a otras. Era en realidad una excusa: de donde no me puedo ir es de Izquierda Unida, así, a secas, porque soy parte de IU, porque he trabajado en IU y para IU, porque he militado 23 años en IU, y porque a pesar de todas esas cosas que veo últimamente que no me gustan, sigo considerándome de IU. Por simplificar, pero todos nos entendemos, sigo siendo rojo, no he cambiado de color: creo que la lucha de clases es hoy algo más presente que nunca y mi razón para participar en la política es la construcción de un sistema político y económico socialista en el que la explotación no tenga lugar. Seré un antiguo, no digo que no, pero sigo pensando todo eso. La crisis, que en realidad no es otra cosa que la ejecución de un trasvase de rentas entre clase sociales, nos viene a dejar claro que la lucha de clases es hoy un hecho, y que el estado –incluidos nuestros estados democráticos- es el instrumento para el dominio de una clase sobre la otra. Son palabras antiguas, pero que describen muy bien el mundo de hoy mismo, el de lo que está ocurriendo en Grecia mientras escribo estas líneas. No puedo irme de Izquierda Unida, porque Izquierda Unida es la única fuerza política que sé que va a trabajar desde esos postulados, que son los míos.

Pero hay otros postulados y otras cosas que hay que tener en cuenta. Muchas de las personas que decía antes que se han ido de Izquierda Unida, y que eran –y siguen siendo- muy cercanas a mí, lo han hecho desde dos perspectivas: una, la organizativa y otra la ideológica –y una tercera en muchos casos, la personal, pero ese es otro cantar- y se han ido a intentar poner en marcha un partido político homologable con los partidos verdes europeos, con la idea de que hay mucho voto en la izquierda que puede ir a veces a IU, otras veces al PSOE, y en su mayoría a la abstención, pero que recogería de manera probablemente definitiva un partido verde que fuera capaz de acabar con la atomización que ha caracterizado hasta la fecha a esta opción en España. Ello enlaza además, probablemente por circunstancias históricas tanto como políticas, con la idea de que si aparece una nueva formación política en la izquierda, al margen del color que tenga, debe ser necesariamente de nuevo tipo, y debe traer de serie las novedades organizativas y políticas que imponen, por una parte una sociedad que cada vez está más distribuida en redes, gracias a las nuevas tecnologías, y por otra, los sucesos ocurridos en España entre el 15M y el 19J.

Por estas razones me interesa mucho EQUO. No es que hayan acabado en EQUO muchas personas que me eran muy cercanas políticamente en IU -yo mismo entre ellas, que me di de alta hace meses como socio, y no sólo como simpatizante- es que coincido absolutamente con la forma en que se está organizado el nuevo movimiento político. No sé a ustedes, pero a mí me parece maravilloso que hayamos elegido a la Mesa de Coordinación del movimiento en Madrid, y que se hayan presentado 61 candidaturas en una lista abierta. Había que votar a 12 de ellas, y hemos podido votar no sólo los socios, sino también los simpatizantes que se habían dado de alta en la equomunidad, algunos de ellos, miembros de IU o de otros partidos de izquierdas. Me dirán que eso es algo neutro políticamente, que la derecha también podría hacerlo. En teoría sí, pero lo cierto es que sólo lo ha hecho la izquierda. Bueno, una parte de la izquierda, porque algo como esto en IU es sencillamente impensable…

EQUO está naciendo como una organización política de nuevo tipo, abierta y del siglo XXI, que plantea además posiciones políticas que comparto: algunas de las rojas que he señalado más arriba –bien es cierto que con mucha menos intensidad y pasión a como las he planteado yo-, y las verdes que pretenden poner en el centro de la agenda política la sostenibilidad ambiental, social y económica. Son ideas que considero tan mías como las descritas más arriba, que vienen a lomos de un modelo organizativo que se está haciendo a sí mismo, pero que me entusiasma. Por eso, soy de EQUO y quiero participar en su conformación.

