Sin duda, siguiendo órdenes de la cabecilla fascista Cristina Cifuentes, en las comisarías madrileñas se está torturando física y psicológicamente ahora mismo a los ciudadanos detenidos estas últimas noches en Sol y alrededores, alguno de los cuales fue detenido incluso sin haber participado en las protestas. A la mujre de otro se le ocultó hasta el momento de su liberación que había sufirido una crisis cardíaca.  Vea este video, y lean esto.

Lo que me extraña es que no haya ningún diputado o diputada que aún no haya pasado por la comisaría a interesarse directamente por los y las detenidas.

Y recuerden: si en su círculo hay antidisturbios, háganles el vacío: que sientan el desprecio.

Tagged with →