14N: huelguita general

Posted · 28 Comments

Los sindicatos mayoritarios, es decir CCOO y UGT, han convocado, finalmente, y a remolque de sus homólogos portugueses y griegos, un poco a regañadientes, después de varios meses de ser testigos casi mudos -recordemos que le negaron apoyo a la huelga general convocada por la mayoría sindical vasca contra los recortes- de los ataques históricos a derechos obreros y ciudadanos conquistados durante dos siglos a sangre y fuego, una huelga general.

Lo hacen tarde y mal. No es que no apoye la huelga. La apoyaré, como apoyaré la del 31 de octubre, convocada por la CGT. Sin embargo, se da una serie de factores que van a convertir la huelga en un esfuerzo vano, que va a generar una situación de impotencia, y además, se va a exponer a decenas de miles trabajadores a las represalias para nada. Porque con una huelguita general, no vamos a conseguir absolutamente nada: los planes del gobierno van a seguir su camino, y en Europa se nos va a mirar como si fuéramos unos excéntricos trasnochados, por no hablar de la represión policial y posteriormente la empresarial, que van a campar a sus anchas. ¿Qué ha cambiado en Grecia, después de varias huelgas generales extremadamente contundentes? ¿Se han suavizado los recortes, quizás? ¿Se ha ablandado la voluntad de hierro de la UE o de la metrópolis alemana? La respuesta es un rotundo no.

Las huelgas generales se han convertido en una suerte de encuestas sobre las políticas económicas y laborales del Gobierno de turno que acaban, en el mejor de los casos, con la administración y los convocantes discutiendo sobre las cifras de participación y poco más. Vamos a hacer una huelga contra un gobierno que, en realidad, tiene muy poco margen de maniobra. Es decir, estamos equivocando el objetivo, y además, estamos empleando un medio -la huelguita general- que no es útil para el objetivo que perseguimos.

Por aclarar un poco la cosa: parar los recortes no es posible. De una forma u otra, con una velocidad o con otra, a cara de perro o con lágrimas de cocodrilo, las reformas y los recortes se van a producir y no se pueden parar, hagamos lo que hagamos si no se produce una ruptura constitucional. Y eso vale para una huelguita como éstas tan simpáticas que convocan CCOO y UGT y para las huelgas más o menos violentas, como las que se producen en Grecia. Por varias razones: la primera, que la huelga es una forma de protesta que se convoca con la finalidad de provocar en el enemigo un daño real, contante y sonante, que le obligue a replantearse una decisión lesiva de los intereses de los trabajadores. Con la huelguita general de 24 horas no se hace daño alguno, o, si se hace, el sistema lo absorbe rápidamente, como dijo Mariano Rajoy en aquel foro europeo en el que afirmó que sus decisiones le iban a costar una huelga general. Una huelga que el enemigo no considera como un perjuicio inasumible, sino como una inversión amortizable no debería hacerse, porque los únicos que pierden son los huelguistas.

La huelga general está domesticada. La convoque quien la convoque, CCOO, UGT, CGT o los sindicatos patrióticos vascos. La huelga es el último recurso posible en manos de la clase obrera para cambiar decisiones injustas, la huelga es un acto de desobediencia, es un acto de boicot que busca presionar con la amenaza de causar un perjuicio que debería ser tan inasumible para la otra parte que la obligara a negociar para evitarla. Es decir: que la huelga llegue a hacerse es el primer fracaso de los huelguistas, porque no han sabido transmitir la credibilidad de sus amenazas. Luego, la huelga podrá ganarse o no, pero hacerla es en sí mismo un fracaso.

Mariano Rajoy, las autoridades europeas, no ven amenaza alguna en estas huelgas, por lo tanto, las huelgas se van a producir. Luego, va a haber grandes manifestaciones, después luchas de cifras entre gobiernos y convocantes, llamadas a la movilización permanente por parte de los sindicatos, y, finalmente, se mantendrá el calendario de reformas y recortes, el tira y afloja con los rescates, las reformas legislativas para hacer más ineficaz la huelga aún, y nada habrá cambiado.