Y claro, dirán ustedes: ¿Pero se puede ser de Izquierda Unida y de EQUO, a la vez? Eso me preguntaba yo hasta ayer, y no conseguía darle respuesta a la pregunta. Por eso le rondaba a la idea tonta de “es que no me voy a ir de IU Rivas”. Pero el manifiesto me ha hecho comprender una cosa: puede tener diversas caras, pero sólo hay una izquierda a la izquierda del PSOE, sólo hay una izquierda alternativa a la que hace con sus políticas seguidismo de las recetas neoliberales para hacer pagar la crisis a los trabajadores. Y esa izquierda debe buscar las fórmulas para colaborar, para entenderse y para optimizar el apoyo electoral que –juntos o separados, pero creo que inicialmente será separados- recaben, y para no dedicar sus energías a sangrarse a sí misma, sino a desenmascarar y vencer al enemigo.

Por eso, he decidido mantener la militancia en ambas formaciones –aunque dejando un poco en off la de IU, de momento- y tratar de contribuir a que todo esto acabe, a largo plazo en la creación de una nueva formación política abierta, de nuevo tipo, transparente, democrática, radical y ecosocialista que aglutine ambas tradiciones: la verde y la roja, que separadas se dividen, pero juntas multiplican. Supongo que será complicado, que habrá roces, ciertas incompatibilidades menores que habrá que ir resolviendo, y alguna bronca, pero yo, hoy por hoy, soy de Izquierda Unida y de EQUO.

No sé si me explico.

Artículo publicado originalmente en Cuarto Poder.

43 Responses to "Sobre mi bigamia política"
  1. Bienhallado Don, veo que ha pintado, engrasado y tuneado la tienda, aún tengo que acostumbrarme pero si funciona algo mejor que la anterior tienda (al menos lis links) ya estará bien.

    Solo me he pasado a ver si esto ya estaba up… mas tarde comento algo mas….

    Saludos

  2. Red dice:

    Muy bonito todo, don Ricardo… ¡Ya echaba de menos Moscú!

  3. mitxel dice:

    pero, ¿qué coño es esto? ¿donde estamos? ¿en qué lugar comento?

    miren, a mí novedades las mínimas, ordeñadora automática y poco más, eh? a ver si conservamos el caserío como nos lo legaron los antepasados, cojones ya.

    • Don Ricardo dice:

      A ver qué le parece ahora, don mitxel…

    • No se me kejen carrozones, si es ke a la vejez no se le puede dar vueltas que se marea… hombre….
      No estan ustedes por novedades… se han vuelto una panda conservadores… lo kai ke ver… !!! la izkierda radikal conservadora….

      ¿Ya san comprao bastón pa sostenerse?…

      Aguanten hombre, aguanten, ke en cuanto s’hagan a la novedad verán ke asin está mejor ordenadito…

      cachisla..!!!

      PD: Ya sa hecho usted de Bildu Don Mitxel ?

      • Red dice:

        No sea duro con el pobre hombre, don Ateo, que bastante tiene con tener que estar todo el día pendiente de las tecnologías estas de la información, y las vacas desatendidas. Ya se le habrán escapado unas cuantas, y encima ha aprovechado para robárselas un vecino suyo que para más inri es de EB y del sector oficialista auténtico reconvertido, rama descontentos con el sector oficialista auténtico reconvertido por haberse reconvertido demasiado, y le tiene ojeriza.

        O sea que figúrese el disgusto que se ha llevado cuando ha visto lo que ha hecho don Ricardo con Moscú…

      • mitxel dice:

        no, los de Bildu se han hecho de mí, con treinta años de retraso, pero bueno, tampoco le vamos a pedir peras al olmo,

  4. Jorge F. dice:

    ¿Pero esto qué es?

    Antes de que Don Ricardo cambiara el blog, justo antes, le contesté a Don Zenon pidiéndole disculpas por mi agresividad injustificada, le contesté después de cuatro años sin dirigirle la palabra directamente.

    ¿Ahora dónde está mi intervención? ¡En ninguna parte! Ha desaparecido con los cambios…

    ¿Para eso hice el esfuerzo sobrehumano de disculparme y romper mi juramento?

    ¿Alguien la leyó y puede dar fe de que no miento?

  5. Indio dice:

    Esto de los comentarios encadenados es un lío don Ricardo.

