Marcos Ana en Vúdeo

Posted · 7 Comments

 

NOTA: Por motivos de salud, la cita de Marcos Ana con Vúdeo ha sido aplazada. Permanezcan atentos aquí.

Estos días, la extrema derecha y la leyenda de la transición ejemplar están haciendo pinza contra la historia. Entre la muerte del asesino de Julián Grimau y el juicio a Baltasar Garzón por investigar los crímenes del franquismo e intentar devolver la dignidad a las miles y miles de víctimas del fascismo que aún están  olvidadas por la democracia que abonaron con su sacrificio,  VÚDEO, la tele útil, pondrá su granito de arena para dar a conocer la memoria viva de la represión franquista y de la lucha por la libertad. Tendremos la oportunidad de conversar, mediante un chat, con Marcos Ana, el poeta de la resistencia antifranquista y el preso político que más tiempo ha estado encarcelado durante la dictadura de Franco. Si quiere usted hacerle llegar alguna reflexión o pregunta a Marcos Ana, tiene la oportunidad de hacerlo de dos formas: mandándola a VUDEO, o bien mediante el hastag #MarcosAnaVUDEO, enviando a twitter o a facebook preguntas en forma de vídeo.

Aquí les explican como intervenir. ¡Participe, caramba!

Vúdeo en Twitter: @vudeo_org
Vúdeo en Facebook: VÚDEO

 

7 Responses to "Marcos Ana en Vúdeo"
  1. Zenon dice:

    ¿Juicio a Baltasar Garzón por investigar los crímenes del franquismo?

    No, no, no… Don Ricardo

    Por prevaricación y autorizar las escuchas del caso ‘Gürtel’ con uso de de artificios de escucha y grabación con violación de las garantías constitucionales.

    Que, independientemente del fallo del tribunal, deja la puerta abierta para que se escapen algunos o todos los que en este caso son juzgados.

    “…por unanimidad, el 24 de febrero de 2010 la Sala Penal del Supremo abre la tercera causa por presuntos delitos de prevaricación y e interceptación ilegal de comunicaciones por autorizar las escuchas de las conversaciones que mantuvieron en prisión los imputados en el ‘caso Gürtel’ con sus abogados defensores. El 11 de abril de 2011, el juez Alberto Jorge Barreiro ordenó la apertura de juicio oral contra Baltasar Garzón en este proceso…”

    Luego viene el de los cobros del Santander. Entidad que estaba siendo juzgada por el mismo juez que cobraba la pasta.

    “…El 28 de enero de 2010, por unanimidad, el Supremo abre una causa para investigar al juez por presuntos delitos de prevaricación y cohecho por el dinero que solicitó personalmente y recibió del entonces BSCH, BBVA, Cepsa, Endesa y Telefónica para financiar actividades que desarrolló durante su estancia en la Universidad de Nueva York en 2005 y 2006.
    Tras su reincorporación a la Audiencia Nacional, Garzón recibió unaquerella dirigida contra el presidente del entonces BSCH, Emilio Botín, y otros directivos de la entidad que unos meses antes había entregado la “generosa aportación” de 302.000 dólares (260.000 euros) para organizar dos series de coloquios. Sin abstenerse, Garzón inadmitió esa querella.
    Por lo que se refiere al BBVA, Garzón sentó en el banquillo a Emilio Ybarra y a otros dirigentes del ‘clan de Neguri’, lo que facilitó que Francisco González quedara como presidente único de la entidad. Al poco tiempo, el juez escribió a González con objeto de que contribuyera a la financiación de un seminario sobre terrorismo que Garzón dirigía en la UNY….”

    Y el último y mas politizado, como se comprueba en este post, el del franquismo

    “…La Sala Penal del Tribunal Supremo decide por unanimidad el 26 de mayo de 2009 abrir un proceso al juez Garzón por un delito de prevaricación(dictar a sabiendas una resolución injusta) durante la instrucción de la causa por las desapariciones del franquismo. La acusación consiste en haber iniciado y prolongado unas diligencias sobre las desapariciones del franquismo atribuyendo a personas fallecidas delitos que habían prescrito, estaban amnistiados y que, además, no eran competencia de la Audiencia Nacional…”

    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/03/15/espana/1268667624.html

  2. DIEGO dice:

    En los PAISES CIVILIZADOS, la Ley de Punto Final ha sido ANULADA.
    Los delincuentes no pueden hacer leyes absolviéndose (para el tercer punto).

  3. Zenon dice:

    ¿Delincuentes?

    Señor Presidente, señoras y señores Diputados, me cabe el honor y el deber de explicar, en nombre de la Minoría Comunista del Partido Comunista de España y del Partido Socialista Unificado de Cataluña, en esta sesión, que debe ser histórica para nuestro país, en honor de explicar, repito, nuestro voto.

    Quiero señalar que la primera propuesta presentada en esta Cámara ha sido precisamente hecha por la Minoría Parlamentaria del Partido Comunista y del P. S. U. C. el 14 de julio y orientada precisamente a esta amnistía. Y no fue un fenómeno de la casualidad, señoras y señores Diputados, es el resultado de una política coherente y consecuente que comienza con la política de reconciliación nacional de nuestro Partido, ya en 1956.

    Nosotros considerábamos que la pieza capital de esta política de reconciliación nacional tenía que ser la amnistía. ¿Cómo podríamos reconciliarnos los que nos habíamos estado matando los ‘unos a los otros, si no borrábamos ese pasado de una vez para siempre?

    Para nosotros, tanto como reparación de injusticias cometidas a lo largo de estos cuarenta años de dictadura, la amnistía es una política nacional y democrática, ala única consecuente que puede cerrar ese pasado de guerras civiles y de cruzadas. Queremos abrir la vía a la paz y a la libertad. Queremos cerrar una etapa; queremos abrir otra. Nosotros, precisamente, los comunistas, que tantas heridas tenemos, que tanto hemos sufrido, hemos enterrado nuestros muertos y nuestros rencores. Nosotros estamos resueltos a marchar hacia adelante en esa vía de la libertad, en esa vía de la paz y del progreso.

    Hay que decir que durante largos años sólo los comunistas nos batíamos por la amnistía. Hay que decir, y yo lo recuerdo, que en las reuniones de la Junta Democrática y de la Plataforma de Convergencia, sobre todo en las primeras, se borraba la palabra “amnistía” ; se buscaba otra palabra porque aquella expresaba de alguna manera -se decía- algo que los comunistas habíamos hecho, algo que se identificaba en cierta medida con los comunistas.

    Yo recuerdo que en las cárceles por las que he pasado, cuando discutíamos con algunos grupos que allí había de otros compañeros de otras tendencias -que después alguna vez la han reclamado a tiros- estaban también en contra de la palabra «amnistía».

    Recuerdo también un compañero que ha pasado más de veinte años en la cárcel: Horacio Femández Inguanzo, a cuyo expediente se le llamó “el expediente de la reconciliación”, y que fue condenado a veinte años en 1956. Cuando monseñor Oliver, Obispo auxiliar de Madrid, nos visitaba en 1972 en Carabanchel, y le hablaba del año de reconciliación que abría la Iglesia, Horacio le decía: “Si quiere ser consecuente la Iglesia con la reconciliación, debe pedir también en este año la amnistía, ya que lo uno sin lo otro es imposible”. Y le explicaba que él había sido condenado a veinte años como dirigente del Partido Comunista de Asturias, precisamente por la amnistía, y que su expediente se llamó “el expediente de la reconciliación”.

    Hoy podríamos citar más compañeros aquí: Simón Sánchez Montero y tantos otros, que hemos

    pasado por trances parecidos, pero hoy no queremos recordar ese pasado ; hemos enterrado, como decía, nuestros muertos y nuestros rencores, y por eso, hoy, más que hablar de ese pasado, queremos decir que la minoría comunista se congratula del consenso de los Grupos Mixto, Vasco-Catalán y Socialista, y hubiéramos deseado también que éste fuera un acto de unanimidad nacional.

    Todavía yo pediría a los señores de Alianza Popular que reconsideren este problema. Nosotros afirmamos desde esta tribuna que ésta es la amnistía que el país reclama y que, a partir de ella, el crimen y el robo no pueden ser considerados, se hagan desde el ángulo que sea, como actos políticos. Por eso hacemos un llamamiento a nuestros colegas de Alianza Popular de que reconsideren su actitud en este acto que debe ser de unanimidad nacional. En esta hora de alegría, en cierta medida, para los que tantos años hemos pasado en los lugares que sabéis, sólo lamentamos que, en aras de ese consenso y de la realidad, amigos, patriotas, trabajadores de uniforme, no puedan disfrutar plenamente de esta alegría. Desde esta tribuna queremos decirlo, que no les olvidamos y que esperamos del Gobierno que en un futuro próximo puedan ser reparadas estas cuestiones y restituidos a sus puestos.

    También a las mujeres de nuestro país queremos indicarles que si hoy no se discute este problema, que si en esta ley faltara la amnistía para los llamados “delitos de la mujer”: adulterio, etc., les queremos recordar que el Grupo Parlamentario Comunista presentó una proposición de ley el 14 de julio que creemos que es urgente discutir y que vamos naturalmente a discutir. Pero, es natural, señoras y señores Diputados, que tratándose de un militante obrero, en mi caso, si hablaba antes de que era un deber y un honor defender aquí, en nombre de esta minoría, esta amnistía política y general, para mí, explicar nuestro voto a favor de la amnistía, cuando en ella se comprende la amnistía laboral, es un triple honor.

    Se trata de un miembro de un partido de trabajadores manuales e intelectuales, de un viejo militante del Movimiento Obrero Sindical, de un hombre encarcelado, perseguido y despedido muchas veces y durante largos años, y, además, hacerlo sin resentimiento.

    Pedimos amnistía para todos, sin exclusión del lugar en que hubiera estado nadie. Yo creo que este acto, esta intervención, esta propuesta nuestra será, sin duda, para mí el mejor recuerdo que guardaré toda mi vida de este Parlamento.