Nada más lejos de mi intención que boicotear la huelga del 14N, pero creo que los convocantes deberían reflexionar sobre el objetivo real que deben perseguir. Hay que recuperar el espíritu de la huelga general como gran acto general de desobediencia, como golpe de mano de los trabajadores, como muestra de poder. Si nos están haciendo mucho daño, si está en caída libre nuestro poder adquisitivo, si desaparecen derechos sociales y políticos que se conquistaron con sangre, si nuestra calidad de vida retrocede, y todo ello como secuencia de una crisis especulativa y financiera provocada entre otras cosas con este objetivo, no tenemos más remedio que dar una respuesta igual de contundente.

Paremos el país 14N. Pero parémoslo de verdad. Que no se mueva un autobús, que no salga un tren, que el metro se congele, desobedezcamos los servicios mínimos, sean o no abusivos, y establezcamos nosotros aquellos que sólo de forma muy puntual consideremos imprescindibles. Rompamos todo aquello que sea susceptible de ser usado por un esquirol para trabajar, y traslademos al centro de las ciudades la huelga con piquetes malencarados que muestren a la esúpida clase media lo que la clase obrera puede hacer con su precioso país. Es decir: amenacemos con hacer un daño tal que el Gobierno no lo pueda asumir. Pero ni aún así la huelga será efectiva. Un golpe de fuerza de ese estilo lo que conseguirá es un aumento de la espiral represiva del gobierno, que ya ha dado muestras de que en eso no le tiembla el pulso, y si no lo consiguen es más por falta de inteligencia que de voluntad.

El problema es que los sindicatos mayoritarios, es decir, fundamentalmente CCOO y UGT, son parte del sistema político que nos ha traído hasta aquí. La Constitución, todo lo que consagra la Constitución, es el problema, y en ella no hay solución alguna. ¿Para qué queremos una Constitución que no ha sido capaz de evitar que una minoría se haga con el poder real y recorte sistemáticamente la propia democracia y el estado social? Si el objetivo de la Constitución es garantizar la democracia y no lo consigue, habrá que asumir que no vale, y ponerse a trabajar en una nueva.

Los sindicatos como parte y representantes que son de la clase obrera, deben asumir la realidad y colocarse fuera de la Constitución. Es simplemente un cambio de actitud: asumir que las huelgas son políticas, que se hacen para relamar aumentos salariales, pero también para cambiar regímenes políticos lesivos con los intereses de los trabajadores. No estamos en un periodo de normalidad democrática, sino más bien de excepcionalidad en el que se nos están robando derechos que se ganaron con huelgas políticas y valientes. No caben posturas calculadoras y conservadoras; sólo cabe, incluso por lealtad hacia quienes lo arriesgaron todo, y en no pocas ocasiones lo perdieron, luchando por derechos de los que hemos disfrutado durante años, el compromiso pleno, sin cálculos ni posturas conservadoras, con su mantenimiento y mejora.

Puede parecer cuando escribo de esta manera que pido una asunción de riesgos demasiado altos. No es así. Vivo en una sociedad ex-satisfecha y cobarde, y yo mismo, como parte de ella, soy cobarde. Temo perder lo que tengo, pero a la vez creo que es muy posible que ya lo haya perdido, que ya lo hayamos perdido, que no haya marcha atrás, que caminemos hacia una sociedad absolutamente injusta, como las que conocieron quienes vivieron el capitalismo del siglo XIX. De ahí mi desesperación y mi alineamiento con quienes han decidido que ya basta, y que nuestro futuro será sólo posible en un régimen político diferente a la democracia de 1978. Hoy somos minoría, sin duda, pero también sin duda, nunca antes habríamos podido pensar que íbamos a ser tantos como somos. Y si no somos más es porque organizaciones a las que me siento cercano, organizaciones que es incomprensible que no se den cuenta -o prefieran no dársela, no sé- de todas estas cosas, como CCOO o Izquierda Unida, no deciden de una vez sumar sus fuerzas a la lucha por la superación de un régimen político que ha sido incapaz de garantizar nuestros derechos sociales y políticos.

Todo esto es cierto, salvo que esté absolutamente equivocado.