    Yo insisto en que no me ha actualizado la biografía.

    O se querella usted otra vez contra FJL, o se disculpa con don Lucien, o esto no lo levantamos. Si se queja hasta don Jorge F….

  6. EPMesa dice:

    Que conste que a mí ASM me gustaba más antes con su sobriedad de realismo socialista que ahora, que parece de Ágata Ruiz de la Prada. Pero una vez dicho esto me gustaría hacer una pregunta: y cuándo haya elecciones, ¿a quién vota? Es por la bicefalia esa…
    Y otra más. No creo que un partido verde sea tal porque defienda la sostenibilidad, eso lo defiende cualquiera con dos dedos de frente. Entonces creo que sería interesante un escrito sobre qué es ser ecologista. Se lo lanzo así como idea.

    • Don Ricardo dice:

      1.- Lo de a quién votaré, creo que lo voy a aclarar pronto. Aunque cuanto antes lo explique, más sujeto estará a cambios, puesto que el tiempo, el devenir histórico y político y mi creciente y notoria desorientación operarán en ese sentido de aquí a las elecciones.

      2.- Lo de ser ecologista, que lo explique quien lo sea, yo no lo soy. No sé muy bien qué es eso.

      3.- Lo de defender la sostenibilidad, veré cómo explicarlo, pero creo que se equivoca usted: no todo el mundo defiende la sostenibilidad, porque no es lo mismo que la naturaleza -que sí, la defiende todo el mundo, pero muchos, de boquilla-.

  7. Marcus Welvy dice:

    Pues le felicito Don Ricardo. Llegar a esa conclusión es muy difícil en los tiempos que corren, dónde solo se puede tener un amo.

    Desgraciadamente, le auguro muchas jaranas. Si la cosa no cambía, en IU le verán como un medio espía. En EQUO no lo sé, porque les conozco poco (por no decir nada).

    En el reportaje de TV3 sobre el movimiento de los indignados, comentaban que una de las cosas que había provocado esta situación, y que además había cogido por sorpresa a los partidos políticos es que los partidos políticos, actualmente, son màquinas de cazar votos. No les interesa tanto la ideología como el poder, así que la gente muy ideologizada o que quiera estar entre dos tierras (sobretodo si son parecidas), no les gusta.

    Lo dicho, le felicito por su conclusión y espero haberme equivocado en el resto.

    PS: y felicidades por la nueva web. ¿Por cierto, dónde está, ahora, la momia?

  8. mitxel dice:

    Efectivamente, don Ricardo, aparte del cuerpo de letra, que ha mejorado sensiblemente hasta ser aceptable para cegatos como un servidor, le dicen por ahí arriba algo muy importante, como es el hecho de que las respuestas a los comentarios se superponen y, además, no tenemos acceso directo al útimo comentari
    o publicado (no ya en la bitácora) sino en la entrada que nos interesa.
    El viejo ASM lo encontraba mucho más claro y eficaz en este sentido, aparte de que uno es reacio a todo cambio por aquello de la edad y porque los vascos somos gentes muy apegadas a nuestras tradiciones, lo cual nos hace afrontar el “hacia dónde vamos” sin perder de vista el “de donde venimos”.
    Cara a la semana que viene, indicar que efectivamente acepto su propuesta de colaborar con recetas de cocina, agredeciéndole que usted piense en nosotros los vascos que, como es sabido, estamos en el centro del debate pero apenas se nos deja opinar.
    A don Indio quería decirle que estoy encantado de verle por aquí, pero que se haga del twitter, que es gratuito y pueden instalárselo en la cueva de las montañas afganas donde sin duda se esconde.
    A don Jorde F, que echo mucho en falta su nariz de payaso, y que mal empezamos con esto de las disculpas.
    A don Marcus, que a ver cuando coño tenemos una polémica de las buenas, que está hecho una nenaza.
    A Don Red que se joda, que ya le puedo dar lo suyo por el otro hilo cibernético.
    A don Ateo que se esmere con la dirección, que las cajas del vino ese marca aguachirri que vende no me han llegado, y que carroza lo será su señora abuela.
    don Pepe-itu, que no lo conozco, pero que sospecho se pueda apellidar con unas letritas que empiezan por P y C. (nada que ver con los ordenadores ni con el partido guía). Que me lo confirme o calle para siemrpe.
    Y a usted don Ricardo que le den y, caso de que le gustara, pues ni eso.

    • Don Ricardo dice:

      Veré de reorganizar de alguna forma los comentarios, pero no me comprometo a nada. El adminículo que antes permitía reponder mediante el sitema de las arrobas ya no funciona. veré si puedo sustituirlo…

    • Hoy Ga so carroza, que siempre m’hace lo mesmo, no me ha llegado… y yo venga enviar cajas y mas cajas de excelso caldo de los dioses y usted bebiendoselas y dandole la culpa a correos…….!!!!!… y ya me he caido del guindo y de seguro que es usted un mangante coñon que hace lo mismo a tos los inocentes como yo…!!!

      Además de no tener verguenza ninguna, es usted un carrozón…. De seguro que cuando se ducha -espero que aún se duche- aun canta “Yo soy rebelde”….

      pfaaaaajjjjj… es que algunos no teneis verguensa… copón…!!!!

    • pep-itu dice:

      Por la parte que me toca, le comento don mitxel, que no parece probable que nos conozcamos.
      Lo que si creo tenemos en comun es el adn vasco (en mi caso al 50%, no soy puro, pero no le hago ascos a un buen besugo -o chicharro- una tortilla da bacalao y toda la sidra que sea necesaria). El otro 50% es catalan.
      No se si tener un suegro del PCE y de jovencito haber militado en las juventudes del Psuc cuenta, pero debo de decir que cuando lei lo de la dictadura del proletariado, sali por piernas (tampoco ayudo mucho la postura del Psuc en el tema de Puig Antich).
      Estoy rodeado de elementos peligrosos de Iniciativa, pero sigo sin contaminarme, excepto en las municipales donde si les doy mi voto, el resto va hacia opciones que rompan amarras.
      Conozco la pagina del jefe Don Ricardo desde los tiempos de la demanda contra el telepredicador, y la verdad me creo lo que dice, todo y no compartir siempre sus opiniones. Con sorpresa descubri a un comunista con espiritu critico y eso no puede ser malo.
      O eso espero.

  9. mitxel dice:

    eo que se me han quedado también por ahí colgados don epmesa y don ostap, a quienes sin duda saludo, le alegra ver que siguen ahí y hago el firme propósito de llevarnos mejor.

  10. Red dice:

    Les aviso que tengan cuidado con el formulario de abajo.

    (esto va aquí, no?)

    Ah, oiga don Ricardo. Hay dos cambios que nadie ha comentado. Uno me parece estupendisísimo y otro no me gusta na de na de na. El primero, el estupendisísimo, es el que da el resultado de restar los votos negativos a los positivos. Los que somos incapaces de realizar operaciones aritméticas sencillas se lo agradecemos ene al cuadrado veces, donde ene tiende a mogollón. El otro es que, creo recordar que en el antiguo Moscú usted, de vez en cuando, actualizaba. No sé, esto del blog estático no me convence. Quiero decir: si no me equivoco, lo de la bigamia ya lo decía en el caserío de los antepesados, que decía el de jaungoikoa eta lege zaharra.

    • Don Ricardo dice:

      Bueno, don Red, es que he estado liado con las obras, y luego con la sovietización del resultado, que como muy bien dijo don EP, esto parecía más de ágata Ruiz de la Prada que de un servidor. Pero sus deseos son órdenes para mí, y ya he actualizao. De todas maneras, estoy en una semana de mucho trabajo, para poder irme después de vacaciones, y no se crea usted que voy a actualizar mucho estos días…

  11. sukoi-27 dice:

    Bien, bien…les veo a todos por aquí…..paso el dato al KGB. Ando medio enredado en mi colaboración con la terrible dictadura cubana…esa de los policías desbocados, los cinco millones de parados y las condenas por no investigación de varios casos ya de torturas…. ah! no…esa es la democracia brillante del estado español….. en fin…la edad….
    Salu2 para todos y pronto espero que nos veamos…y si no nos choquemos….

