Moscú es, sin duda, cuna de grandes hombres y de grandes mujeres. Uno de ellos es don E.P. Mesa, moscovita habitual -un poco tocapelotas, todo hay que decirlo- que hoy ha presentado su candidatura a consejero de educación en lugar de doña Lucía Fijgar, a la que por alguna razón que se me escapa, denomina consejero. Ignoro si don E.P. tendrá sobre este último punto información de la que carecemos los demás, pero lo cierto es que méritos le sobran para aspirar a la mencionada consejería. Entre otros, presenta los siguientes:

Yo soy premio extraordinario de licenciatura. Ella, no.

Yo soy doctor, ella tampoco.

Yo tengo experiencia en la empresa privada (eso gusta mucho a la derecha) y en la pública. Ella, en el PP (no sé como definirlo).

Lean aquí su candidatura completa y apóyenla. Yo lo hago con pasión, aunque sin esperanza.

Tagged with →