28 Responses to "14N: huelguita general"
  1. mitxel dice:

    Le quiero don, con amor verdadero del que suscribe su texto, incluso esa tontería de sindicatos patrióticos vascos cuando no lo aplica a CCOO y UGT, que de patrióticos pasan a coloniales, pero bueno…

    Hoy mismo me acordaba que en marzo se hizo una huelga general contra la reforma laboral. Y pensé, lo lógico es que don Rajoy, de bajarse los pantalones, lo hubiera hecho ante el anuncio, para evitar la huelga, pero una vez celebrada ésta, para qué iba a retirar la reorma laboral si el daño de la huelga ya estaba hecho y no le pensban convocar otra para la semana siguiente?

    No me voy a a alargar, pero da en el clavoCCOO y UGT son tan parte del sistema como el resto, de él maman mansamente mientras renuncian a la caja de resistencia y se convierten en empresas de servicios… No sirven, no nos sirve a nosotros, pero sí al poder establecido, que hace su agosto a pesar de las ocsiones molestias de estos mosquitos.

    Los servicios mínimos deben aplicárseles al intervenido quirúrgicamnte que entra en las 00.00 horas del día 14 con el corazón encima de la mesa y poco más.

    Pero antes de que a ud y a mñi nos den la razón, vamos a sufrir mucho, veremos como la desesparación conduce al suicidio a amigos, vecinos o familiares, que es la forma de morir más cruel que pueda existir…
    Veremos cómo urnas mediante, la gente idiotizada, es decir, españolizada o vasquizada, se refugia en el fascismo, pues siempre se empiezan los tratamientos por lo más fácil, contra el inmigrante, contra el diferente, contra el débil….
    Y solo al final, muy al final, esta generación boba no lo verá ni se lo merece, veremos la luz de una explosión al final de este pacifismo suicida.
    Salud, mucha salud.

  2. Antonio dice:

    Qué bajonazo me ha dado leyéndole.
    Ahora solo falta que el pp vuelva a sacar mayoría absoluta en Galicia y ya mi postración será total.

    Todo lo que usted propugna -y está muy bien- parte de la premisa de una sociedad mínimamente concienciada. Concienciada de clase, se entiende.
    Ya podemos darnos por jodidos. Y bien jodidos.

  3. Dabitxo Piston dice:

    UNA HUMILDE ADHESIÓN
    Si por algo quiero comentar este post de Don Ricardo es porque el alarido de rabia y angustia es, además de compartido, voz del sentimiento de miles que no saben o no quieren expresarlo en público en éste nuestro tristemente falto de cultura de autodefensa… país.
    Muy lejos han quedado la autocomplacencia y el exhibicionismo de los sectarios y superrevolucionarios -Fidel dixit- de los 80´s(entre los que me incluyo), ahora ya no hay cabida para tontovicadas ni tonterías varias, esta vez va en serio.
    ¿Huelguita? Por ahora sí, sin dudarlo. El sistema de la CE78 es reflejo fiel del sistema de defensa del organismo vivo basado en el fagocito: lo que le ataca es deglutido y convertido en alimento para el mismo. El sistema vale lo mismo para que los gays dejen de ser perseguidos, puedan casarse, hacerse antidisturbios, romper cabezas, formar parte de Gürtel, lavar dinero para magnates chinos, tener derecho al honor, reventar más cabezas… eso sí, que ni se les ocurra ir con una denuncia bien documentada a Inspección de Trabajo, la AN, Amnistía Internacional u otro nido de rojos, que ya se encargará más de uno de hundirle la vida allá donde intente reconstruirla.
    (Un inciso: Cuando fui delegado sindical defendí a un grupo de mujeres que tenían un problema de acoso moral con un encargado. Cuando me preguntaban qué instrumentos legales tenían para defenderse les dije que era más fácil meter en la cárcel a sus maridos con una simple denuncia oral ante un juez que obligar a la Inspección de Trabajo a abrir una investigación con denuncias por escrito de todas y cada una de ellas). La CE78 sirve lo mismo para liberar un preso que para meter 600 más de golpe.
    Por supuesto que haré huelga el 14N, y espero que mi queridísima mayoría sindical vasca la secunde, simplemente por tres cuestiones: 1)GIMNASIA REVOLUCIONARIA Es imprescindible que esa chavalería que va a tener que batirse el cobre con el ogro alemán los próximos 20 años tengan referentes de lucha y humor para lo que se les viene encima. No podemos parecernos ni de lejos a esos abuelos-tíos-primos mayores que cada vez que nos hablaban de lucha nos daban ganas de meternos debajo de la cama. Y además, con la experiencia todos aprendemos
    2)Porque la convocatoria de Grecia y Portugal me desguaza el corazón hasta tal punto que no atiendo ni a siglas ni a fechas. se lo han ganado como leones.
    3)Queridísima CGT: tenéis toda la razón del mundo, quizás habéis sido artífices en cierto modo de esta convocatoria.
    Nuestro pensamiento lógico-matemático nos lleva a pensar que ya hay mucho perdido. Pero, ¿quién sabe? Yo me agarro, si acaso de una manera supersticiosa, a aquella frase d Shakespeare: «Navarre shall be wonder the World», igual Don mitxel lo entiende bien.
    Y Don Mitxel, no olvide que hasta Stalingrado todo fue derrota. Sólo hay que descubrir cómo reubicarlo en el mapa.
    Un abrazo pleno de amistad, cariño y revolución a La Extraña Pareja, ustedes me entienden

