Uno podría pensar que un consejero de empleo  tiene por objeto buscar la forma de conseguir que la gente encuentre empleo, que haya trabajo, y que los ciudadanos y las ciudadanas -esa gente tan molesta que a veces se resiste pacíficamente a las tropelías de la derecha y la obliga a tomar duras medidas represivas que van contra su profundo sentimiento liberal y democrático- podamos ganarnos la vida digna y honradamente. Pues una de tres: o no es así, y estamos equivocados, o el consejero catalán es un tipo bromista con un sentido del humor envidiable, o es un cabrón con pintas. Yo, que ya soy perro viejo, me inclino por lo tercero. Escuchen a Francesc Xavier Mena, que es el consejero de Empresa y Empleo de la Generalitat Catalana, que en una comparecencia ante la Comisión de Joventud de las Cortes Catalanas, asegura que la mejor forma de luchar contra el paro juvenil es coger el próximo avión y marcharse a Londres a servir cafés. Así no molestan aquí con sus cosas.

Lo que es una pena es que Dios no exista, porque si existiera, este indeseable se llevaría una peritonitis aguda.

Vean el vídeo, entero e indígnense, porque es para ello. Y si quieren estar al tanto de los desmanes de la derecha catalana, heredera de aquella derecha que a principios del siglo XX contrataba pistoleros para matar a los trabajadores levantiscos, sigan en twitter a los Jóvenes de ICV, que molan.

 

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →