¡Yo soy del PP, del PP, del PP!

Posted · 8 Comments

Coctel

El gobierno liberalpinochetista ha tenido una idea brillante. Se le ha ocurrido que, en caso de que en una manifestación se produzcan actos violentos que causen daños a bienes públicos o privados, sean los partidos políticos o sindicatos en los que militan los presuntos violentos -y digo presuntos, porque lo mismo reventar un cajero a gasolinazos es un acto de legítima defensa ante una hipoteca usurera- los que se hagan cargo de los gastos ocasionados por la reparación o reposición de dichos bienes. Está muy bien la medida, porque junto a otras, como considerar la resistencia pacífica atentado contra la autoridad, o cerrar la frontera con Francia para que no venga gente de izquierdas de fuera, nos viene a demostrar que Rajoy, Gallardón y Wert -no me vienen ahora a la cabeza los nombres del resto de los bribones- están más cerca de LePen y Petain que de Sarkozy o Merkel. Pero yendo un poco a algo más práctico, a mí me pica mucho la curiosidad: ¿Cómo se va a ejecutar esto? Pporque, entre otras cosas, la Policía no puede preguntarle a un detenido por su filiación politica. Bueno, si puede, porque son unos fascistas del copón, y seguro que lo preguntan, incluso haciendo gala de banderitas con el aguilucho en la culata de sus pistolas, como para amedrentar y tal. Pero el detenido no tiene por qué responder a tal pregunta, y no hay forma de que la polícía pueda consultar las bases de datos de los partidos, espero. Por cierto, consigna: Si la policía le pregunta de qué partido es, diga que del PP.

Para que no digan que sólo criticamos, y no damos alternativas, a mí se me ocurre una idea mucho mejor, y además mucho más fácil de poner en práctica. Verán: resulta que los responsables de la tensión social son los empresarios sinvergüenzas y puteros que han puesto a sus capataces en el gobierno desde hace varias legislaturas con una agenda cada vez menos oculta: acabar con los impuesto progresivos. Ahora, que los impuestos hace tiempo que son algo testimonial, el estado se ha quedado sin dinero, y va el pobre presidente por ahí pidiendo unos pocos euros para pagar los servicios sociales. Pero claro, hay resistencia a darlos. Y quieren subir las tasas universitarias, hacinar a los alumnos en los colegios publicos y pretenden que los enfermos crónicos se busquen la vida, porque “no son cosa nuestra“. Y estas cosas, pues crean una cierta tensioncilla: la gente se resiste, sale a la calle y la paz social se rompe. Pero hay unos responsable claros de esta tensión social: los empresarios. Por eso, yo lo que planteo es que los destrozos en la propiedad pública o privada que tengan como causa la ruptura de la paz social que está provocando, los paguen las empresas en las que trabajan los presuntos violentos.

Es una idea que se me ocurre y aporto generosamente. Así soy yo de buen español. En cualquier caso, por si las moscas a las manis con violencia, voy a ir con un pin de gaviota en la solapa.

¡Yo soy del PP, del PP, del PP! Yo soy del PP…

8 Responses to "¡Yo soy del PP, del PP, del PP!"
  1. Jorge F. dice:

    No sé hasta dónde van a llegar con tanta desvergüenza. ¡Vaya panda de rufianes!

  2. invitado dice:

    Don Ricardo (disculpe la familiaridad del tratamiento y el atrevimiento de comentar), comparto su indignación y su rabia por esto y por todas las agresiones que están perpetrando “esos”. Le leo de vez en cuando y me inspira simpatía pero permítame un pequeño reproche. Que hay empresarios “puteros y sinvergüenzas” me parece que es tan claro como la luz del mediodía y la certidumbre de su existencia es mayor que la de la presencia de las meigas. Ahora bien, yo preferiría especificar el tipo de empresarios al que dirijo mi ira o hablar de cosas más concretas como la Patronal que los representa (a “esos” en concreto más que al conjunto). No sé si le digo esto por mi exceso de moderantismo o porque tengo miedo a que la derecha termine de vencer del todo si los demás respondemos a sus provocaciones usando el mismo tipo de armas dialécticas.