  4. EPMesa dice:

    D. Ricardo, aparte del tonillo de cura enfadado con su parroquia que pone usted, lo que está muy feo, el artículo es un ejemplo de incoherencia. A ver:
    1.- ¿Qué tiene que ver la constitución con los recortes? ¿Hay una relación causa-efecto?
    2.- Si la hay, ¡entonces por qué hay recortes en toda Europa?
    3.- Si la huelga no sirve de nada, ¿a qué viene el parrafito pseudoheróico sobre pararlo todo y asustar mucho a la clase media?

    Yo ya no entiendo nada.

    • Don Ricardo dice:

      @EPMesa: Ah+, pues le respondo ahora mismo. Aunque creo que ya lo he respondido muchas veces.

      En cuanto al tono de cura enfadado con la parroquia, es falso. Lea el último párrafo, donde acepto mi parte de culpa.

      1.- No hay causa efecto entre la Constitución y los recortes. Pero la constitución tiene una utilidad concreta: garantizar la democracia y el estado social y democrático de derecho que proclama en su articulado. Si no ha sido capaz de garantizarlo, don EP, no sirve. Es bien sencillo.

      2.- ¿Por qué hay recortes en toda Europa? Porque en toda Europa hay regímenes homologables. Cada constitución y cada país tiene sus peculiaridades, no cabe duda, pero ninguno de los regímenes europeos es capaz de garantizar el estado del bienestar. Por eso, lo están desmantelando en todas partes. O en casi todas…

      3.- Yo no he dicho que la huelga no valga para nada. Digo que este tipo de huelgas no va a conseguir parar los recortes.

  5. sukoi-27 dice:

    Hoy damos la patada al pachilo….se acabó el birreinato de las vascongadas!!…los unionistas a su lugar….proa a Alba!! Me voy que hay que madrugar…mañana les cuento.

  6. Angel dice:

    La huelga general es la expresión máxima de la resistencia del Mundo del Trabajo contra el Mundo del Capital, si exceptuamos la guerra civil.
    No hay huelguitas ni huelgotas, hay huelgas, no entiendo cual diferencia queremos establecer.
    Lo fundamental de la huelga es que se para la producción. Y se para porque muchas personas arriesgan su único medio de vida para que la lucha salga adelante.
    Los trabajadores y trabajadoras somos quienes elegimos a nuestros representantes, a los que libremente preferimos, no a los que desde fuera prefieren otros.
    En elecciones por cierto con bastante mayor participación que las elecciones generales.
    Animamos a toda la sociedad a sumarse a la lucha hasta parar los recortes, pues solamente quebrando la voluntad del enemigo, con el único lenguaje que entienden, afectar a las plusvalías, es posible parar su ofensiva.
    Comparto sus inquietudes revolucionarias, por eso entiendo que es importante aclarar algunas cosas.
    Parar la ofensiva de un Capitalismo que está en una grave crisis abre las puertas a la implantación de un nuevo régimen, que no se base en la explotación del hombre por el hombre sino en el trabajo y la solidaridad.
    Para esto, es fundamental entender que solamente el mundo del trabajo es consecuente en este objetivo, no solamente porque somos los que sufrimos cada día en nuestras carnes sus consecuencias, sino porque somos los que producimos el propio capital con nuestras manos.
    La clase obrera, acertada o equivocada, tiene sus organizaciones, y es en este ámbito dónde tiene sentido plantear lo que se quiera plantear, pero nunca desde fuera, ni mucho menos en contra.
    Matizar también otro tema acerca de quién va a rastras de quién. El tema de la Huelga general Europea, que llevamos ya casi dos años trabajando es inciativa de CC.OO., aunque no exculusivamente de CC.OO., que ha hecho el trabajo paciente con el resto de sindicatos de la CIOSL, planteandolo reunión tras reunión (con reticencias de sindicatos nordicos y buena acogida de sindicatos del Sur), hasta que ha sido finalmente aceptado, y planteado de forma más modesta pero indudablemente supone un salto cualitativo.

