Unos y otros

Posted · 17 Comments

Hay personas a las que los errores, o incluso los crímenes que hubieran podido cometer en su pasado, les persiguen toda su vida, mientras que a otras enseguida se les cubre con un manto de respetabilidad. Y ello a pesar de que las primeras frecuentemente hayan pagado a la sociedad por esos crímenes, y las segundas no. Don Arnaldo Otegi y Manuel Fraga (a quien no pienso poner el don, porque no le tengo respeto alguno, ni como persona, ni como político) son dos prototipos de lo que acabo de decir.

Manuel Fraga perteneció durante toda su vida, hasta que se disolvió en 1976, al Movimiento Nacional, una organización terrorista que tras una campaña de masacres y asesinatos impunes que duró tres años, logró hacerse con el poder en España y lo mantuvo 36 años más. Desde los años 60, Manuel Fraga ocupó altos cargos en aquellos gobiernos terroristas y participó activamente al menos en dos atentados terroristas con resultado de cuatro muertes: Julian Grimau, mandado fusilar por el gobierno al que pertenecía y del que era ministro y portavoz, y los jóvenes carlistas de Montejurra, asesinados por mercenarios italianos, tal y como él mismo avisó días antes, siendo Ministro de Gobernación.

Manuel Fraga nunca se ha arrepentido de dichos crímenes, ni ha sido procesado por ellos, ni ha pasado un minuto en prisión. Tampoco elaboró una sola idea crítica contra el régimen terrorista en el que participó como alto dirigente, ni colaboró cuando su línea más moderada decidió transformarlo en una monarquía constitucional, sino que fundó un partido político, AP, que se dedicó a poner en el camino todas las piedras que encontró. Hoy, se le considera uno de los padres de la patria y ha sido senador hasta esta misma legislatura, en que ha decidido retirarse de la política activa, ahora, que –entre coma y coma- aún tiene tiempo por delante para vivir su vida…

Don Arnaldo Otegi fue miembro de ETA (pm) en el pasado, y fue capturado, juzgado y enviado a prisión, donde cumplió su condena. Posteriormente, se integró en eso que se ha dado en llamar la izquierda abertzale, y en algún momento empezó a defender posiciones si no críticas con la actividad violenta de ETA, sí claramente tendentes a crear las condiciones para que la izquierda abertzale pudiera actuar en política sin la hipoteca de la violencia etarra, que, necesariamente, debía finalizar. Desde hace ya muchos años, Arnaldo Otegi ha trabajado, con mayor o menor éxito, con mayor o menor acierto, y con mayor o menor arrojo, para conseguir el final de la violencia etarra. Acaba de ser condenado a 10 años de prisión.

La pasada primavera, un error del sistema, en el sentido más literal de la expresión, permitió que Bildu se presentara legalmente a las elecciones. Una formación política que apuesta claramente por la lucha institucional y la movilización social, que ni se plantea el uso de la violencia, y de la que forman parte dirigentes vascos de cuya trayectoria democrática nadie en su sano juicio puede dudar, entre ellos, el primer lehendakari elegido en las urnas tras la muerte de Franco. La primera vez en muchos años que la izquierda abertzale democrática se ha podido presentar legalmente a las elecciones nos ha puesto a todos ante el hecho incontestable de que los independentistas demócratas vascos son una de las tres principales formaciones políticas, y tienen un apoyo social que ya quisieran muchos otros que no han faltado en estos años de las instituciones.

En Europa hay una democracia deficitaria. En unos países es mejor, en otros es peor. La española no pasa de democracia basura. Falta de representatividad de las instituciones supuestamente representativas, robo del sufragio por parte de dos formaciones políticas burocráticas, posibilidad arbitraria de ilegalizar partidos políticos, sometimiento a los dictados de potencias extranjeras, restricciones a partidos minoritarios y nuevos para que se presenten a las elecciones, y persecución a aquellos dirigentes políticos de la izquierda abertzale que más claramente han apostado por que ETA abandone la violencia y poder actuar legalmente como cualquier otra fuerza política…

A la llamada democracia española, y en especial a las dos estructuras políticas burocráticas que la mantienen viva, el terrorismo etarra les ha sido de gran ayuda: les ha proporcionado una coartada en forma de heroica gesta democrática contra el terrorismo para mantener su sistema corrupto, les ha dado un pretexto para mantener fuera de la ley toda una opción política vasca, la que apuesta por la independencia, y les ha proporcionado un enemigo externo. Además, ha contribuido a crear un barato sentimiento  de patrioterismo español de pegatina en el capó y algarada futbolera que les permite, llegado el caso, justificar cualquier cosa. Esa y no otra es la razón por la que se persigue con una saña que de otra forma no se comprende, a dirigentes políticos como Arnaldo Otegi o Rafael Díaz Usabiaga: apuestan claramente por el fin de la violencia y trabajan para conseguirla. Y eso, la democracia española no lo va a permitir.

