No se trata, como se ha dicho, de eludir o eximir responsabilidades personales, pero es conveniente preservar los intereses institucionales y obligado contraponer la valoración que merecen los agentes públicos y privados que han intervenido o lo harán en la situación de crisis financiera de Bankia: Banco de España, los directivos de Bankia-BFA o auditores como Roland Berger y Oliver Wyman o Goldman Sachs.

El Banco de España, para prever los riesgos derivados de crisis financieras, obligó a los bancos a realizar provisiones genéricas anti cíclicas. Iniciativa que como señalan Arias y Costa[xxii] “el G-20 alabó este mecanismo de provisiones españolas (como se le conoce en algunos países) y propuso su extensión. Lo mismo hizo el Banco Internacional de pagos (BIS)”. Esta normativa es mucho más exigente que la vigente en el resto de países de la zona euro y los únicos países que disponen de sistemas parecidos son Canadá, Brasil y Australia. Aunque se critica al Banco de España por no pasar de la advertencia y la reconvención sobre prácticas incorrectas a acciones más contundentes[xxiii].

Respecto los directivos y gestores Bankia-BFA no ocurre lo mismo. No obstante el silencio mediático actual, en setiembre de 2011 la prensa se hacía eco de la auditoría sobre la gestión interna del Fondo Monetario Internacional durante el período que Rodrigo Rato fue su Director General. La evaluación y conclusiones de la auditoria resultaban demoledoras, “ofrece una imagen catastrófica del organismo, señalando falta de rigor, peleas internas, liderazgo cambiante y aplicación de criterios arbitrarios” (diario El Mundo, del 2 de setiembre de 2011). Eran los tiempos en los que el FMI, dirigido por Rodrigo Rato, declaraba que “las perspectivas son las mejores en mucho tiempo, la economía se dirige a un periodo de crecimiento sostenido”.

El texto que hay sobre estas líneas es parte de un artículo tan largo como imprescindible y esclarecedor en el que se explican algunas de las peculiaridades de la crisis en Espsña, y algunas razones por pas que hay que señalar como responsables, o mejor dicho como culpables, a algunos señores de la derecha española, en concreto del PP, del CiU, y en menor medida, del PNV, que son los que conformaron las mayoría parlamentaria de la primera legislatura de Aznar el políglota. El artículo es del economista Emili Ferrer Inglés, y pueden ustedes leerlo, de hecho, deben leerlo, en Economistas frente a la Crisis.

Y como hablamos de Rodrigo Rato, no quiero dejar de comentar con ustedes algo que me ha parecido maravilloso: esta mañana se ha puesto en marcha una iniciativa de crowfunding a través de la plataforma goteo.org para financiar la querella (web, twitter) que miles de pequeños accionistas y clientes de Bankia, están interponiendo contra Rodrigo Rato. Pues bien, desde primeras horas de la mañana, el éxito ha sido tal, que la web de Goteo.org estaba inaccesible, debido a la afluencia de gente que quería colaborar. La gente se agolpa para poner su granito de arena, en forma de unos eurillos, para colaborar en el desenmascaramiento judicial de la estafa Bankia.

Venga... meta ruido por ahí