    Aprovechando su conocimiento del mundo ruso y soviético, un simil: Si no se hubiera detenido al enemigo en el Volga, en Stalingrado, ni se le hubiera podido envolver, ni se le hubiera derrotado. Para el ataque, es necesaria también la defensa, sobre todo cuando no tenemos nosotros la iniciativa sino el enemigo ¡hay que quitarle la iniciativa!

    Para golpear, hacen falta herramientas certeras, de filo, de preciso análisis, como una espada. Este papel lo juegan tradicionalmente los partidos obreros, hoy hay tb movimientos que plantean inciativas en ese sentido.

    Pero para parar los golpes hacen fata escudos, grandes, fuertes, numerosos, solidarios. Ese es el papel de los sindicatos.

    No les pidamos a los sindicatos que sean espadas, son escudos.

    ¡Construyamos nuestras espadas y apoyémonos en dónde están realmente los trabajadores! Sin las trabajadoras y trabajadores, no se enciende la luz.

    ¡Viva la lucha de la clase obrera!
    #14N yo voy!

  7. Angel dice:

    Dónde se ha propuesto sistemáticamente la Huelga General Europea, no ha sido en la CIOSL, sino en la CES, disculpen la errata.

  8. Marcus Welvy dice:

    Hay poca gente que se acuerde de los orígenes de la CGT, las huelgas de la Canadenca, en Barcelona, o del Noi del Sucre, que murió a balazos por la patronal.

    No es que me alegre de esa época. Era mucho más dura que la nuestra y la lucha por los derechos de los trabajadores acabó a balazos. Pero se consiguieron cosas, aunque 3 años de guerra (en la que también se luchó por esos derechos conquistados) y 40 de dictadura hicieron retrasar su aplicación real.

    Precisamente quiero que la gente lo recuerde, para no tener nunca que vivir (ni yo ni nadie) algo parecido a aquello. Debríamos leer más sobre esa época. Quizá así aprenderíamos a hacernos respetar.

  9. Toni Salas dice:

    Hombre, tiene usted razón, la huelga no servirá para mucha cosa, se trata de acabar con la constitución, de cambiar el régimen.Si és posible cambiar el sistema.
    Hasta aqui el diagnóstico es acertado,¿ pero quién le pone el cascabel al gato?. Las huelguitas que usted dice, tienen un seguimiento medio-bajo, el P.P, pues si señor, ha vuelto ha ganar en galicia , en Cataluña amenaza una mayoria absoluta de CiU, a pesar de los recortes.
    Con todo lo que esta caendo a iniciativa le predicen las encuestas un 10% del voto.
    Entonces? Para romper un sistema, para cambiar una constitución, para hacer daño a los poderosos hace falta una mayoria social o como mínimo un sector de gente movilizada permanentemente que no deje respirar a los de arriba.
    Nada de esto tenemos: miedo, apatia, «todos los políticos son lo mismo», para cambiar algo hace falta que la gente sepa i crea que es necesario este cambio. Hoy todo se reduce a la protesta de cafe.
    Asi que nos podemos dar con un canto en los dientes si la huelguita tiene un mediano èxito y como mínimo sirve para cohesionar a los nuestros.
    En fin resignación no, pero pesimismo haylo. Una pena.