Si al menos mataran a alguien, ya les buscaríamos la forma de salir de prisión en cinco o seis años, pero esta deslealtad no…

17 Responses to "Unos y otros"
  1. Gracchus Babeuf dice:

    Se olvida usted de la complicidad de Fraga en el asesinato de Enrique Ruano, y la posterior campaña de desprestigio del finado y de amenazas a su familia.

  2. Gerard dice:

    No puedo estar más de acuerdo. No soy partidario del “buenismo” hacia ETA, pero considero que Otegi ha pagado, y los fantasmas del franquismo siguen libres sin intención alguna de que se les castigue. Miren el señor Tejero celebrando un 23F muy particular en la playa http://www.noticiasultimahora.es/2011/02/tejero-celebra-el-23-f-en-la-playa.html

    Ver para creer.

    Supongo que, para consolarnos, podemos pensar que mientras Fraga siga vivo y libre, no recuperaremos los muertos del franquismo pero sí tendremos sus zombis.

  3. Marcus Welvy dice:

    Aquí no puedo más que darle la razón en todo, sin matices.

    Con esta justicia ¿aún se sorprende que los vascos y catalanes queramos la independencia? (vale no todos, pero bastantes)

  4. xabier atauri dice:

    Dos apuntes del tal Fraga. Cinco obreros asesinados a tiros por la policía a las órdenes de Fraga a la salida de una iglesia de Vitoria en las mismas fechas que Montejurra. Y asociación con banda armada (Triple A), uno de cuyos más sanguinarios ejecutores (hasta un niño de dos meses mató, junto a sus papas), un salvapatrias argentino muerto hace nada, fue su guardaespaldas personal durante años. Por cierto, tampoco nunca juzgado por sus crímenes.

  5. Creo Don que se olvida ustez de que a esta democrácia asesina, que a esta democrácia que manipula el “derecho” a la conveniencia del -según sus palabras- “patrioterismo español” y al que yo llamo fascismo, la apoya con sus votos cómplices la mayoria de panolis, a imagen y semejanza de lo que hicieron la mayoría de alemanes que apoyaron a los nazis.

    Y aquí la pregunta claro, ¿como cree ustez que puede evitarse eso? ¿esperando a que la sociedad se de cuenta y cambie su voto y por tanto manifieste su acuerdo a castigar a los patrioteros españoles?….¿o a que de nuevo la vuelvan a montar tan gorda que a los patrioteros de a pie les avergüence temporalmente y hagan otro paréntesis…de voto..?

    Antes de contestar le recuerdo lo que siempre dije : Lo más parecido a un patriotero panoli de derechas, es un español de izquierdas, y no olvide que los patrioteros españoles los tienen ustedes en todos los hogares, o son sus padres, o son sus madres, o sus tios, o sus primos, o sus abuelos, o sus hijos, o todos ellos…….. y claro, a un familiar se le proteje, aunque sea, o haya sido un patriotero..!!!

    Saludos

    PD: Que crudo lo tienen los españoles con los panolis, aunque bien he de decirle que apuesto a que la soberania española tiene los dias contados…. aunque a mi, le digo la verdad, tres cojones me importa su soberania…. AMEN.

    • Don Ricardo dice:

      Mire, don ARM: lo más parecido a un patriota español es un patriota catalán, o uno vasco, o uno chipriota. El patriotismo -o el patrioterismo, que no distingo entre ambas expresiones, salvo quizás por el matiz negativo que tiene el segundo- es propio de mentes incapaces de ver la política en toda su profundidad y con todos sus matices. Una cosa que siempre me ha llamado mucho la atención de los patriotas catalanes -con los vascos, curiosamente, pasa menos- es su capacidad de reproducir en su “patriotismo” exactamente los mismos vicios del español.

      La patria, señor mío, es una categoría cultural: tenga usted la suya y deje a los demás que tengan otra si quieren. Y no se la nieguen. Los patriotas españoles y catalanes se pasan el rato negándosela unos a otros, en lugar de estar trabajando en la construcción de un estado democrático (europeo, no español, que ese es mi ámbito de referencia) en el que cada cual pueda tener la patria y el Dios que le parezca. Incluso ninguna.

      En ese sentido, tiene usted razón: espero que la soberanía española tenga los días contados, en aras de una soberanía europea, realmente democrática.

      • Podria estar de acuerdo con ustez Don, si no fuese que los patriotas catalanes no tienen patria. Los panolis y los chipriotas si, pero los catalanes no y los vascos tampoco. En el momento que estos dispongan de una, le emplazo a usted y nos cagamos en sus muertos.

        Cuando estemos en regimen de igualdad, podremos hablar del tema, y sobre todo si esa Europa tan democrática engulle a todos los patrioterismos, pero mientras eso no es, mientras eso no existe, me permitirá usted que me ria de sus afirmaciones, o al menos mientras la mayoria de patrioteros panolis de izquierdas nos sigan amenazando con la constitución, el ejercito y los jueces.

