Imaginemos ahora que Europa fuera un solo estado. Y cuando decimos esto no lo hacemos en sentido figurado sino muy concreto: un único estado como hoy lo es Francia, por ejemplo. Y al ser un único estado sería un único mercado, primera clave, y, aquí está la segunda clave, un único cuerpo electoral. Y esto implicaría la inmediata suspensión del proyecto de precarización o, cuando menos, su máxima dificultad ¿Por qué?

Primero, analicemos el único cuerpo electoral. Esto implica, pues se trata de un solo estado, un único gobierno y parlamento nacional que depende del voto de cualquier ciudadano europeo. Así las cosas, esa oligarquía política estaría unida a toda Europa y no solo a su interés parcial actual: Merkel ya no depende solo del voto alemán. Y además ese gobierno respondería electoralmente ante todos los ciudadanos europeos. Con esto, primero, ya se elimina el déficit democrático actual en la toma de decisiones, pues la Bruselas no representativa sería ahora un gobierno europeo elegido en elecciones libres: primera consecuencia progresista.

Lean este magnifico artículo de don EP. Comentan allí, si eso.

Venga... meta ruido por ahí



Tagged with →