    Toni Salas

  10. luis dice:

    Hay un evidente exceso de teóricos de la huelga y del «que deberían hacer los sindicatos» que contrasta con un déficit de ejemplos activos prácticos de apoyo creativo.

    En la opinión escrita todas las huelgas generales son inoportunas, o bien porque deberían haberse convocado antes o porque quizá susciten represión o porque seuro que no van a tener suficiente seguimiento o porque no sirven para nada….Hay de todo, incluso cariacontecidos mensajes de apoyo pasivo.

    Propongo a unos y otros dejar de jugar a mostrar su amargo sufrimiento o de jugar a ser adivinos agoreros. La cosa es mucho más sencilla, júntense con alguien serio y vigoroso y propongánse hacer alguna sencilla tarea de apoyo concreto para conseguir resultados positivos de la huelga.

    No sé los resultados concretos que conseguirán pero seguro que por poco que hagan les generará satisfacciones mucho más estimulantes que el patético «ya decía yo que no iba a salir bien» de esos que se quedan en su casa seguros del éxito de sus profecías negativas.

    ¡Viva la Huelga General y que se jodan ellos¡

  11. miloren dice:

    Sin embargo, la enorme mayoría, como usted mismo me temo, sólo desea ser mejor gobernada/dirigida por partidos y sindicatos me temo que igual de convencionales y globalizantes que más tarde o más temprano nos llevarán al mismo escenario. Mucho me temo, además, que en esa tarea los de siempre les van a ganar por la mano.
    http://madrid.tomalaplaza.net/2012/10/19/desmontando-el-cocinado-de-la-segunda-traicion-a-la-democracia/

    • Don Ricardo dice:

      @miloren: Yo, don Miloren, aspiro a una democracia parlamentaria, representativa, real, no anclada en el siglo XIX, sino propia del XXI.

      • miloren dice:

        @Don Ricardo: Sin más libertades políticas, además de la elección de representantes, al alcance popular, la representación se corrompe al no ser controlada, no basta con el propio control entre poderes, en el supuesto de que se lograse independizarlos. Por favor, tenga usted en cuenta la situación real de las libertades políticas en España, la reforma electoral sólo nos situaría en el siglo XX.
        http://miloren.wordpress.com/2012/09/28/la-timocracia-espanola/

        Pero sobre todo, el poder constituyente y el dinamismo en la política
        http://wiki.tomalaplaza.net/wiki/index.php?title=Primera_Edici%C3%B3n_del_Taller_del_Poder_Constituyente

        No permitan que nos la metan otra vez

        • Don Ricardo dice:

          @miloren: Por supuesto: hay que corregir los mecanismos de representación y dar entrada real al soberano (que es el pueblo) en la política. Por eso digo que aspiro a una democracia del siglo XXI.

          Gracias por el enlace. Muy interesante. Me lo guardo para leerlo con calma.

          • OccupyLeft dice:

            @Don Ricardo:

            Pero si usted, Don Ricardo, no acepta a la derecha, ni nada que se le parezca, ¿Cómo va a defender una democracia representativa dónde la mitad de la población es de derechas? ¿O es que tiene usted otra idea de representatividad?

            • Don Ricardo dice:

              @OccupyLeft: Es que tengo otra idea de representatividad: no acepto a la derecha en este régimen político porque está sobre representada, y no son posibles políticas de izquierdas. En una democracia real, en la que la representación fuese fiel -y abierta, es decir, con unos representantes obligados a mantener contacto y rendir cuentas antes sus representados y no ante las cúpulas de sus partidos-, las políticas de izquierdas serían viables, podrían hacerse, y mucha gente que cree que es de derechas dejaría de creerlo.

              Ahora bien, si ni aún así la izquierda es capaz de ganarse la confianza de la gente, entonces el problema estará en la izquierda, y no en el régimen político.

