El fascista Jesús Posada, presidente del Congreso de los Diputados, intenta acallar con poco éxito a Joan Baldoví, diputado de EQUO y Compromís, que denuncia las palizas callejeras que la Policía está dando a los estudiantes en Valencia. Curioso: hoy intentan callarle en el Congreso, y ayer le pegaba la policía en la calle.

Creo que se ha infiltrado el enemigo en el Congreso.

Iuenemigo1

 

 

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →