Ventresca de bonito al horno

Posted · 8 Comments

A veces, está uno tan ricamente en la pescadería, pensando que se va a llevar un besugo a casa, o kilo y medio de boquerones, o una pescadilla, pero súbitamente, sobre el lecho de hielo picado aparece una ventresca de bonito. Y, a pesar de no ser creyente, y de incluso tenerle a Dios cierta tirria, pues uno no puede evitar ponerse a rezar, y pedirle a Dios, a su corte Celestial, y a esos angelotes tan pesados que siempre están meando, que, por favor, esa señora tan gorda que tiene el número 63 no se la lleve. Y a veces, la señora del 63 no se la lleva, y como uno tiene el 64, cuando el pescadero, apretando despreocupadamente el botoncito del correturnos pregunta “¿quién va?“, uno responde ansioso, y triunfate: “¡yo, yo, yo!“, y añade: “¡quiero esa ventresca!“, y mira alrededor con altanería, como diciendo al resto de clientes de la pescadería: “se joda, me la llevo yo“, y se va uno feliz, triunfante, a casa, pensando en cómo irán los avales a eQuo, y en si la policía no nos habrá obligado a levantar otra mesa de petición de avales.

Pero dejemos la política, y ocupémonos de nuevo de nuestra ventresca. Vamos a hacerla al horno. Es bien sencilla la receta. Sólo necesitarán una ventresca -la mía era grandecita, o sea, bien rica, de 1,3 kilos- un poco de sal, un poco de aceite de oliva, un par de dientes de ajo, y unos aros de guindilla. El modus operandi es el siguiente: Lavan bien la ventresca, y después la secan con papel de cocina. la disponen sobre una bandeja de horno, espolvorean un poco de sal, y un pequeño chorro de aceite de oliva. No demasiado. Una vez convenientemente calentado el horno, bajan la temperatura a 180-200 grados, y meten la ventresca. Normalmente, con 20 minutos, será suficiente. Como esta mía era más bien grandecita, la he tenido 25 minutos. Ándense con cuidado con el tiempo, porque es muy importante que la ventresca quere jugosita por dentro, que las láminas de carne se puedan separar con facilidad. Como se reseque, la estropean.

Cuando ha pasado el tiempo calculado, sacan ustedes la ventresca del horno. En una sarten doran bien dos dientes de ajo cortados en rodajitas, y unos aros de guindilla, y con una cuchara, y mucho cuidado, rocían con este sofrito la ventresca. Para terminar, un chorro de vinagre de vino del de toda la vida. Nada de zarandajas de vinagres de Módena ni historias. Del de botella de plástico, del que usaban nuestras madres para despiojarnos.

Y luego, se la comen.

Ya ve, don Mitxel: dos recetas seguidas sin maicena. Lo que está aprendiendo usted conmigo,  ¿eh?

8 Responses to "Ventresca de bonito al horno"
  1. iñaki dice:

    Pobre bonito, cómo debe haber sufrido en su terrible muerte para que usted se lo coma y yo lo envidie.
    Bien, por suerte para usted sólo era un bonito y no uno de esos atunes rojos tan perseguidos.
    Que le aproveche!

  2. mitxel dice:

    El buen bonito, pescado a caña, según nos enseñó don Sabino de Arana y Goiri viene del Golfo de Bizkaia, por lo que es algo incoherente con ud, no solo por norteño, sino también por bonito.

    Aprovecho para decirles a todos ustedes que se animen a hacer conservas, no de bonito, sino de atún, que sale más barato a pesar de los rescates que tenemos que pagar a los piratas somalíes, pero bueno.
    Verán que los túnidos hechos por uno mismo (digo una persona, no don Ricardo) nada tienen que ver con esas latas que compran ustedes y que están terroblemente secos.
    Eso sí, hacerlo es grasiento, se pone la cocina perdida, el olor no se va en días y se ganan ustedes una bronca de sus seoras esposas, a quienes animamos desde aquí a que de vez en cuando entren en la cocina.
    Próximamente les contaré a uds cómo se hace un buen cuscús. Hasta entonces sigan comiendo huevos y ventresca, banda cabrones.

  3. Red dice:

    ¿Y cómo van con los avales? Es que aún estoy pensando en quién avalar, y Equo es una de mis opciones, pero no me he decidido aún porque creo que hay otros que tendrán más problemas para conseguir la cantidad necesaria. Vamos, que creo que ustedes lo llevan bastante bien. ¿Me equivoco?

  4. Franesco dice:

    No me extraña que no hayas vuelto a escribir más post después de este… ¡Impresionante! :)

    • ¿ Quiere usted desirt que le dió un PAT ATUS y digamos… s’ha ido al otro mundo a hacer la digestión ?. Es que los vicios y sobre todo si obedecen al pecado de la gula, son de dificil digerir…!!

      Don mitxel, yo creo que si este vasco-madrilenyo le hubiese puesto Maizena, el va cal ao ese se veria mucho mas apetitoso, pero como ese es un aprendiz de pinche, no sabe como se hace..!!

      Ayudele al pobre hombre…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.