  12. bitdrain dice:

    Interesante exposicion. Tal y como lo planteas tiene bastante sentido y coherencia. Sin embargo, yo dirimo en parte del programa de EQUO pero habra que dejarlos hacer y ver como evoluciona la cosa.

    Mucha suerte por el bien de la izquierda ;)

  13. Luis dice:

    Entiendo su posición y su dilema. Quizás todo se reduce a no saber demasiado de la organización a la que uno pertenece.
    Quizás haya sido un error o símplemente haber estado en el lugar inapropiado y en el momento menos oportuno. Pero cuando ocurre, como es mi caso, que uno se da de bruces con la auténtica realidad de la organización a la que pertenece, hay veces que el estómago no lo soporta. No me refiero al programa, a los valores, o a la historia (en los que me reconozco). Sencillamente es que ahora se que la política-basura, la golfería de vivir de la política ha llegado a IU y se ha instalado en las cúpulas. A partir de ese reconocimiento ya se que los criterios de, al menos una parte, de quienes deciden en IU ya no se basan en razones políticas sino en que sus nóminas no corran riesgos.

    Precisamente por estos mimbres tengo ninguna confianza en que IU sea útil para recomponer la izquierda en nuestro país. Los últimos ejemplos sobre las presiones indecentes que viene soportando IU-Extremadura, y lo que conozco de Madrid me parecen todo un ejemplo de la deriva que está tomando una organización que en muchos sitios está en manos de oportunistas y políticos profesionales (en el peor sentido del término) que han encontrado un sitio para vivir de la política. Estamos ante una ideología sin ´´etica.

    Estamos llegando a un punto en el que diputados de IU (caso de la Asamblea de Madrid) están votando nombramientos de imputados para consejeros de Telemadrid, y lo hacen a sabiendas de que la ex-alcaldesa de Velilla de San Antonio, Dolores Agudo, está siendo investigada oficialmente por dos tribunales de justicia por graves delitos de corrupción (además de coleccionar otros cargos como el de consejera de Caja Madrid, y cobrar como asesora del PSOE, etc.). Sería largo de explicar lo de esta localidad, pero lo lamentable del caso es descubrir, en todo su explendor, los intereses de muchos dirigentes de IU-CM por mantener buenas relaciones con el PSOE, aparcando escrúpulos éticos, hasta el punto de expulsar a sus afiliados por atreverse a denunciar la corrupción, y ocultando las imputaciones judiciales al PSOE. En el fondo no hay otra cosa que apego al sueldo que les facilita llevarse bien con nuestros “aliados naturales”, sobre todo a través de los pactos municipales.

    Lo siento por la mucha gente decente que hay en IUCM, pero no se merecen los dirigentes que tienen. Y lo que es peor, no tiene remedio. Con todo respeto para quienes quieran seguir, yo me bajo de este tren. Es simplemente un problema de escrúpulos …y de conocimiento (quien me mandaría a mi meter las narices, con lo bien que se está en la ignorancia).

  14. Víctor dice:

    No, no puedes ser de ambos, básicamente porque los postulados no son los mismos, por lo tanto estás entrando en una contradicción tremenda al apoyar dos partidos ideológicamente distintos. Si te gustan los postulados de IU y la organización de EQUO, lucha por trasladar lo segundo al primero, pero no abandones tu ideología por el desánimo que produce la mala organización.

    Por otra parte, personalmente creo que ambas formaciones pertenecen a la socialdemocracia. Por ende, poca lucha de clases te vas a encontrar en ninguna de ellas. Si realmente creyeras en ello, pasarían dos cosas: la primera, que no estarías en IU, pues es reformismo puro y duro, sólo que un poco más a la izquierda del PSOE. Y segundo, que nunca traicionarías este postulado pasándote a la socialdemocracia. La lealtad sigue vigente, igual que las sabias palabras de aquellos que citas. Pero lealtad a la idea, no a la persona, y venderte por una mejor organización no deja de ser venderte.

    Trato de juzgar las opiniones vertidas aquí, no a tu persona. No pretendo que te sientas ofendido.

    Salud!

    Víctor Quintana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.