    Puede que me equivoque. Igual no están los tiempos para sopitas con caldo. Así que reitero mis disculpas y nos deseo suerte a todos porque nos hace mucha falta ante la avalancha que se nos viene encima.

  3. sukoi-27 dice:

    Vaya , vaya….. ahora que les aplican la legislación para vascos….no les gusta, eh!! Pues lo siento…es lo que hay…. cuando se planta cara…te la parten….así funciona la democracia, verán que pronto todos los detenidos tienen un manual en que les indican que deben denunciar torturas.
    Así que como individuo defenderé mis derechos y como pueblo…pues no existiré…jajajajaja….me rio pero es por no llorar por todos nosotros…..

  4. Don Ricardo dice:

    @invitado: Dos cositas, o tres, ya veremos cuántas salen:

    1.- Como se vuelva a disculpar por escribir un comentario en esta su casa (es una forma de hablar, es mía, mía y mía) , le sacudo un bofetón en toda la boca.

    2.- Sí, es posible que tenga razón. Ese tipo de generalizaciones son injustas. Yo mismo soy empresario. Pero sin duda alguna, el empresario putero y vividor es el prototipo de empresario español, que se lleva su parte, la que les roba a los trabajadores y la que correspondería a la propia empresa. Y todo ello, para sus vicios, su timos y sus desfalcos. Negocios.

    3.- No creo que la derecha se vaya a encabritar más por estas cosas. Ya la tenemos encabritada. El siguiente paso es el giolpe militar, y sinceramente, creo que, hagamos lo que hagamos, no pueden darla.

    4.- Sólo nos quedan dos salidas: rebelarnos (pero de verdad, colapsando España) o intentar ofenderles. Como lo primero no creo que vayamos a hacerlo (somos de clase media, y todos nos creemos que nos podemos salvar individualmente) pues yo me entrego en cuerpo y alma a ofenderles.

    5.- han sido cuatro. No, perdón, cinco.

  5. invitado dice:

    Le prometo que no volveré a pedir disculpas. Considérelo como un exceso de precaución por parte de alguien que entra en una casa ajena, aunque tenga las puertas abiertas. Ya sabe usted que en internet se confunden las cosas y prefiero pecar por exceso en eso de las formas.

    No debo haberme explicado bien en el asunto que trata en el punto tres. Mi miedo no es que la derecha se encabrite si se le provoca. A ellos no les hacen falta pretextos, como puede comprobar cualquiera si se tapa las fosas nasales y se acerca por la caverna esa donde sus voceros vomitan sus paridas habituales. Lo que temo como a la peste es acabar siendo como ellos, aunque sea en el terreno dialéctico. Llámenme blando y a lo mejor hasta tienen razón.

    Como en lo demás parece que me expliqué un poco mejor, nada que añadir por el momento.

    Gracias por lo de “esta es su casa” (aunque sea metafórico).

  6. Dones,

    Lo siento, pero es que los tiempos de la abundancia terminaron ya, a partir de ahora, al que se mueva palo y sin miramientos….

    ¿O que se pensaban ustedes, que eso de la democracia y la justicia era un derecho universal?.

    Los tiempos en donde habia que darles 4 duros (+ 1 a credito) a los malditos proletarios para que se los gastaran en consumir aquello que no necesitaban, TERMINO, ahora YA NO SON USTEDES (malditos proletarios de mierda), NECESARIOS.

    Y si todavia no se han enterado………. se enteraran, no se preocupen, se enteraran….!!!!

    ¿Decir que son del PP?….. Don Richi, no se le ha ocurrido que le pediran el carnet….!!! …. el numero de afiliacion y la declaracion de donaciones..!!!!…… Nada… usted es carne de canyon por rojo, y no le salvara ni el ser un puto empresario de mierda….!!!

    A no ser…… que se saque el carne del PSOEj y aplauda la RL, tal y como es menester de un empresario PANOLI de verdas..

  7. Jorge F. dice:

    ¡Es que la gente abusa! Les das sanidad y quieren usarla, les das democracia y quieren ejercerla… Son como niños, hay que castigarles para que aprendan,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.