        Y lo dicho, lo más parecido a un patriotero panoli de derechas es un español de izquierdas.
        Y siento que no le guste, es normal.

        Y si Europa nos engulle y lo hace como debe -cosa harto dificil- nos alegraremos todos, o no.

        • Don Ricardo dice:

          Oiga, dos cosas:

          1.- Los patriotas vascos y catalanes, sí tiene patria. Lo que no tienen es estado, que son cosas distintas. Un estado puede ser para una sola patria, como Portugal, o compartido, como Suiza. O incluso puede haber patrias divididas en varios estados, como la alemana o la rusa.

          2.- Si me va a llamar don a secas, por favor, en señal de respeto y admiración, que sea con don. Siempre con don. Es decir, don don.

      • Indio dice:

        Eso de cada quien la suya sabe usted que no se cumple, porque los que se declaran ateos o apátridas son perseguidos también por terroristas. Lo de las patrias es como lo de los dioses. Que si usted aboga por no tener ninguna/o es declarado automáticamente un peligro social, porque echa por suelo los negocios de unos cuantos: todxs alineadxs, aunque no sea en mi equipo.

  6. mitxel dice:

    Ya veo que don Xabier Atauri ha venido a recordarle el asesinato de cinco obreros en Gasteiz, por lo que no insistiré. A su texto añadir que don Arnaldo Otegi más que preso, se encuentra secuestrado en los zulos de la democracia española y que tiene antecedentes por hechos como homenajear a militantes antifranquistas, lo cual debiera ser motivo de premio. Esto es delito por el sencillo hecho de que gentes como Carrero Blanco todavía tienen calles a su nombre en la España “democrática” mientras que los que enviaron al almirante paraíso recién salido de la iglesia, en cumplimiento de los deseos de cualquier piadoso católico, siguen siendo considerados terroristas. En su respuesta a don ateo, quisiera que meditase si le aprecen comparables, por ejemplo, el naionalismo marroquí de su cutre majestad y el nacionalsmo de los saharauis que se pudren en Tindfu desde hace décadas. Porque me parecería injusto que bajo pabellón internacionalista o europeo, nos olvidásemos que en la vida hay agresores y agredidos. En fin, tendremos que sacar a don Arnaldo de la mazmorra en que se pudre, y lo acabaremos logrando.

    • Si señor, agresores y agredidos, y en los agresores también los hay y muchos de izquierdas, un ejemplo lo tenemos en el Partido Socialista Marroquí y en su postura colonial respecto al pueblo Saharaui.

    • Don Ricardo dice:

      Mire, no lo sé, porque no conozco tanto a los saharahuis. Parece evidente que sí hay un nacionalismo marroquí. ¿Pero lo de los saharauis es nacionalismo o independentismo?

      En mi opinión, nacionalismo e independentismo son cosas diferentes, y mientras que el nacionalismo -de cualquier nacionalidad- es necesariamente perverso, el independentismo -puede ser perfectamente respetable.

  7. Imperialista dice:

    “a las dos estructuras políticas burocráticas que la mantienen viva, el terrorismo etarra les ha sido de gran ayuda: les ha proporcionado una coartada en forma de heroica gesta democrática contra el terrorismo para mantener su sistema corrupto”.

    Y ya de paso les ha permitido que corran las listas electorales cuando han asesinado a varios concejales no hace tanto tiempo. Han sido todo ventajas…

  8. Red dice:

    Que la Justicia en España es política, todos lo reconocemos cuando nos interesa. Unos cuando se legaliza Bildu, otros cuando el fallo del Estatut… unos cuando absuelven a fulanito y otros cuando condenan a menganito.

    Evidentemente, el fallo es político, porque este tipo de fallos siempre lo son. Siendo esto grave, hay dos cosas mucho más graves:
    1 – Parece que la decisión política, en este caso, es intentar cargarse un proceso de paz que parece ir bien encaminado… ¿por qué?
    2 – Es absolutamente injusto. No por ser una decisión política… si las razones fueran únicamente jurídicas, seguiría siendo una sentencia injusto. Es indigno condenar a diez años de cárcel a una persona por intentar acabar con un conflicto armado, por muchas leyes que pudieran avalarlo. Es monstruoso.

    Cada vez entiendo más a los separatistas. Mierda de país que nos ha tocado.

    • Don Ricardo dice:

      Don Red: usted habla como si importase si la sentencia es jurídica o política. Eso sería importante en democracia, no así en democracia simulada, por eso no he hecho referencia al tema en la entrada.

  9. DIEGO dice:

    Don Ricardo, ¿y no le parece que este invento de que los partidos políticos que se quieran presentar a las elecciones del 20N deban recoger avales, aunque algunos de ellos hayan estado varias legislaturas en “la capital del reino” no suena ,sospechosamente a nuestra “ínclita” Ley de Partidos que inventaron para impedir a cualquier formación abertzale presentarse?
    ¿Qué pasará cuando consideren que “tal o cual partido” es “inconveniente” para nuestros “inestables legisladores” porque limite la alternancia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.