Steven Spielberg no ha hecho ninguna película sobre Vasily Kononov. No era judío, ni era un heroico soldado de Illinois. Por casualidad, hoy he conocido la su historia. Kononov fue un ciudadano soviético,  letón de origen ruso, que durante la II Guerra Mundial fue un activo y heroico guerrillero antifascista y contribuyó directamente a destruir el poder de los nazis en Letonia, volando varios trenes llenos de material militar y pertrechos de guerra. Durante décadas fue considerado con razón un héroe -recibió la Orden de Lenin, la Orden de la Gran Guerra Patriótica, y la Orden de la Bandera Roja del Trabajo-, pero al final de su vida -murió en 2011- tuvo que ver cómo como el estado neofascista de Letonia, en el que anualmente se permiten homenajes a las SS, le procesó, ante el estupor de la comunidad internacional, por supuestos crímenes de guerra. A Vasili Kononov, héroe de la humanidad, le persigueron por ser ruso, por ser comunista y por ser resistente contra el nazismo, que, como señala alguien en el reportaje que hay sobre estas líneas, se ha instalado en el poder letón tras el abandono de la URSS.

Sea Vasily Kononov ejemplo para todos los hombres y las mujeres de hoy y goce de toda nuestra admiración.

Gracias a don Sukoi, que me ha advertido sobre este señor en un comentario al anterior post.

Venga... meta ruido por ahí