  12. Pedro dice:

    Estoy de acuerdo con el diagnóstico de la inutilidad de la huelga. Llevo tiempo diciéndolo, por cierto: http://larepublicaheterodoxa.blogspot.com.es/2012/08/el-fin-de-los-mecanismos-tradicionales.html

    Ahora, observo contradicciones como el profesor Mesa.
    Para empezar no puedo entender como se apoya algo que se considera un error o que no sirve para nada. Si tenemos claro (y lo tenemos) que la huelga general no es un mecanismo efectivo no sé qué hacemos apoyándolo cuando este apoyo no sirve para más que para seguir haciendo lo mismo. ¿Es que tememos que nos llamen esquiroles? ¿La hacemos para quedar bien? Hay muchos momentos en la historia en que lo viejo debe morir y lo nuevo nacer y creo que estamos en uno de esos momentos. Apoyar lo viejo es sencillamente contraproducente.

    Luego dice usted más o menos que nada va a hacer cambiar a los gobiernos que tenemos. Eso tampoco es cierto, y le pongo el ejemplo de Portugal de hace unas semanas, primera mini-victoria de los ciudadanos del sur contra la ideología del norte (sé que es poca victoria, pero es algo).
    ¿Hubiesen conseguido algo con una huelga general? No ¿Y con manifestaciones exquisitamente convocadas? Tampoco. Así pues debemos fijarnos en el factor diferencial que tuvo esa mini rebelión para haber conseguido algo.
    Ese factor diferencial es, en mi opinión, el descontrol. Una huelga se puede controlar por el poder y sus efectos también. Una manifestación se puede dominar también, se puede asumir desde el poder. Lo que no pueden controlar ni asumir es un movimiento espontáneo convocado por redes sociales que no saben dónde empieza ni como acaba. Ver ciudadanos en las calles dispuestos a bloquear el palacio del presidente de la república o hacer manifestaciones espontáneas en cualquier sitio, estar con miedo a que una turba les bloquee sus viviendas o les ataque, sentir que no controlas la calle. Eso les aterroriza, eso es lo que no pueden aceptar ni controlar.

    Ese es, pues, el camino, sin perjuicio de las vías parlamentarias y democráticas dentro de esta constitución que si bien no impide lo que está pasando permite que pueda pasar lo contrario. Esta especie de idolización de las constituciones me parece algo muy decimonónico que no comprendo como seguimos asumiendo. Que se lo crean los nacionalismos vasco y catalán que están en el siglo XIX pase, pero nosotros tenemos la aspiración de entrar en el XXI.

    Saludos,

  13. Alakrán dice:

    Ciertamente, esta huelga es una payasada y una mascarada más de el águila bicéfala de la izquierda del Capital CCOO-UGT, cuya misión es encuadrar a los obreros y su lucha, destruir y obstaculizar la consciencia de clase y proteger a sus amos capitalistas.
    El único intento real de destruir el capitalismo a nivel mundial (el único al que puede ser destruido), la oleada revolucionaria de 1917 y ss., no fue llevada a cabo por ningún tipo de sindicato, sino que los sindicatos se dedicaron más bien a obstaculizar el proceso cuanto les fue posible. La revolución (o tentativa de ello) la hizo la clase obrera organizada en sus órganos de clase, con los que no necesita depender de supuestos «representantes»: los Soviets o Consejos Obreros.

    Así se combate el capitalismo: con la forma organizativa revolucionaria propia de la clase trabajadora y con huelga de masas, salvaje e indefinida, y no permaneciendo en el redil estúpido de las huelguecillas de un día y de los pactos que aplastan más y más a todos los trabajadores que nos ofrece la Izquierda del Capital (tanto sus partidos y organizaciones parlamentarias como sus sindicatos).

  14. claudia dice:

    De entrada, le comento que no hará falta que vaya a la huelga del 31 de la cgt, la han desconvocado para unirse a la de los sindicatos mayoritarios, y a mí me parece una muy buena decisión.
    Ahora una pregunta. Usted se gana la vida trabajando en alguna fábrica o empresa en la que haya más de 30 trabajadores?
    Yo llevo 6 años en una empresa que tiene 35 trabajadores, y la del 14N será la tercera huelga general a la que me sumo: quiere que le cuente cuántos trabajadores y compañeros van conmigo a la huelga? Ni uno! Yo soy la única que en estos tres años ha ido a la huelga,la única! Y no porque tenga un salario menor que otros, no, cobro la misma mierda que ellos!
    Utilizar la palabra HUELGUITA me parece una falta de respeto por su parte a todos los que en cada huelga general nos jugamos el puesto de trabajo; un puesto de mierda? quizás, pero el único que tenemos. O nos jugamos el pellejo en los piquetes, o tenemos que soportar hasta insultos de otros trabajadores que ese día deciden que van a ir a trabajar.
    Su artículo me parece una falta de respeto, una burla a los trabajadores que luchamos por un mundo mejor y más justo.