    La amnistía laboral tiene una gran importancia. Hemos sido la (clase más reprimida y más oprimida durante estos cuarenta años de historia que queremos cerrar. Por otra parte, lo que nos enseña la historia de nuestro país es que después de un período de represión, ‘después de la huelga de 1917 y la represión que siguió; después de octubre del treinta y cuatro y la represión que siguió, cada vez que la libertad vuelve a reconquistar las posiciones que había perdido, siempre se ha dado una amnistía laboral. Yo he conocido -mi padre era ferroviario en una estación de ferrocarril- que en 1931 todavía ingresaban los últimos ferroviarios que habían sido despedidos en 1917.

    La amnistía laboral, pues, está claro que es un acto extremadamente importante, conjuntamente con la otra. Si la democracia no debe detenerse a las puertas de la fábrica, la amnistía tampoco. Por eso el proyecto de ley que hoy vamos a votar aquí tiene, además de la vertiente humana y política, otra social y económica para nuestro país.

    Francia e Italia, al salir de la II Guerra Mundial, para abordar la reconstrucción nacional y la crisis, necesitaron el apoyo y el concurso de la clase obrera. Días pasados los representantes del arco parlamentario dieron los primeros pasos en esa vía ; la amnistía laboral será el primer hecho concreto en esa dirección que marcan los acuerdos de la Moncloa. No hay que olvidar que salimos de una dictadura en medio de una grave crisis económica, y que todos estamos de acuerdo en que hay que ir al saneamiento de la economía y a la reconversión nacional también, que esto no es posible sin el concurso de los trabajadores, que hay que llevar por ello este espíritu de la Moncloa al hecho práctico concreto de esa realidad.

    Señoras y señores Diputados, señores del Gobierno, lo que hace un año parecía imposible, casi un milagro, salir de la dictadura sin traumas graves, se está realizando ante nuestros ojos ;estamos seguros de que saldremos también de la crisis económica, que aseguraremos el pan y la libertad si se establecen nuevas relaciones obrero-empresariales y si un código de derecho de los trabajadores las garantiza ; si conseguimos de una vez que los trabajadores dejemos de ser extranjeros en nuestra propia patria. Sí, amnistía para gobernar, amnistía para reforzar la autoridad y el orden basado en el justo respeto de todos a todos y, naturalmente, en primer lugar, de los trabajadores con respecto a los demás.

    Con la amnistía saldremos al encuentro del pueblo vasco, que tanto sufre bajo diferentes formas, de todos los pueblos y de todos los trabajadores de España. Con la amnistía la democracia se acercará a los pueblos y a los centros de trabajo. La amnistía política y laboral es una necesidad nacional de estos momentos que nos toca vivir, de este Parlamento que tiene que votar. Nuestro deber y nuestro honor, señoras y señores Diputados, exige un voto unánime de toda la Cámara. Muchas gracias.

    Marcelino Camacho (Partido Comunista).

    La ley fue aprobada por 296 a favor, dos en contra, 18 abstenciones y uno nulo. “Esto está claro”, zanjó el presidente interino de la Cámara, Fernando Álvarez de Miranda. La votación fue seguida por una larga ovación con los diputados en pie. Alianza Popular se abstuvo en bloque y los dos votos negativos procedieron de sus filas.

  4. Zenon dice:

    Don Ricardo.
    Algo no va bien en su policía de frontera cuando pasan escritos como este de: #16. wibvzxtbn qUgF16 ovhctcipkyrx

    Y el mío… en la nevera. Incluso sin enlaces

  5. Don Ricardo dice:

    @Zenon: Ya lo sé, don Zenón. Y le voy a decir una cosa que le va a sorprender máas: sólo le pasa a usted. Es como si mi sistema le hubiese tomado manía. Espero que don Mitxel no haya infiltrado un euskovirus, oiga…

  6. Zenon dice:

    @Don Ricardo:

    No. Si va a ser cosa de otra “agencia”.

    Llevaba ya un tiempo con problemas con mi ordenata y Megaupload. Me decía que no podía bajarme nada pues mi IP se estaba pirateando no se cuantos megabytes de un fichero avi… ¡¡¡Mecachis la mar!!!

    No va a ser cuestión de euskovirus o del KGB Don Ricardo; esto… O la CIA o el FBI.

    Mea culpa

  7. @DIEGO:

    Pero esto es en este pais Don, está usted en un pais aún por civilizar dese cuenta, en un pais donde los nacionales-nacionalistas, los totalitarios franquistas, los herederos de la dictadura, están en el poder.

    La culpa es básicamente -porqué hay más claro- de los comunistas y sociolistos como el Don (era muy joven e ingenuo si.. es verdad), que accedieron a la transición, a la monarquia y más tarde a hacer una Ley de amnistia para todos los “actos de intencionalidad política cualquiera que fuese su resultado, tipificados como delitos y faltas realizados con anterioridad al dia 15 de diciembre de 1975” y aunque la ONU ha amonestado a ej-panolilandia en varias ocasiones, ahora se la tiene que comer con patatas y este pais sigue siendo lo que siempre fue, una Republica Bananera, bueno, mejor dixo una Monarquia Bananera.

    Salut

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.