    • Don Ricardo dice:

      @claudia: bueno, Claudia, he leído su comentario está mañana, y -para no meter la pata, como hice ayer en otro lado- he preferido esperar un poco para responder. Vamos por partes.

      1. CGT ha hecho bien en adaptar su convocatoria a la de los sindicatos mayoritarios. Como he dicho en el texto, yo pensaba hacerlas ambas.

      2. Tus batallitas son muy interesantes. Yo también tengo las mías. Miembro de CCOO desde que empecé a trabajar, como periodista en El Norte de Castilla. Mi participación en la organización de una protesta laboral en dicho periódico me costó el despido. Después, estuve trabajando en El Mundo de Valladolid, donde me presenté a las elecciones sindicales por CCOO. Nos ganó la CGT. Despidieron al representante de CGT y heredé la plaza. Me despidieron junto al resto de la sección sindical de CCOO en el periódico. CCOO nos dejó abandonados, porque no quería enfrentarse directamente a uno de los periódicos vallisoletanos. Nuestra actividad sindical nos provoco una querella por parte del director del periódico. CCOO no sólo no nos puso abogado, sino que proporcionó a la Policía el listado de todos los miembros de la Agrupación de Periodistas de CCOO, que firmaba el panfleto por el que nos denunciaban. Comprenderás que no me caiga demasiado simpático ese sindicato, en el que he militado hasta hace unos años, sin embargo.

      3.- He hecho todas las huelgas generales que se han convocado -algunas de ellas, no en solitario, pero sí con muy poquitos compañeros apoyándola-, he participado en piquetes, y he ayudado a CCOO cuando me lo ha pedido. ¿Por qué? Porqué tengo conciencia de clase. Lisa y llanamente.

      4.- Hoy, mi posición es algo más cómoda. Trabajo por mi cuenta, y eso me libra, al menos de la represión empresarial a la hora de decidir o no seguir la huelga. Tengo prevista una acción para contribuir a que la huelga salga lo mejor posible, y voy a llevarla a cabo, pero por favor, no me des lecciones. Todos tenemos nuestra historia detrás.

      5.- Entiendo que con la derecha campando a sus anchas, cuestionando la negociación colectiva e incluso la propia libertad sindical, las críticas a los sindicatos sean mal recibidas. Pero creo que habría que distinguir cuándo las críticas vienen desde casa y cuando desde el lado de enfrente. Yo pienso que los sindicatos mayoritarios se han acomodado a este régimen político que es el responsable de que hayamos llegado hasta aquí, sencillamente, porque ha sido incapaz de impedirlo. Y ahora, cuando alguien les dice que salgan de la comodidad de la lucha en tiempos de espejismo democrático y opulencia, le miran como a un marciano. Pero lo cierto, Claudia, es que las condiciones de vida se han empobrecido hasta límites que eran impensables hace apenas cuatro años. Por eso me enfado. No sólo con los sindicatos, también con los partidos de izquierda, porque son estas organizaciones las que, en lugar de apaciguarlos, deberían movilizarnos y sacarnos a la calle, no 24 horas, ni a una gran manifestación, sino denunciando el mal de raíz, que es el sistema que ha causado todo esto. Y ojo, que no me refiero al capitalismo, sino al régimen político que nos quita derechos políticos y sociales.

  15. Angel dice:

    Aquí os dejo un post acerca de si realmente vamos a la HG arrastrados por otros paises, o precisamente llevamos meses haciendo el trabajo de arrastrar a otros paises a la HG conjunta.

    http://herramientas.blogsome.com/2012/10/24/la-huelga-general-europea-no-solo-necesaria-sino-imprescindible/

    ¡El mérito es de todos! Contra el paro, lucha obrera.
    #14N Huelga General

  16. picota dice:

    ¡¡Saca la ametralladora de debajo de la cama!!

    Yo no puedo, no la tengo… jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.